Colima

Salió a buscar trabajo y desde entonces está desaparecido en Colima

La madre de Jonathan Eduardo mencionó que a raíz de la desaparición de su hijo ha dejado de trabajar, porque “para mí primero está la vida de mi hijo”.
miércoles, 28 de abril de 2021

COLIMA, Col. (apro).- Jonathan Eduardo Alcaraz Guzmán, de 28 años, salió el pasado 20 de abril de su domicilio, tomó un taxi para dirigirse a dos entrevistas de trabajo y desde entonces se encuentra desaparecido.

Tras haber fracasado con un pequeño negocio de cámaras de videovigilancia y luego de que se le desvieló su motocicleta, el joven residente de la colonia Montellano en el municipio conurbado de Villa de Álvarez se levantó ese día motivado para ir a solicitar empleo a dos empresas en las que desde la víspera su madre, María Isabel Guzmán Salazar, le había ayudado a agendar citas.

Pasaron algunas horas y al ver que su hijo no regresaba, la mujer se preocupó y le marcó a su teléfono en repetidas ocasiones; al principio timbraba el aparato, pero después dejó de sonar y las llamadas se iban directamente al buzón.

En entrevista, María Isabel Guzmán contó que al día siguiente estableció contacto con las empresas que iba a visitar Jonathan Eduardo y en ambos casos le informaron que sí estuvo ahí, pero se ignora lo que ocurrió después.

El mismo día 21 la mujer acudió a la Fiscalía General del Estado (FGE) a preguntar si no había sido detenido su hijo y en ese lugar recomendaron buscarlo en todos los lugares donde pudiera encontrarse, por lo que acudió a los separos policiacos, a hospitales y consultó con sus amigos y conocidos, en una búsqueda que le llevó lo que restaba del día y toda la noche.

Y fue hasta el tercer día, el 22 de abril, cuando acudió a interponer la denuncia formal por desaparición ante el Ministerio Público:

“Estuve ahí entre cuatro a cinco horas, con el dolor de no saber nada de mi hijo, proporcionando toda la información posible, me tomaron los datos y a partir de ahí les llevé testigos y todos los elementos posibles para su localización”.

Sin embargo, Guzmán Salazar se muestra inconforme porque hasta el día 26 el MP entregó el caso a un investigador, por lo que desde la presentación de la denuncia hasta ese día la FGE no había hecho nada para localizar al joven.

“Lo único que hicieron fue realizarme una prueba para conocer mi ADN y en el mismo Ministerio Público me dijeron que el personal con el que cuentan es muy limitado”, manifestó.

“Si en algún momento —refirió— el presidente de la República me escucha, le diré que están preocupados por la pandemia, pero la peor pandemia que tenemos es el crimen organizado, con tantos niños y jóvenes que están perdiendo la vida y desapareciendo, estoy muy lastimada y muy enojada, me da impotencia, mi familia y yo estamos siendo víctimas de todo el mal gobierno, que es un asco, la verdad”.

La mujer mencionó que a raíz de la desaparición de Jonathan ha dejado de trabajar, porque “para mí primero está la vida de mi hijo”, además de que sus otros hijos también han dejado de trabajar, “buscando desesperados a su hermano por todos los medios”.

Expuso que el papá de su hijo está enfermo y no se encuentra en condiciones de trabajar, pero están unidos en esa causa. “Estamos desesperados por saber de él, cuando vemos que en las noticias se habla de una persona sin vida, créame que para nosotros es angustiante porque ya son ocho días de su desaparición”.

María Isabel Guzmán, quien es ama de casa y labora en una tienda departamental, indicó: “Llego a mi casa y no se imagina lo triste que es; estamos en una ciudad sin fuentes de empleo, mientras unos cuantos se hacen millonarios con toda la mugre que hay en todo el estado”.

Jonathan Eduardo es de tez blanca, estatura de 1.80 metros, ojos café claro, nariz ancha, boca chica, labios gruesos, complexión robusta y tiene cicatrices en la mano derecha y en el abdomen, tatuajes de brazaletes en la parte superior de los brazos y uno en el pecho.

La última vez que fue visto por su madre vestía camisa de manga larga color tinto, pantalón oscuro y zapatos de vestir color negro.

Comentarios