Baja California

Reportan en BC decomiso de 11 kilos de cocaína; Fiscalía corrige: 1 kilo de coca y 10 de lactosa

Otro dato revelador es que el informe de los peritos de la Delegación de la FGR está fechado el 11 de marzo, el mismo día de la detención, en tanto que el comunicado de la Fiscalía, tiene como fecha el 14 del mismo mes.
miércoles, 17 de marzo de 2021

MEXICALI, BC (apro).- La Guardia Estatal de Baja California detuvo a una joven con 11 kilogramos de cocaína, sin embargo, peritos de la delegación de la Fiscalía General de la República (FGR) con sede en Tijuana reportaron sólo un kilogramo de coca y 10 de “lactosa”.
    
Hasta el momento ni la Fiscalía General del estado ni la FGR han aclarado qué ocurrió y cómo fue que se perdieron 10 kilos de cocaína. Pero en ello hay una coincidencia con un hecho ocurrido en 2008 en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, cuando el Ministerio de Justicia informó sobre el decomiso de casi dos toneladas de cocaína, cuya propiedad se adjudicó al cártel de Sinaloa.

Otra coincidencia con aquel hecho de 2008, cuando se aseguraron mil 824 paquetes (cada uno de un kilo) con polvo blanco, es que resultaron ser “lactosa” y no cocaína. El titular del Ministerio de Justicia en Chiapas era Amador Rodríguez Lozano, quien hoy se desempeña como secretario de Gobierno de Baja California.

En cuanto a los hechos ocurridos la madrugada del pasado jueves 11, según el reporte de dos miembros de la Guardia Estatal, un hombre los interceptó cuando realizaban sus rondines, para informarles que cerca de ahí, en una camioneta tipo Jeep, una mujer estaba entregando paquetes a otra y alcanzó a escuchar que eran droga.
    
Señalaron que al abordar a la joven ésta “quita de sobre sus piernas un paquete confeccionado con plástico transparente y lo deja en la parte media del vehículo sobre el descansabrazos, por lo que nos identificamos plenamente como miembros de la Guardia Estatal de Seguridad… se le pregunta sobre el contenido del paquete confeccionado, toda vez que dicho paquete, con base en la experiencia y por la forma de confección, se utiliza para la droga…”, se lee en el relato de los uniformados.

Añade: “al realizarle una incisión en su interior contiene polvo blanco, al parecer cocaína”. Después se revisó la cajuela, donde se detecta una llanta de refacción con su rin, pero con una abertura y en su interior hay 10 paquetes más. Estos están embalados de igual forma y al hacerle la incisión se detecta “polvo blanco al parecer cocaína”.

El reporte homologado contiene un par de datos a destacar, por ejemplo, que llamaron a la grúa para trasladar el vehículo, pero al enterarse que demoraría, “por la manera de evitar la alteración, contaminación o destrucción de los indicios que aún pudieran encontrarse en el vehículo, se opta porque el mismo elemento traslade el vehículo manejándolo, utilizando para dicho acto, guantes y cubrebocas”.

El vehículo con la presunta cocaína, la joven y los dos agentes llegaron a las instalaciones de la Guardia Estatal de Seguridad a las 2:30 de la madrugada de ese 11 de marzo. Y a esas mismas instalaciones arribó una unidad del servicio de grúas “Vlady” para llevar a cabo el aseguramiento y traslado del automóvil al depósito vehicular, generando el número de inventario 44226.

Luego, al concluir los trámites administrativos, los agentes se trasladaron a la Fiscalía General de la República, sede Tijuana, “para realizar la correspondiente puesta a disposición de la persona detenida y de los indicios (los 11 paquetes)”.

Tres días después, el 14 de marzo, la Fiscalía General del estado anunció que detuvo a una mujer con 11 kilos de cocaína. Mediante un comunicado se informó que al interior del vehículo tipo Jeep “se encontró una bolsa transparente que en su interior contenía 11 paquetes de cocaína, arrojando un peso de 11 kilos”, y la mujer fue puesta a disposición de la Fiscalía contra el Narcomenudeo.

El informe de los policías no coincide con el boletín de prensa emitido por la FGE sobre el lugar donde se encontraron los 11 kilos de cocaína. En el primero se dice que 10 kilos estaban en una llanta localizada en la cajuela, y en el otro que estaban todos juntos en la parte frontal del auto. Además, la Fiscalía presentó fotografías de la detenida, 11 tabiques de la presunta cocaína y la llanta rota.

Ello pudiera no ser un dato relevante, sin embargo, se suma al reporte revelador de la Delegación de la Fiscalía General de la República firmado por dos de sus “peritos químicos oficiales adscritos”, los cuales dieron cuenta de que 10 paquetes no son cocaína sino “lactosa”.

“Indicio 1, paquete 1, …dictamen corresponde a clorhidrato de cocaína…”

“Indicio 2, paquete 2.1 al 2.10), dictamen, corresponde a lactosa, la cual NO corresponde a estupefaciente, NI sicotrópico de los considerados como tales por la Ley General de Salud, NI precursores químicos, Ni producto químico esencial de los considerados por la Ley Federal para el control de precursores químicos, productos químicos esenciales y máquinas para elaborar cápsulas, tabletas y/o comprimidos”.

Otro dato revelador es que el informe de los peritos de la Delegación de la FGR está fechado el 11 de marzo, el mismo día de la detención, en tanto que el comunicado de la Fiscalía General del estado, donde se muestran las fotografías de la joven, la llanta y los paquetes de cocaína, tiene como fecha 14 de marzo, esto es, tres días después del peritaje que decía que era lactosa.
    

Comentarios