Hay pruebas con las que queda 'perfectamente clarificado” el crimen de Jéssica Silva: fiscal

sábado, 19 de septiembre de 2020 · 00:30
CHIHUAHUA, Chih. (apro).- El fiscal general del estado, César Augusto Peniche Espejel, informó que han recabado una gran cantidad de pruebas con las que queda “perfectamente clarificado” el homicidio de Jéssica Silva Zamarripa y las lesiones de su esposo, Jaime Torres, para que la Fiscalía General de la República (FGR) continúe con la siguiente etapa. El funcionario estatal aseguró que realizaron una investigación profunda, profesional y muy detenida, en la que obtuvieron “una gran cantidad de testimonios”.
Nota relacionada:
La toma de La Boquilla contrapuntea a Corral con AMLO “Lo que nosotros menos quisiéramos es que este asunto se politice. Aquí lo importante es que esperemos a que se lleve a cabo ya la entrega de la carpeta de investigación a la Fiscalía General de la República”, apuntó. Peniche aseguró que han hecho un trabajo muy responsable, que no ocultarán ni manipularán ningún dato, y anunció que harán del conocimiento de la ciudadanía el resultado de la investigación, porque se trata de un caso de interés público. El funcionario estatal explicó que corresponderá a la FGR dar continuidad a la siguiente etapa de la investigación, una vez declinada la carpeta por cuestión de competencia. El ataque a la pareja ocurrió el pasado martes 8 en ciudad Delicias, alrededor de las 11 de la noche, cuando regresaban de la manifestación que dio inicio a la toma de la presa La Boquilla, en el municipio de San Francisco de Conchos. Jéssica Silva y Jaime Torres se dirigían a su casa en el poblado de Lázaro Cárdenas, municipio de Meoqui, y cuando pasaban por Delicias les dispararon por la espalda. Testigos que se encontraban en el lugar declararon que los responsables fueron efectivos de la Guardia Nacional. La versión fue confirmada por cámaras de vigilancia y días después por Jaime Torres, quien después de ser operado en la ciudad de Chihuahua pudo declarar. El titular de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez Bucio, admitió que personal de esa corporación disparó contra la pareja de agricultores. Frente al presidente Andrés Manuel López Obrador manifestó que se trató de un "lamentable accidente". El funcionario federal detalló que después de la toma de la presa La Boquilla hubo personas que tomaron las armas y granadas del personal de la Guardia Nacional. Y cuando los amenazaron con lanzarles granadas, los agentes aprehendieron a tres agricultores, quienes fueron consignados a la subdelegación de la FGR en la ciudad de Chihuahua, durante la noche. Según el gobernador Javier Corral Jurado, la detención ocurrió alrededor de las 5 de la tarde. “En el trayecto hacia Delicias, coincidieron con la salida de muchos vehículos que venían en ese momento saliendo de La Boquilla. Pero tenemos información de que cuatro vehículos se mezclaban entre el convoy que llevaba a los detenidos, tratando de estorbar el movimiento, y lo que creemos pretendían era aprovechar para rescatar a los tres detenidos que llevaba el personal de la Guardia Nacional”, detalló Rodríguez Bucio. El personal de la Guardia Nacional escuchó los disparos, no sabía si llegaban de adelante o de atrás, y uno de ellos disparó, mató a Jéssica Silva e hirió a Jaime Torres, añadió, y aseguró que el vehículo estaba estorbando al convoy que llevaba a los detenidos. “Fue ahí que pegaron a dos personas. Fue un desgraciado, lamentable accidente”, señaló Rodríguez Bucio, y dijo que los elementos de la Guardia Nacional llamaron a una ambulancia porque uno de sus integrantes resultó herido. A la escena del crimen arribaron agentes estatales, aunque el fiscal general informó previamente que los primeros en llegar fueron los policías municipales de Rosales. Estos manifestaron que ahí se encontraban elementos de la Guardia Nacional, quienes sólo les dijeron que había gente estorbando el paso. Para ese momento, Jéssica Silva ya estaba sin vida. La Fiscalía General del Estado abrió la carpeta de investigación que declinó a la FGR. Sobre los tres detenidos, un juez federal los vinculó a proceso por terrorismo, pero funcionarios y legisladores chihuahuenses han apoyado a la familia para su defensa jurídicamente porque –aseguran-- se trata de "chivos expiatorios".