Puebla

Agentes de la Fiscalía de Puebla rocían gas lacrimógeno a familiares de una víctima de feminicidio

Activistas, periodistas y familiares de Zyanya Figueroa fueron agredidos y rociados con gas lacrimógeno por personal de la Fiscalía de Puebla cuando exigían que se agilicen las investigaciones sobre su asesinato.
viernes, 21 de mayo de 2021

PUEBLA, Pue. (apro).– Activistas y familiares de Zyanya Figueroa, presunta víctima de feminicidio, fueron agredidos y gaseados por personal de la Fiscalía General del Estado cuando se manifestaban para pedir que se agilicen las investigaciones sobre el caso. 

Acompañados de integrantes del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) y por Irinea Buendía –quien tras el asesinato de su hija logró que se estableciera un protocolo para la investigación de feminicidios en México– los familiares acudieron esta tarde para pedir ser atendidos por el fiscal general del Estado, Gilberto Higuera Bernal. 

Cuando los padres de Zyanya, Patricia Becerril y Martín Figueroa trataron de entrar junto con activistas a la Fiscalía, personal de la dependencia les impidió el paso y los empezaron sacar a empujones, a golpear con toletes y a lanzar gas pimienta para obligarlos a retroceder.

Incluso, los empleados de la Fiscalía agredieron a Irinea Buendía, una mujer de la tercera edad. En videos divulgados por el medio local LadoB se puede ver cuando uno de los empleados de la Fiscalía lanza el gas directo a la cara de los familiares y activistas.

Organizaciones e instituciones académicas como la Universidad Iberoamericana Puebla reprobaron la actuación de la Fiscalía. 

Algunas de las activistas se ataron con una cadena a un portón perimetral de la Fiscalía, mientras que los familiares contaron que por tres años han tenido que enfrentar la indiferencia de las autoridades poblanas y ahora también la violencia. 

“Esta es una Fiscalía corrupta, omisa, negligente y ahora violenta”, expresaron. 

Fiscalía incumple con peritaje

La representante legal de la familia explicó que habían decidido acudir a la Fiscalía luego de que por cinco horas esperaron a que se llevara a cabo una diligencia en la casa en la que Zyanya fue encontrada muerta el 16 de mayo de 2018, pero los peritos nunca llegaron. 

Los familiares han pedido conservar esta casa como la escena del crimen, al señalar que desde la muerte de Zyanya –que la Fiscalía poblana dio por hecho que se trató de un suicidio– se omitió llevar a cabo las investigaciones mínimas para esclarecer lo ocurrido. 

Los padres de Zyanya han emprendido una lucha desde entonces a la fecha para exigir que la Fiscalía investigue la muerte de la joven doctora como un posible feminicidio. 

La practicante de medicina del Hospital del Niño Poblano (HNP), de 26 años de edad, apareció muerta en el interior de su departamento junto con una supuesta carta póstuma, por lo que de inmediato se dio por hecho que se había quitado la vida. 

Sin embargo, sus familiares aseguran que existían elementos que no concordaban, pues Zyanya Estefanía no manifestaba tendencias suicidas y además la letra de la carta localizada en la habitación tiene elementos que demuestran que fue forzada. 

Además, han asegurado que, desde el primer día, la carpeta de investigación estuvo plagada de omisiones y una de ellas es que las muestras hemáticas fueron enviadas por los peritos de la Fiscalía a laboratorio después de un año y tres meses, y se presume que realmente no correspondían a Zyanya.

Peritos contratados por la familia encontraron que las marcas que presenta su hija en el cuello no corresponden a un cuerpo en suspensión, como se supone que fue suicidó la joven doctora.   

Comentarios