Elecciones 2021

Lupita Jones, María Ávila y Hank Rhon arrancan carrera por gubernatura de Baja California

La oposición criticó el gobierno del morenista Jaime Bonilla. En tanto, la morenista Marina del Pilar Ávila Olmedo dio continuidad a los dichos de la autollamada Cuarta Transformación.
domingo, 4 de abril de 2021

MEXICALI, B.C. (apro).- Esta será una elección de Estado, advirtió Jorge Hank Rhon, aspirante a la gubernatura por el PES; “primero los pobres”, lanzó Marina del Pilar Ávila Olmedo, candidata de Morena, y encendiendo “una luz” de la unidad y la paz en el estado, Lupita Jones, abanderada de PRI-PAN-PRD, inició su búsqueda por el voto popular.

Las campañas electorales en el estado arrancaron.

La candidata de Morena inició en el poblado de San Quintín, próximo municipio de la entidad. Ahí se montó en la frase que el presidente de México Andrés Manuel López Obrador ha destacado en sus campañas, por ello, dijo a jornaleros y obreros, principales habitantes de la zona, que se atenderán los rezagos de pobreza.

También invitó a los empresarios y dijo que su objetivo es detonar la economía, por lo que continuará con la carretera transpeninsular que inicia en el municipio de Ensenada y concluye en Guerrero Negro, donde termina el estado.

En Ensenada mencionó, con jiribilla y en clara referencia a la candidata de la triada PRI-PAN-PRD, Lupita Jones, quien ha realizado su carrera en la Ciudad de México aunque nació en Mexicali, que “soy bajacaliforniana, aquí nací, aquí crecí, aquí tuve a mi hija y formé a mi familia, y nunca me he ido, ni me iré de mi estado”.

Lupita Jones, quien inició su campaña en los primeros 15 minutos de este día, leyó su discurso confeccionado con todo el tono empresarial y poniendo como eje el hacer de Baja California “un estado modelo”.

Plana, con voz neutral, la exmiss universo dio a conocer sus propuestas: levantar a las empresas afectadas por la pandemia; generar condiciones y certezas para que el estado sea modelo para invertir; manejo transparente y eficiente de los recursos “dedicados a la reconstrucción de nuestro estado”; un gobierno que sea facilitador y gestor para que las cosas sucedan; seguridad, justicia; servicios públicos, de basura; abatir la impunidad; que los policías protejan a la ciudadanía; calles dignas, iluminadas….

Pero Lupita Jones se siente más a gusto y genera más impacto cuando se sale del guion. Por ejemplo, cuando ofreció detener el alza de impuesto, de inmediato lanzó un “¡ya estuvo bueno! El que tiene que pagar, que pague, que sea justo, sin extorsiones, ya basta de que vivamos con miedo, sometidos, ¡ya basta!”, fue uno de los momentos en que generó aplausos y llegó al corazón de los asistentes transnochados.

El tercer candidato, porque la elección en el estado es posible que se vaya a tercios, es Jorge Hank Rhon, cada día más parecido físicamente a su padre, el profesor Carlos Hank González.

Arrancó en el poblado de Los Algodones, donde nació el cluster dental y los estadunidenses llegan a borbotones buscando atención, solo disminuida por la pandemia.

El “hijo del profesor” se centró en la seguridad, en regresarla al estado. Habló de lo que el gobernador actual, el morenista Jaime Bonilla, lo responsabiliza: la inseguridad. Pero también dijo que iniciaba en ese lugar porque está olvidado de los gobiernos.

Su cierre del día fue en Tijuana, en el estadio de sus Xolos, el equipo de futbol soccer del que es dueño. Repleto el estacionamiento, con distancia de por medio, las sillas se abarrotaron.

Desde ahí lanzó una advertencia, “la elección para gobernador será una elección de estado”.

“Vamos contra el dinero inacabable del Estado”, y luego, como viejo priista, aceptó que ellos, los priistas fueron los que aprendieron “a hacer los chanchullos, los mismos priistas, pero llegaron los panistas y el alumno superó al maestro, pero luego llegaron los morenistas y lo que no aprendieron lo inventaron, ¡hijos de María Morales!”.

Tranquilo, distendido y despreocupado, Jorge Hank Rhon, quien no dejó su partido el PRI, pero sí lo hizo a un lado cuando a él le sepultaron su candidatura, le dijo a la gente que no duden, que no se equivoquen, que habrá dádivas del gobierno, despensas, vacunas y dinero de la federación. Pero, les soltó, ese dinero es suyo, no se los están regalando, es el dinero de sus impuestos.

Y en su segundo intento por la gubernatura, Hank pidió a sus simpatizantes que el día de la votación, cada uno lleve a diez más, que cuiden las urnas, las casillas.

Aclaró que esta elección no será de lana (refiriéndose a él que no repartirá dinero), sino de convencimiento.

Hank pareció responderle a la candidata de Morena, Marina del Pilar Ávila, quien hizo referencia a su origen,

“Aquí en Baja California somos luchones, hacemos lo que nos viene en gana, por eso me vine a Baja California. No hay que ser agachones, ni vendernos, hay que manifestarnos. Yo pienso hacer lo mismo que cuando fui presidente municipal de Tijuana (2004-2006), pero solo no puedo”, dijo y les pidió su apoyo.

Lupita Jones también pidió la unidad, caminar de la mano con la ciudadanía y tocar las puertas para que la conozcan.

A lo largo del día, los únicos tres candidatos que según las encuestas tienen más posibilidades de ganar, recorrieron varios puntos del estado en un solo día.

La oposición criticó el gobierno del morenista Jaime Bonilla. En tanto, la morenista Marina del Pilar Ávila Olmedo dio continuidad a los dichos de la autollamada Cuarta Transformación, además de destacar su papel como presidenta municipal de Mexicali.

Gran parte de los mítines se harán vía redes sociales y con aforos pequeños de militantes y simpatizantes, excepto Hank Rhon que llenó su estacionamiento, pero siempre, pidiendo que se mantengan la sana distancia.

 

Comentarios