Chiapas

CNDH pide al gobernador de Chiapas una estancia digna y segura para mujeres presas

La CNDH emitió una recomendación al gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón, ante las condiciones "deplorables" en que se encuentra el penal femenil de Tapachula.
martes, 27 de abril de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ante las condiciones “deplorables” en que se encuentra el penal femenil de Tapachula, Chiapas, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación al gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón, donde le pide “realizar las acciones pertinentes para que se garantice una estancia digna y segura para las mujeres privadas de libertad”.

La recomendación 19/2021 fue emitida luego de que el gobierno del estado pasó por alto las medidas cautelares que la CNDH emitió tras una visita de su personal, el pasado 20 de octubre, al Centro Estatal de Reinserción Social de Sentenciadas (CERSS) número 4 Femenil de Tapachula.

En esa ocasión, visitadores del organismo confirmaron que el inmueble “presenta condiciones de infraestructura deficientes, así como de materiales e higiene, la existencia de fauna nociva y falta de personal médico, lo que coloca en grave riesgo a las mujeres privadas de libertad, así como a dos personas menores de edad que se encontraban ese día de visita”.

El organismo narró que ante esa situación solicitó medidas cautelares al gobierno de Chiapas para que realizaran gestiones administrativas, materiales, de construcción, reparación, eléctricas, de protección civil, fumigación y cualquier otra índole, “a fin de que se otorgara a las personas privadas de libertad estancias dignas y se asignara personal médico suficiente para su atención, incluyendo a especialistas en ginecología”.

Asimismo, sostuvo constató que la falta de personal médico “ha repercutido negativamente en el estado de salud de las personas privadas de libertad, y que menores de edad que habitan con sus madres no tienen acceso a una alimentación acorde, lo que contraviene el interés superior de la niñez y puede provocar daños irreversibles en su salud física y mental”.

A meses de la visita y de las medidas cautelares, el organismo confirmó que las internas del CERSS femenil de Tapachula “continúan viviendo en condiciones deplorables, debido a que el lugar presenta goteras, filtraciones de agua, sanitarios con fugas y moho en las paredes, sobrepoblación, hacinamiento y falta de higiene en las instalaciones, situación que vulnera los derechos humanos a la reinserción social y a la estancia digna y segura de ellas, así como el derecho a la protección de la salud y el interés superior de las personas menores de edad que viven con ellas”.

En su recomendación, la CNDH urgió al gobernador de Chiapas a garantizar los derechos humanos de las mujeres privadas de libertad y los niños que se encuentra en el CERSS femenil de Tapachula, construyendo un “espacio adecuado y digno para albergarlas”.

En tal sentido, “deberá asignar y aprobar una partida presupuestaria para ampliar la plantilla del personal directivo, técnico y operativo que laboren en el espacio, contemplando la incorporación de profesionales médicos suficientes y acordes a las necesidades particulares de las mujeres privadas de la libertad y de sus menores hijos y/o hijas, además de garantizar su derecho a la reinserción social”.

Entre las medidas recomendadas, la CNDH pidió “realizar las gestiones necesarias a fin de contar con recursos económicos necesarios que permitan proporcionar a las personas menores alimentación adecuada, e iniciar la respectiva queja en contra de las autoridades responsables de las condiciones deficientes en que opera el centro penitenciario en cuestión, ante la Unidad de Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana del estado de Chiapas o la instancia que corresponda”.

Más de

Comentarios