General Motors

Denuncian acoso de CTM hacia obreros de General Motors que votaron contra el contrato colectivo

De los 5 mil 876 empleados que acudieron a las urnas, 3 mil 214 votaron para rechazar el actual contrato laboral, mientras que 2 mil 623 personas votaron por mantenerlo, según la STPS.
jueves, 14 de octubre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La dirigente del Sindicato Independiente Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Industria Automotriz (SINTTIA), Alejandra Morales Reynoso, denunció que representantes del sindicato “Miguel Trujillo López” acosan a los trabajadores de la planta General Motors (GM) de Silao, Guanajuato, que votaron en contra del actual contrato colectivo de trabajo.

Los empleados afiliados al SINTTIA llamaron a las autoridades laborales, nacionales e internacionales, a seguir vigilando que se ejerza el derecho a la libertad sindical dentro de la planta, ya que más bien se favorece al sindicato afiliado a la Confederación de Trabajadores de México (CTM), encabezado por Tereso Medina.
    
Y en un escrito enviado a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), al Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL), a la GM, a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), así como al Departamento de Trabajo de Estados Unidos y al representante de Comercio, denunciaron trato discriminatorio por parte de General Motors.

De acuerdo con Morales Reynoso, el actual contrato colectivo de trabajo “favorece a la CTM porque le permite el libre juego sucio dentro de la empresa, como conseguir firmas bajo chantaje y engaños”, y el sindicato encabezado por Medina los hostiga y les impide su labor sindical. 

La petición y recolección de firmas, dijo, es para que los cetemistas puedan acumular el 30% necesario ante la CFCRL y obtengan la constancia de representación y disputar un nuevo contrato colectivo de trabajo, distinto al que se votó en agosto y que entrará en vigor el próximo 3 de noviembre.

“La empresa brinda las facilidades para que el sindicato ‘Miguel Trujillo’ continúe con el acoso y hostigamiento a los trabajadores que votaron por el ‘no’, derivado del ‘limbo legal que han abierto las autoridades laborales’”, aseguró Morales Reynoso.

A mediados de agosto pasado, los trabajadores sindicalizados de GM rechazaron, en una votación, el contrato colectivo vigente, para intentar desprenderse del yugo cetemista.

De los 5 mil 876 empleados que acudieron a las urnas, 3 mil 214 votaron para rechazar el actual contrato laboral, mientras que 2 mil 623 personas votaron por mantenerlo, según la STPS.

La consulta formó parte del “plan de reparación”, conformado por 20 compromisos que acordaron los gobiernos de México y Estados Unidos el pasado 8 de julio, tras la queja que presentó la Casa Blanca que invocó el capítulo laboral del Tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), por la “denegación” de derechos de los trabajadores de la planta relativos a la libertad sindical.

La dirigente del SINTTIA señaló este jueves que solicitó una reunión formal para dialogar con General Motors, pero la empresa le respondió con una cita para un examen toxicológico y una carta donde le aseguró que no podría hablar con ella o alguien del Sindicato hasta el 3 de noviembre, cuando se cumpla el plazo puesto por la STPS para el nuevo contrato colectivo.

Y, mientras, la empresa colocó letreros para amedrentar a los trabajadores que realicen activismo sindical, repartan folletos, documentos impresos, coordinen o tengan reuniones para afiliarse a algún sindicato.

Comentarios