Guanajuato

Niño violentado es enterrado en una maleta en el patio de su casa; detienen a su papá

Juan Diego “N” quedó en prisión preventiva por la acusación de homicidio en razón de parentesco o relación familiar que le hizo la Fiscalía estatal, sujeto a proceso penal.      
lunes, 1 de noviembre de 2021

GUANAJUATO, Gto., (apro).- Dentro de una maleta en la que cupo su pequeño cuerpo de dos años de edad, ya sin vida, Juan Diego fue sepultado en el patio trasero de su casa, en Yuriria, por su padre, del mismo nombre, hoy detenido y vinculado a proceso como presunto responsable de asesinarlo.

La corta historia de vida de Juan Diego pasó por violencia familiar contra él y sus dos hermanos (de cuatro y un año), situación que fue denunciada al DIF municipal de Yuriria, cuyos funcionarios supuestamente “realizaban visitas de supervisión” en el domicilio familiar ubicado en la comunidad de San José de Gracia, sin otra medida de resguardo.

Fue precisamente en una de estas “supervisiones”, efectuada el 26 de octubre, cuando el personal del DIF a cargo de investigar la denuncia y otorgar medidas de protección a los tres niños, se dio cuenta de que solamente se encontraban en casa dos de los niños y Juan Diego estaba ausente.

Al interrogar al hombre (de 31 años de edad), éste inicialmente les dijo que el niño estaba con su mamá de visita en una comunidad.

Pero cuando el personal del DIF localizó a la mujer, ésta lo negó. De vuelta en el domicilio familiar para la inspección, el padre de Juan Diego confesó que el niño “había muerto” y que decidió enterrarlo en el patio trasero de su propia casa, sin dar aviso a autoridad alguna.

La Fiscalía general de justicia del estado intervino al ser informada de lo ocurrido y exhumó el cuerpo del menor, que estaba bajo tierra dentro de una maleta, en avanzada descomposición.

Este lunes, la FGE informó que como resultado de las primeras diligencias y peritajes, se obtuvo entre otras pruebas el testimonio de la madre de Juan Diego, quien narró lo ocurrido.  

El 8 de octubre, mientras estaban todos en casa, el niño comenzó a sufrir convulsiones que se agravaron, por lo que la mujer le pidió a su pareja que lo llevaran a un hospital, pero el hombre se negó.

El estado del niño se agravó y cuando su madre intentó llevarlo ella misma a recibir atención médica, el hombre la sujetó y se lo impidió, golpeándola a ella y al propio menor mientras éste continuaba sufriendo las convulsiones, y presuntamente, impidió el acceso a vecinos que escucharon los gritos y pretendieron auxiliarla, según datos reportados por la Fiscalía del estado.

De acuerdo con los mismos testimonios, el niño dejó de respirar y falleció. Fue entonces cuando el hombre decidió ocultar su cuerpo en una maleta y sepultarlo en el patio trasero.

Transcurrieron 18 días hasta que el personal del DIF municipal de Yuriria se presentó en la casa, señaló la FGE.

“Un funcionario del DIF se presentó el pasado 26 de octubre, al domicilio de la comunidad San José de Gracia para llevar a cabo la supervisión de la salud de los menores. El representante del DIF se asomó por una ventana de cristal y observó a dos de los menores desnudos, pero no vio a un tercero. 

Juan Diego “N”, salió ante el llamado a la puerta y dejó entrar a la casa al funcionario. El visitante observó mucho desorden y un olor peculiar. Realizó las preguntas de rutina y al confirmar que el menor ofendido no se encontraba, cuestionó al padre sobre su ubicación”, lo que llevó a descubrir la muerte e inhumación clandestina del pequeño.

Apro consultó al director del DIF municipal de Yuriria, Rogelio Salazar, vía telefónica, pero funcionario dijo desconocer los detalles del caso y tampoco supo informar desde cuándo la institución tenía en sus manos la denuncia por violencia familiar en contra de los tres niños, entre ellos el fallecido.

Norberto Contreras Paniagua, procurador de protección a niñas, niños y adolescentes en el municipio, no fue localizado. Apro conoció que el funcionario y sus colaboradores directos fueron citados a la Fiscalía en su sede regional en Celaya para informar y declarar sobre lo ocurrido con el niño.

Juan Diego “N”, mientras tanto, quedó en prisión preventiva por la acusación de homicidio en razón de parentesco o relación familiar que le hizo la Fiscalía estatal, sujeto a proceso penal.      

 

Comentarios