Acteal

"No nos cansamos de demandar que se haga justicia para nuestros mártires": indígenas de Acteal

Familiares y sobrevivientes de la masacre de 45 indígenas tzotziles del paraje de Chenalhó se manifestaron contra los megaproyectos del gobierno federal y la militarización en los pueblos y comunidades en Chiapas
martes, 23 de febrero de 2021

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Familiares y sobrevivientes de la masacre de 45 indígenas tzotziles del paraje de Chenalhó se manifestaron este martes contra los megaproyectos del gobierno federal y la militarización en los pueblos y comunidades en Chiapas y otras regiones del país.

Como cada mes, desde hace 25 años, los agremiados en la “Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal: Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal”, del municipio de Chenalhó, salieron a exigir justicia por sus 45 compañeros asesinados a tiros y machetazos aquella mañana fría y lluviosa del 22 de diciembre de 1997.

“No nos cansamos de demandar que se haga verdadera justicia para nuestros mártires, para los que presenciaron y sobrevivieron este hecho tan atroz y para sus familiares, quienes han tenido que vivir tanto tiempo viendo cómo los malos gobiernos ocultan la verdad, protegen y premian a los asesinos, dividiendo a los que reclaman justicia, lo que sólo provoca que se sienta fácil repetir hechos tan atroces entre nuestros pueblos, pues los responsables materiales e intelectuales no han tenido castigo”, señalaron.

Y pidieron a Esmeralda Troitiño Arosamena, abogada para México y comisionada de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que interceda para que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos emita de una vez por todas su Informe de Fondo sobre el Caso 12.790 Manuel Santiz Culebra y otros (masacre de Acteal).

“Los resultados de sus valiosas investigaciones son muy importantes para que los malos gobiernos dejen de proteger a los responsables de la masacre y se desmantelen las actuales condiciones de militarización y paramilitarismo que continúan hoy en nuestras comunidades”, subrayaron.

De igual manera, recordaron que hoy como hace 25 años, muchas bases militares fueron instaladas en todo el estado de Chiapas, pero de forma particular en los territorios de los pueblos originarios, para amedrentarlos y hostigarlos.

“Bajo diferentes uniformes como la Seguridad Pública, Policía Estatal, Policía Federal Preventiva, Policía Judicial y ahora la Guardia Nacional, esas fuerzas armadas del mal gobierno sólo vienen a nuestros territorios para sembrar el miedo entre los que defienden su tierra y sus comunidades frente a los intereses de los poderosos”, expresaron los tzotziles.

Asimismo, manifestaron que en este febrero se cumplen 25 años de los Acuerdos de San Andrés, que el gobierno federal no cumplió, pero ellos, desde sus propias comunidades, han hecho efectiva su autonomía en sus territorios que se ven amenazados por los megaproyectos que el gobierno federal impulsa en diversas regiones del país.

Por eso se unieron a la denuncia presentada en la declaratoria final de la Quinta Asamblea Nacional del Congreso Nacional Indígena (CNI) y el Consejo Indígena de Gobierno (CIG), que se realizó con delegados de 100 pueblos indígenas en plena pandemia.

“La imposición del Tren Maya va aparejado de la construcción de 15 centros urbanos, del Corredor Interoceánico Salina Cruz-Coatzacoalcos, que contempla 10 corredores urbano-industriales, y del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México-Parque Ecológico Lago de Texcoco, junto con el Proyecto Integral Morelos, que buscan el reordenamiento del país de acuerdo a los intereses económicos del gran capital”, recalcaron Cristóbal Ruiz Arias, Gerardo Pérez Pérez, Manuel Ortiz Gutiérrez, Pedro Pérez Pérez y Sebastián Guzmán Sántiz, líderes de Las Abejas de Acteal.

Añadieron: “Es muy grave el proyecto de construir para beneficio de diversas empresas extranjeras, tres termoeléctricas --una de ellas ya está concluida--, una red de gasoductos y una megacentral para almacenar combustibles en la cuenca del río Santiago, al sur de Guadalajara (Jalisco), lo que adicionalmente ocurre en una de las regiones más contaminadas del país”.

Señalaron que a esos megaproyectos se suma el proyecto Canal Centenario, actualmente ejecutado por la Guardia Nacional en Nayarit, mismo que pretende trasvasar los ríos San Pedro y Santiago.

“Y la minería a cielo abierto amenaza del mismo modo a cientos de territorios de pueblos indígenas ocupando la misma fórmula de división, despojo y destrucción de nuestras comunidades”.

Para Las Abejas de Acteal no es casualidad que México tenga hoy un país más militarizado, “donde todos los que luchan por la vida, contra los megaproyectos y por la memoria de los que han dado su vida luchando contra la explotación, el despojo, el desprecio y la destrucción de nuestra forma de vivir, corren el riesgo de ser desaparecidos, asesinados, secuestrados o encarcelados”.

Finalmente hicieron un llamado a los pueblos originarios de todo el país y a las organizaciones sociales, a que se unan a esta lucha que ellos han emprendido “en contra la militarización en los pueblos donde valientemente la han encabezado las mujeres”.

Más de

Comentarios