Oaxaca

Muere en prisión uno de los agresores de la saxofonista María Elena Ríos

Ponciano H.Y., uno de los dos acusados de rociar ácido a la saxofonista María Elena Ríos, murió en el penal de Tanivet presuntamente por un paro cardiaco; en redes sociales, su víctima afirmó que ya lo perdonó.
viernes, 2 de abril de 2021

OAXACA, Oax. (apro).– Ponciano H.Y., uno de los dos acusados de rociar con ácido a la saxofonista María Elena Ríos Ortiz, supuestamente por órdenes del empresario y exdiputado del PRI, Juan Antonio Vera Carrizal, murió este viernes en el penal de Tanivet, presuntamente por un paro cardiaco.

Aunque las autoridades no han informado sobre la muerte del procesado, la saxofonista mixteca confirmó la muerte de su agresor en su cuenta de Twitter, donde asegura que ya lo perdonó:

“Lamento que las cosas hayan sucedido así. Que Dios lo perdone, porque yo lo hice desde el día en que me agredieron. Descansa en Paz P.H.Y.”.

Sin embargo, insistió en la detención del otro implicado, que se encuentra prófugo de la justicia, y pidió al nuevo fiscal de Oaxaca, Arturo Peimbert Calvo, ejecutar la última orden de aprehensión:

“Mientras, aquí en la tierra, las leyes del hombre se tienen que cumplir. El quinto implicado sigue libre. Pido a el fiscal @PeimbertArturo ejecute la última orden de aprehensión ya que @RVasconcelosM no quiso hacerlo. Mi vida y la de mi familia están doblemente expuestas”.

Cabe recordar que el 9 de septiembre de 2019, María Elena Ríos Ortiz, saxofonista de 26 años, fue atacada con ácido al interior de su hogar ubicado en Huajuapan de León por Ponciano H. Y., y su hijo Rubicel H.R., quienes presuntamente fueron contratados por el empresario y exdiputado del PRI, Juan Antonio Vera Carrizal.

La detención de Ponciano H. Y. ocurrió la tarde del lunes 23 de diciembre de 2019 en el entronque de la carretera a San Andrés Huayapan, en las proximidades de la Colonia 14 de febrero, en cumplimiento a una orden de aprehensión por el delito tentativa de feminicidio.

De acuerdo con las investigaciones realizadas, a principios de septiembre de 2019, Vera Carrizal ordenó a Rubén L.C. contratar a otra persona, en este caso a Rubicel, para vaciarle ácido sulfúrico a María Elena y causarle la muerte, a cambio de 30 mil pesos.

“Rubén fue el que planeó todo y organizó la mecánica de los hechos. Se trasladó el 6 de septiembre de 2019 a Huajuapan y a las 03:46 le hizo una llamada a María Elena para agendar una cita para acudir a su negocio. Rubén le entregó el ácido a Rubicel y le enseñó las fotos de la víctima bajo el conocimiento de Juan Antonio Vera Carrizal. Rubicel entró al negocio de María Elena y en ese lugar le roció el ácido, gritándole: ‘Muérete, maldita desgraciada, hasta aquí llegaste’, por eso se le imputa por tentativa de homicidio. Horas después, añadió, Rubén L. C. le entregó a Rubicel y al padre de este Ponciano H., los 30 mil pesos”.

Un año y tres meses después, Ponciano H., falleció en el penal de Tanivet, ubicado en los Valles Centrales de Oaxaca.

Mientras, el exdiputado del PRI, Juan Antonio Vera Carrizal, quien se entregó el 6 de abril de 2020, su colaborador Rubén L. C. (detenido el 1 de abril 2020) y Rubicel H. R. (detenido el 25 de diciembre de 2019), siguen sin ser sentenciados, en tanto que el hijo del empresario identificado como “El Gordo” sigue prófugo de la justicia.

Comentarios