Puebla

Ardelio Vargas construye un escenario de represión en Puebla, acusan colectivas feministas

La Coordinación Feminista de Puebla acusó al subsecretario de Gobernación, Ardelio Vargas Fosado, de construir un escenario para reprimir, desarticular y deslegitimar la lucha feminista en la entidad.
jueves, 11 de marzo de 2021

PUEBLA, Pue. (apro).- La Coordinación Feminista de Puebla acusó al subsecretario de Gobernación, Ardelio Vargas Fosado, de construir un escenario para reprimir, desarticular y deslegitimar la lucha feminista en la entidad, para así justificar el incumplimiento de acuerdos firmados con el Congreso local, como la discusión de la Ley de Interrupción Legal del Embarazo.

En respuesta a los señalamientos que hizo Miguel Barbosa Huerta, 14 colectivas lamentaron que el mandatario poblano opte por criminalizar y usar la protesta con fines políticos, en vez de atender los reclamos y planteamientos que han hecho mujeres y víctimas de violencia en la entidad.

El gobernador reconoció que desde el mismo 8 de marzo se abrieron carpetas de investigación para ubicar a las responsables “políticas, materiales e intelectuales” de los daños causados a edificios, casas y vehículos durante la marcha en esta ciudad.

El mandatario descartó que esto represente “criminalizar la protesta social”, pues la marcha del 8 del marzo en esta capital, dijo, “no fue una protesta, fue la vandalización de muchos lugares”.

En respuesta, las colectivas integradas en la Coordinación Feminista de Puebla acusaron que durante las marchas en la entidad hubo provocación, linchamiento mediático, infiltraciones y ahora se vislumbra una fabricación de culpables.

“El gobierno de Puebla está evadiendo el fondo de la marcha, criminalizando y devolviendo toda la carga a las mujeres; esta articulación tuvo como propósito exigir al estado y a las instituciones el cumplimiento de diversas exigencias, lo cual no debe pasar desapercibido”, recalcaron.

Las organizaciones alertaron que las acciones del gobierno estatal apuntan hacia la represión del movimiento, y es evidente que detrás de eso está “la mano” de Vargas Fosado, quien estuvo al frente de operativos contra pobladores de Atenco y acaba de integrarse al gabinete de Barbosa Huerta”.

Y más: “Es claro que estamos ante el escenario de represión que ha construido Ardelio Vargas, subsecretario de Gobernación de Puebla, para desarticular el trabajo con el Congreso de Puebla”.

Por ello, hicieron un llamado a las colectivas feministas del país y a la sociedad poblana “para que estén alerta, pues es seguro que la represión alcance dimensiones grotescas; asimismo, rechazamos cualquier intento del gobierno del estado de desarticular el movimiento emergente de mujeres, con el inminente objetivo de deslegitimar la lucha para no cumplir acuerdos pactados en la toma del Congreso”.

Cabe recordar que las organizaciones articuladas en la Coordinadora Feminista de Puebla participaron en la toma del Congreso local del 24 de noviembre al 18 de diciembre pasado, tras la cual se firmó un acuerdo con los legisladores que incluye la discusión de la Ley de Interrupción Legal del Embarazo en la entidad antes del 15 de abril.

Infiltradas

La Coordinadora Feminista de Puebla ha dejado en claro que el 8 de marzo hubo al menos cuatro marchas en la capital y que la mayor articulación de agrupaciones feministas y trans que salió de la Comisión Estatal de Derechos Humanos para finalizar en la Fiscalía General del estado no participó en la violencia que se suscitó en el Congreso local y el zócalo.

En el Día Internacional de la Mujer, uno de los grupos feministas prendió fuego a la puerta del Congreso y dañó otros edificios contiguos, además de vandalizar carros de particulares que estaban estacionados en los alrededores.

El Frente Feminista Radical Puebla (FFRP) y el Bloque Negro Puebla (BNP) reconocieron haber encabezado esa marcha que instrumentó acciones “de resistencia radical” en la sede legislativa, sin embargo, se deslindaron de los daños causados en vehículos de particulares.

En un comunicado, señalaron que su protesta estuvo dirigida únicamente hacia las instituciones del poder, pero que en ningún momento vulneraron la propiedad de civiles.

“Las mujeres responsables del ataque a los negocios privados y a los automóviles estacionados frente al Congreso del estado no formaban parte del Bloque Negro ni del Frente Feminista Radical Puebla, pues no siguieron ni respetaron las estrategias dispuestas”.

Aunque se deslindaron de esas acciones, las feministas radicales aclararon que tampoco van a “desacuerpar” a las responsables.

El FFRP y el BNP --que no forman parte de la Coordinación Feminista Puebla, por no coincidir en la incorporación de agrupaciones trans-- realizaron ayer una colecta para pagar los daños causados al carro propiedad de una doctora, estacionado frente al Congreso.

Tanto las agrupaciones radicales como la Coordinación Feminista también se deslindaron de las participantes en la marcha que intentaron provocar una confrontación con integrantes de la Unión de Vendedores Ambulantes “28 de Octubre”, cuando éstos pasaron por el zócalo.

Una feminista del colectivo Coatlicue Siempre Viva sostuvo que, por un lado, pueden entender que la rabia de madres y víctimas de violencia pueda ser expresada con desesperación y furia, y sostuvo que ese desbordamiento es responsabilidad de los tres niveles de gobierno, del Congreso y de la Fiscalía por “hacer oídos sordos y no resolver”.

Sin embargo, indicó que las personas que realizaron quemas, destrozos a autos particulares, pintas de odio y provocaciones a la 28 de Octubre estaban encapuchadas, “por lo que no podemos precisar con claridad si formaron parte de algún colectivo, fueron personas profundamente indignadas o infiltradas de la derecha o el gobierno para desacreditar”.

Barbosa acusa a alcaldesa

Miguel Barbosa también acusó que en la manifestación del 8 de marzo participaron funcionarias y trabajadoras del ayuntamiento de Puebla capital, encabezado por la morenista Claudia Rivera, quien se reconoce como feminista.

Aunque el mandatario recalcó que su gobierno actuará “con mucho cuidado” respecto a lo ocurrido y dejará que el Ministerio Público lleve a cabo las investigaciones, en varias ocasiones refirió que el gobierno municipal estaba involucrado en los daños causados a edificios públicos y en propiedad privada.

“Habremos de conocer a las autoras o autores intelectuales o materiales… todo se podrá saber, las responsabilidades políticas, las intelectuales, todo lo iremos resolviendo por el bien de Puebla”, señaló.

En rueda de prensa virtual, representantes de organizaciones como Coatlicue Siempre Viva, Redefine, Trans’versales, iamat Kuvi, Periferia, Articulación 8M y Kiki House of Marihka reprocharon que ante la proximidad de las elecciones locales, Barbosa Huerta utilice el movimiento feminista para atacar “a quien considera su enemigo en la contienda”.

“Es cruel que nos metan en este juego político y desvirtúen las demandas que tenemos, que son muchísimas; parece que siempre a las mujeres, cuando salimos a manifestarnos, alguien tiene que estar detrás de nosotras para manipular”, reclamó una de las feministas.

En respuesta a los señalamientos del gobernador, la alcaldesa Claudia Rivera pidió a Barbosa no criminalizar las protestas feministas y no lanzar acusaciones “a la ligera” contra funcionarias y trabajadores de su administración.

Más de

Comentarios