Gobierno de Tamaulipas asume el mando de policía y tránsito en Matamoros

martes, 22 de septiembre de 2020
REYNOSA, Tams. (apro).- Durante un año, a partir de este martes, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal asumirá el mando operativo de la policía y tránsito municipales de Matamoros, "con el objetivo de restablecer el orden público en el municipio", según un decreto publicado hoy en el Periódico Oficial del Estado. El ordenamiento, firmado por el gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca, destaca que la SSP municipal quedará bajo el mando de Francisco Javier Rojas Bárcenas. De manera paralela, "las secretarías de Finanzas, de la Contraloría, de Administración y la General de Gobierno del estado desarrollarán las acciones y evaluaciones correspondientes para asumir el mando integral de la policía y tránsito municipales", agrega el texto oficial. En los considerandos del decreto se establece que se presentaron recientemente elementos para determinar que hubo una situación de fuerza mayor o alteración grave del orden público. La corporación policial –abunda-- fue omisa, a pesar de tener conocimiento de que los pasados día 8 y 9 de septiembre hubo una situación de fuerza mayor en la ciudad de Matamoros, “en que se presentaron manifestaciones y bloqueos de taxistas y camiones en diversos puntos para impedir el cumplimiento de órdenes judiciales que tenía previstas el Grupo de Operaciones Especiales". Derivado de esos hechos, añade, se presentaron otras situaciones, como un paro de transporte, con lo que se ocasionaron alteraciones graves al orden público y la tranquilidad social en Matamoros. Nota relacionada: Ordenan detención de siete policías estatales por presunta ejecución extrajudicial en Tamaulipas Francisco Rojas Bárcenas tomará el mando de la corporación desde este martes y su primera acción será "depurar el control de confianza en la corporación, regularizar la situación administrativa y garantizar la seguridad pública, la seguridad jurídica y el libre tránsito en Matamoros". Reportaje especial: Un país rebasado por sus muertos