Chiapas

Instalan en Chenalhó y Aldama puestos de canje de armas por pantallas de televisión y tablets

Desde temprana hora, alrededor de 30 personas llegaron al puesto con pistolas y rifles, y uno a uno los entregaron a las autoridades. 
jueves, 25 de febrero de 2021

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Fuerzas de seguridad federal y estatal instalaron este jueves en Chenalhó y Aldama puestos de canje de armas por pantallas de televisión y tablets, con el objetivo de propiciar un desarme voluntario en esos dos municipios en conflicto. 
 
Por vez primera desde la masacre de Acteal, en 1997, que evidenció la operación de grupos civiles armados o paramilitares en la región, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de la Guardia Nacional (GN) acompañaron a funcionarios de la Secretaría de Gobernación (Segob) y de la Secretaría General de Gobierno de Chiapas, para dar un paso en el marco del proceso de paz y reconciliación firmado por las autoridades municipales y líderes comunitarios de Chenalhó y Aldama. 
 
Con la presencia de observadores de las comisiones Nacional (CNDH) y Estatal de Derechos Humanos (CEDH), el primer evento se realizó en la plaza central de la cabecera municipal de Chenalhó, donde el alcalde Abraham Cruz Gómez y el representante del gobierno estatal, Leonel Reyes González, hicieron un llamado a los pobladores a entregar sus armas a cambio de pantallas de televisión y tablets. 
 
En particular, el llamado fue para los pobladores del Sector Santa Martha, que abarca varias comunidades. Desde temprana hora, alrededor de 30 personas llegaron al puesto con pistolas y rifles, y uno a uno los entregaron a las autoridades. 
 
La mayoría de esas armas eran calibre 22 y algunas pistolas viejas, muchas de ellas inservibles. Según el tabulador, por las armas inservibles sólo podían acceder a una tablet Lenovo con valor de 3 mil 500 pesos, aproximadamente, pero los hombres se negaron a aceptarlas. 
 
Tras una breve negociación con los funcionarios estatales y federales, por fin acordaron dar a todos una pantalla de televisión de alta definición por cada una de sus armas, sirvieran o no.
 
Jesús Jiménez Velasco, presidente del comisariado de Santa Martha, municipio de Chenalhó, entregó en el puesto un rifle calibre 22 que compró hace tres años y que, dijo, usaba para la cacería en las montañas. A cambio recibió una pantalla de televisión con un valor aproximado de 4 mil 500 pesos. 
 
Según Jiménez Velasco, llegaron desde Santa Martha como un acto de voluntad para demostrar con esa acción que quieren la paz con sus vecinos de Aldama.
 
En ese lugar se han exhibido públicamente, en videos, grupos civiles armados bien pertrechados y con armas de grueso calibre como AK47, mejor conocidos como cuernos de chivo, y R15, no precisamente con las armas que este jueves entregaron los pobladores. 
 
Más tarde se instaló en Aldama el puesto de canje. Adolfo López Gómez, presidente municipal nombrado por usos y costumbres, hizo un llamado a los pobladores que desearan entregar las armas para que acudieran al sitio señalado, pero nadie se presentó.

Sólo llegó un joven, de nombre Marco Antonio, originario de San Cristóbal de las Casas, para dejar dos granadas de fragmentación, lo que ocasionó molestia entre las autoridades tradicionales porque, subrayaron, ese puesto sólo era para los de Aldama. 
 
Los elementos de la Sedena, así como los funcionarios estatales y federales, aclararon que podría hacerlo sin represalia cualquier persona del municipio que fuera. 
 
El alcalde López Gómez apaciguó a la multitud y videograbó un mensaje para aclarar que las granadas entregadas no eran de algún poblador de Aldama, sino de un joven que llegó de otro municipio. Luego pidió a la Sedena y a la GN que se estipulara un acta de canje con esa precisión, lo que enseguida se hizo. 
 
El joven quería una pantalla, pero le dieron una tablet Lenovo. Después tuvo que ser sacado por policías estatales para que no fuera agredido.

Los puestos de canje de armas por pantallas y tablets se da en el marco de un proceso de negociación y solución de un conflicto por la disputa agraria entre pobladores de Santa Martha, municipio de Chenalhó, y los de Aldama. 
 
 

Más de

Comentarios