Crece movimiento contra bombas antigranizo; agricultores desmienten a Barbosa

sábado, 5 de septiembre de 2020
LIBRES, Pue. (apro).- Campesinos de Oriental, Ocotepec, Cuyoaco y este municipio contradijeron al gobernador Miguel Barbosa Huerta e insistieron que la sequía que azota a esa región “no es natural” sino provocada por las bombas antigranizo que usan empresas y agroindustrias instaladas en la zona. En asamblea pública, los ejidatarios se reunieron hoy con representantes del gobierno estatal, en esta localidad, ante quienes advirtieron que, de no haber una real intervención de las autoridades para detener el bombardeo de nubes, no les quedará más que defenderse por cuenta propia e ingresar por la fuerza a los ranchos y haciendas para destruir los dispositivos antigranizo.
Nota relacionada:
Barbosa niega uso de bombas antigranizo por parte de agroindustrias Si el gobierno insiste en su postura de negar que exista esa problemática, en los próximos días volverán a cerrar carreteras de manera simultánea en varias partes de la entidad, advirtieron. La declaración que hizo el gobernador Barbosa Huerta el miércoles 2, en el sentido de que es falso que las agroindustrias usen ese tipo de tecnología en Puebla, causó enojo entre los campesinos, quienes dicen tener la certeza de sus acusaciones y reprobaron que el mandatario, en vez de emprender una investigación real, tome partido. Señalaron que viven cerca de las haciendas y de empresas como Granjas Carroll, Driscolls, Audi e Iberdrola, y han escuchado y grabado las detonaciones, aparte de que muchos de sus familiares trabajan como jornaleros en esos plantíos y les han confirmado el uso de esa tecnología para disipar las lluvias. Los agricultores pidieron mantenerse en el anonimato, ya que los terratenientes cuentan con pistoleros a quienes podrían usar para acallar a los líderes de la protesta. De igual manera, precisaron que las agroindustrias y empresas han hecho práctica común este tipo de dispositivos para evitar que las lluvias o el granizo dañen sus cultivos --que riegan con agua de bombeo--, la producción de autos o sus estructuras, y con ello han generado una sequía que ha afectado a los campesinos que dependen del temporal. En el encuentro con representantes del gobierno, los campesinos exigieron que el lunes 7 lleven a la asamblea general la redacción de un decreto en el que se establezca la prohibición del uso de bombas antigranizo en Puebla, y que ello derive en operativos de la policía en la región para vigilar que se cumpla con esa disposición. Tras la reunión, los participantes consideraron que es evidente que el mandatario poblano ha decidido dar por cierta la versión de las empresas, tanto como una forma de debilitar al movimiento social, como por el hecho de que el próximo año es electoral y requerirá del respaldo económico y político de los terratenientes. Los ejidatarios y pequeños productores también rechazaron los programas de indemnización que ofreció el gobierno estatal, porque sólo contemplan el pago máximo de 2 mil 400 pesos para cada afectado, dinero que, subrayaron, no cubre los gastos que ellos hacen para hacer producir sus tierras y que son de aproximadamente 12 mil o 15 mil pesos por hectárea.

Vicente Fox introdujo bombas antigranizo

Uno de los productores aseguró que la práctica de los dispositivos antigranizo se inició en Ocotepec antes de 2006, cuando el entonces presidente Vicente Fox rentó alrededor de 100 hectáreas para producir brócoli que exportaba a Estados Unidos. “Fue Fox el primero que introdujo en esta zona el uso de bombas antigranizo para que no se dañara su brócoli. En un principio nadie puso atención, hasta que nos dimos cuenta que estaba generando sequía y, como ocurre ahora, surgió un movimiento de campesinos que nos inconformamos”, apuntó. En 2006, recordó, se firmó un convenio en el que las agroindustrias, haciendas y terratenientes se comprometieron a no recurrir a ese tipo de tecnología, sin embargo, remarcó, éstos “nunca cumplieron”, al contrario, se ha vuelto una práctica recurrente año tras año.