La Unsa no paga a maestros, pero sí cobra a estudiantes

jueves, 20 de agosto de 2020
TOLUCA, Edomex.- En medio de la pandemia por covid-19, la Universidad de la Salud del Estado de México (Unsa), fundada por la familia del exgobernador Arturo Montiel Rojas, retrasó el pago de salarios a su personal docente, pese a que nunca dejó de cobrar las colegiaturas. De hecho la Unsa le pagó a la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) 7 mil 304 pesos por la incorporación de sus estudios a dicha institución, mientras la colegiatura de uno solo de sus alumnos de medicina es dos veces más alta. Durante el semestre 2020-A cada estudiante de medicina pagó 109 mil 760 pesos en inscripción y mensualidades ordinarias. El tabulador oficial de la Unsa establece inscripción de 16 mil 709 pesos y mensualidad de 15 mil 508.50 (cuatro veces el salario mínimo mensual vigente). Hasta antes de la pandemia, la institución tenía una matrícula promedio de 650 alumnos, incluidos los de preparatoria. Estudiantes consultados dicen que Medicina es la licenciatura más numerosa. Con 300 colegiaturas ordinarias de esa carrera, la Unsa recauda 4 millones 652 mil 550 pesos cada mes y el monto se duplica en periodo de inscripciones. En una carta abierta, el 17 de mayo profesores de la Unsa informaron: “Desde el mes de marzo la institución no ha pagado nuestros honorarios… nos vemos en la necesidad de pausar las actividades docentes”. El paro no se concretó. El rector, Javier Herrera Villalobos, y el administrador único de la Universidad, Abraham Hernández Villalobos, se comprometieron a finiquitar “el pago pendiente de la segunda quincena del mes de marzo de 2020 en un plazo que no exceda al 31 de mayo del presente año”. El calendario de la institución prevé pagar cada fin de mes una quincena atrasada, de tal manera que la segunda de junio se finiquite hasta el 30 de noviembre. “No duden que las autoridades de Unsa trabajaremos con responsabilidad para liquidar al 100% el adeudo devengado, en los términos antes señalados”, aseguraron. La escuela justificó que la pandemia le trajo momentos complicados. No obstante, alumnos que se manifestaron en la plataforma digital Ni Uno Más UNSA aseguraron: “Hemos pagado en tiempo y forma, solicitamos apoyos económicos porque varios ya no pueden pagar y al no hacerlo generan intereses; obviamente el monto aumenta”. Las fuentes pidieron omitir sus nombres por temor: “El semestre pasado nos sentaron frente a académicos para que les dijéramos quiénes manejaban la página Ni Uno Más UNSA; a varios alumnos les advirtieron que, si no lo decían, serían expulsados. Comenzaron a seguir las cuentas de estudiantes, principalmente de Psicología, para atraparlos; los guardias de la escuela les tomaban fotografías en los pasillos; los de intendencia entraban detrás de los alumnos cuando iban al baño y se quedaban hasta que salieran”. La citada página de Facebook asegura que su intención es que se escuche a los alumnos, no perjudicar a alguien o a la Unsa. En caso de que se expulse, perjudique o dañe de cualquier forma a cualquier estudiante, plantea, “hacemos completamente responsables a los dueños y administrativos… porque sabemos los alcances de estas personas”. El 15 de junio Ni Uno Más UNSA reprodujo la información de que se despidió a “excelentes docentes… únicamente por solicitar su pago”. La reportera buscó al rector para que diera su versión, pero su secretaria indicó que se encuentra ocupado. “Él ya tiene conocimiento… dijo que va a tratar (de comunicarse), mas no le asegura nada”, comentó. Hasta el jueves 13 no había respuesta.

Abolengo

El principal fundador y accionista del Instituto Universitario de la Salud de México, SC (pilar de la Unsa), fue el padre del exgobernador Arturo Montiel, Gregorio Montiel Monroy, conforme al acta constitutiva registrada ante la Notaría Pública 162 de Metepec. El documento, obtenido a través de la solicitud de información 00425/UAEM/IP/2016 que promovió el periodista Augusto López, refiere que Montiel Monroy proporcionó 40% del capital social, con dos de los 5 millones de pesos establecidos en dinero, bienes o industria. Los otros seis socios, según el acta notariada el 30 de junio de 2010, aportaron 500 mil pesos (10%) cada uno, entre ellos Rosa María Montiel Rojas, hermana del exmandatario. El documento asienta que el voto de los socios “será proporcional al monto de sus aportaciones”. Así, la familia Montiel Rojas aseguró 50% en la toma de decisiones más el voto de calidad de Gregorio Montiel, designado presidente honorífico “hasta el término de su vida”. Don Goyo, como lo conocieron en el ámbito político, fue alcalde de Atlacomulco en 1968, acompañó a Enrique Peña Nieto a registrarse como precandidato del PRI a la gubernatura, y falleció el 2 de agosto de 2012, a los 95 años. Diversas publicaciones oficiales de la institución en redes sociales reconocen que Karla L. Cortés Treviño, con quien Arturo Montiel contrajo nupcias el 21 de mayo de 2016, es vicerrectora general de la Universidad. La Unsa se instaló en un terreno ubicado sobre la carretera Toluca-Atlacomulco que en 2011 fue otorgado en comodato (préstamo gratuito) por la Constructora e Inmobiliaria Ambaro, representada legalmente por Adalberto Rosas Gil, socio fundador del Instituto Universitario de la Salud. El 11 de mayo de ese año don Goyo solicitó al ayuntamiento de Toluca cambiar el uso de suelo del inmueble. En la autorización expedida en la administración de la priista María Elena Barrera, cercana al entonces gobernador Enrique Peña Nieto, consta que Gregorio Montiel acreditó posesión del terreno mediante certificado parcelario. La petición se aprobó el 30 de junio de 2011. En su calidad de representante legal y director general de la Unsa, David Adrián Álvarez Colín (director del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios en la primera etapa de la administración de Peña Nieto y hermano de Jorge, exdiputado local y expresidente municipal priista), solicitó a la UAEM, el 29 de febrero de 2016, la incorporación de planes y programas de estudio. La Gaceta Universitaria del 20 de junio de 2016 –cuando Jorge Olvera, actual titular de la Comisión de Derechos Humanos local, era rector– informa sobre el aval para las licenciaturas en Enfermería, Gerontología, Médico Cirujano, Psicología y Terapia Física “a partir del ciclo escolar 2016-2017, en virtud de que cumple con los requisitos que establece la legislación universitaria y los lineamientos de incorporación vigentes”. La adhesión se realizó sin que el solicitante detallara las cuotas escolares. Texto publicado en la edición 2285 del semanario Proceso, cuya versión digital puedes adquirir aquí.

Comentarios