Nacional

Inician demolición del Casino Royale en Monterrey; deudos de masacre se oponen

El Casino Royale, donde fueron masacradas 52 personas en el 2011 a raíz de un incendio provocado, comenzó a ser demolido la tarde de este miércoles.
miércoles, 3 de marzo de 2021

MONTERREY, NL (apro).- El Casino Royale, donde fueron masacradas 52 personas en el 2011 a raíz de un incendio provocado, comenzó a ser demolido la tarde de este miércoles, ante la inconformidad de los deudos, quienes habían pedido que en el sitio fuera erigida un ágora con un memorial para víctimas de la violencia.

En el transcurso del día han sido vistos desde la avenida San Jerónimo, en la colonia del mismo nombre, al poniente de Monterrey, trabajadores que hacen trabajos con herramientas para derruir el techo de la sala de apuestas, donde ocurrió el ataque incendiario.

Hasta esta tarde no habían sido tocadas las cruces de madera, con los nombres de las víctimas, que han sido colocadas en el barandal de enfrente por sus familiares, que de esta manera recuerdan el atentado perpetrado por integrantes del Cártel de los Zetas, el 25 de agosto del 2011.

Cuando faltan poco menos de cinco meses para que se cumpla la primera década luctuosa del homicidio múltiple, trascendió que el establecimiento ya se encuentra vacío, y no se sabe aún cuál será el destino del terreno, del que nunca se ha aclarado quién es el propietario.

Por su parte, Samara Pérez, víctima del ataque y vocera de un grupo de deudos, consideró lamentable que fuera derruida la estructura de concreto para darle uso de nueva cuenta, pues el sitio debiera ser preservado, como un recuerdo indeleble de la violencia que durante la década pasada azotó al país.

Pérez, cuyo hijo Brad Xavier pereció en el ataque del que ella pudo escapar, dijo que habían propuesto que en el sitio fueran erigidas ahí fuentes, que representan la vida que sigue, y un lugar donde pudieran ser inscritos los nombres de los fallecidos en la casa de apuestas, y en otros hechos criminales que enlutaron centenares de hogares en Nuevo León y México.

Señaló en entrevista que a diez años de los hechos, los familiares siguen esperando que los responsables sean castigados y que se cumpla la prometida reparación de daño que les prometió la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

“Vemos con bastante dolor que no haya justicia y que esto siga en completa impunidad, además que ya están demoliendo el lugar. Esperemos que respeten las cruces, porque es el memorial que las familias hemos mantenido. El que brindó el Gobierno era indigno y siempre se mantenía descuidado”, dijo, en referencia a una fuente conmemorativa que fue construida en el camellón que está enfrente del sitio, y que nunca ha sido tomada en cuenta.

Dijo que, aunque los trabajos de demolición cumplan con los requisitos de ley, quien los emprendió no cuenta con el aval de las familias de los muertos, por lo que en ese sitio prevalecerá una marca de dolor que no desaparecerá.

“Siempre pedimos ahí un memorial, pero los intereses económicos prevalecen a la justicia y a lo que debe de ser, y vemos con tristeza que están haciendo uso de poder que tienen para olvidar algo que marcó a México. Hubiéramos querido ahí un memorial para las víctimas de la violencia en ese período tan grave desde el 2011. El lugar podía ser emblema para Nuevo León, para que se demuestre que pese a las tragedias siempre salimos adelante”, dijo.

Lamentó que las familias no hayan recibido el dinero de la reparación de daño, en su calidad de víctimas, que les prometió el Gobierno Federal, y que hasta ahora no se haya hecho justicia, pues hay 17 personas que son procesadas por la masacre, pero todas han recurrido a amparos para evitar las sentencias.

Comentarios