Octavio Ocaña

Acompañantes de mi hijo fueron torturados y obligados a firmar: padre de Octavio Ocaña

El lunes, la FGJEM informó que Ocaña murió después de recibir un impacto de bala de manera accidental cuando chocó su camioneta, tras huir de policías de Cuautitlán, Izcalli, Estado de México.
miércoles, 3 de noviembre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – Octavio Pérez, padre de Octavio Ocaña, el actor que personificó a “Benito Rivers” en la serie de televisión “Vecinos”, denunció que los dos acompañantes de su hijo de 22 años el día que murió tras un choque y por un impacto de arma de fuego en la cabeza, fueron torturados y obligados a firmar su declaración ante la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM).

“La gente que estaba con mi hijo eran amigos míos y amigos de él, que quede claro y los torturaron hasta que se cansaron. Uno de ellos se comunicó conmigo y me dijo: ‘perdóname, amigo, pero me hicieron firmar esto, esto y esto. Me madrearon tres, cuatro días y hasta hoy me soltaron y me hicieron firmar esto”, señaló el padre del difunto actor.

Entrevistado por Ciro Gómez Leyva, el señor repitió lo dicho en varios medios de comunicación, que la primera versión de la FGJEM es distinta a la que maneja en la actualidad.

“Hay un fiscal que habló con mi hija y le dijo que salió primero negativo. Prueba de alcohol, negativo; prueba de Harrison, negativa. ¿Cómo se va a disparar? ¿Cómo? Y luego se lo voltean a mi hija: “Ay ¿qué crees? Siempre sí salió positivo en la prueba”.

En ese sentido, anunció que la próxima semana iniciará las acciones legales correspondientes para saber qué fue lo que pasó realmente el día de la muerte de su hijo, porque para él y su familia, la FGJEM miente y no fue accidente, sino asesinato.

“Yo lo que quiero es justicia, que vuelvan a abrir la carpeta de investigación. Yo no soy idiota, se metieron en un pedo grande. Así se los digo, voy con todo por ustedes”.

Desde el momento del choque en la carretera federal, los habían golpeado, de acuerdo con videos difundidos en redes sociales.

El 2 de noviembre pasado, Octavio Pérez confirmó que su hijo sí iba armado y que la pistola estaba registrada, pero que no era del mismo calibre de la bala en su cabeza.

El lunes, la FGJEM informó que Ocaña murió después de recibir un impacto de bala de manera accidental cuando chocó su camioneta, tras huir de policías de Cuautitlán, Izcalli, Estado de México.

Señaló que, según sus peritajes, el joven de 22 años conducía alcoholizado y había consumido marihuana.

La fiscalía informó que entrevistó a los dos hombres que viajaban con Ocaña. Quien iba en el asiento del copiloto declaró que habían consumido bebidas embriagantes, y cuando circulaban por calles de ese municipio, los policías municipales les marcaron el alto, pero el difunto decidió acelerar en lugar de detenerse.

Ahí comenzó la persecución que se extendió hasta la autopista Chamapa-Lechería. El declarante indicó que al ver que los policías iban tras la camioneta, Ocaña sacó de la guantera un arma de fuego que empuñó en la mano derecha, mientras conducía con la izquierda para seguir huyendo.

“Durante su huida, el conductor perdió el control, salió de la cinta asfáltica y se impactó sobre la parte delantera derecha. En ese momento y, a consecuencia de la dinámica de este percance, el conductor presumiblemente accionó el arma de fuego que portaba en su mano derecha”, señaló la fiscalía.

Comentarios