Morena

Porfirio Muñoz Ledo: en Morena hay desdén por las voces independientes

“No quieren voces independientes y, en la circunstancia actual en el país, menos las quieren en el Congreso… les estorba que esté ahí y lo lamento, porque esto es un signo de autoritarismo bastante claro y repudiable", afirma.
viernes, 18 de junio de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Porfirio Muñoz Ledo está convencido de que en Morena hay desdén por las voces independientes. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) desechó en última instancia su pretensión de reelegirse como diputado federal, una decisión que el veterano político considera es consecuencia de sus posturas críticas.

“Soy un estorbo” para la dirigencia de Morena encabezada por Mario Delgado y el grupo con el que se identifica, y aunque “se descarrilaron” con el accidente de la Línea 12 del Metro, persisten en “controlar el bloque mayoritario en la Cámara de Diputados, manejando todo el dinero y las canonjías”, dice.

Miembro de la bancada de Morena en la actual legislatura, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados en el primer año de gobierno y, como tal, protagonista de la investidura de Andrés Manuel López Obrador el 1 de diciembre de 2018, Muñoz Ledo inició temprano sus críticas a la administración.

Un primer episodio ocurrió con sus expresiones sobre la política exterior en 2019, cuando en varios tuits el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con imponer aranceles a la producción mexicana si no frenaba la migración, provocando que el canciller Marcelo Ebrard acudiera a hacer antesala a Washington, sólo para admitir el envío de la Guardia Nacional a la frontera.

Desde entonces, las posturas de Muñoz Ledo se han decantado contra la posición presidencial en defensa de las energías limpias y los organismos autónomos, entre estos el Instituto Nacional Electoral (INE). Sobre todo, el punto de quiebre ocurrió en el contexto de la renovación de dirigencia nacional de Morena, que en octubre pasado tuvo su momento más álgido, después de tres procedimientos de encuesta en los que finalmente resultó ganador Mario Delgado.

La impugnación a Mario Delgado

El proceso de renovación de la dirigencia de Morena fue atropellado tras la salida de Andrés Manuel López Obrador, en diciembre de 2017, para ser candidato a la Presidencia de la República:

Durante año y medio, la dirigencia fue impugnada una y otra vez debido a los aplazamientos de la convocatoria para elegir nuevo comité nacional, durante el período que ocupó Yeidckol Polevnsky --sustituta de López Obrador--, quien finalmente fue defenestrada en enero de 2020, para dar paso a un breve período de Alfonso Ramírez Cuéllar, que a su vez devino en la presión, vía la intervención judicial, para que se emitiera una convocatoria.

Morena topó con uno de sus problemas de origen: la realización de una encuesta que, por resultar desconfiable para sus diferentes grupos, debió ser contratada y supervisada por el INE, que pese a todo debió repetirla en tres ocasiones, hasta que en octubre quedó validado el triunfo de Mario Delgado.

Muñoz Ledo fue el principal contendiente y estuvo cerca de ganar en las primeras dos encuestas. Impugnó, pero no pudo revertir el resultado que, sin embargo, se encuentra bajo investigación por el uso de recursos privados que se emplearon para la promoción personal.

De acuerdo con el expediente SER-PSC-30/2021, las pruebas presentadas por el veterano político pusieron a Delgado Carrillo en una mala situación, pues las autoridades electorales acreditaron que no usó recursos públicos, pero encontraron pruebas de uso de recursos privados de origen incierto.

El TEPJF resolvió a finales de marzo dar vista del caso a la Unidad Técnica de Fiscalización del INE, así como a la Unidad de Inteligencia Financiera, a fin de que investiguen los hechos, en una resolución que agarró a Mario Delgado en pleno proceso de designación de candidatos a diputados federales.

El asunto está en desarrollo y, mientras espera los resultados de esa investigación, Muñoz Ledo afirma que seguirá pendiente del caso.

El atraco, la traición

Para Porfirio Muñoz Ledo, la sentencia del TEPJF que confirmó la negativa a su reelección como diputado de Morena fue “un golpe… un golpe que se estaba urdiendo” entre la dirigencia del partido y los magistrados electorales que finalmente concretaron lo que considera “un atraco”.

Lo expresa así: “Es un atraco. Fue por unanimidad que la Comisión de Honestidad y Justicia me impidió la reelección por dictamen. El TEPJF les instruye que aclaren las condiciones de ese dictamen; no lo aclararon, pero al final deciden a favor de ellos. No es una lucha de poder, es una lucha de dinero y lo que ahí están coagulando es la traición”.

--La traición ¿a qué o a quién? –se le pregunta.

--A la transformación, porque están convirtiendo una corriente libertaria en un proceso autoritario –dice.

--¿Se refiere al presidente López Obrador? –se replantea.

--Me refiero a la “Cuarta Transformación”, he dicho muchísimas veces que el presidente no se mete en esas cosas. Siempre que le preguntan habla bien de mí, aunque advierte que yo tengo mis propias ideas.

--Pero ¿de quiénes habla? –se le insiste.

--Del bloque opositor… los magistrados dicen que a cada rato va al TEPJF el presidente del partido, muy conocido en el país. (Son) los que ya se descarrilaron con la Línea 12, es el grupo de la Línea 12, que quieren controlar como controlan el bloque mayoritario de la Cámara, que manejan todo el dinero y las canonjías.

El jueves 18, Muñoz Ledo amaneció con la noticia de que el TEPJF había confirmado la resolución de la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena, excluyéndolo de la lista como candidato a la reelección como diputado federal, bajo el argumento de que incumplió con el registro correspondiente.

En su consideración, lo que hizo el TEPJF fue convalidar un proceso de registro sin que hubiera pruebas de su realización:

“No se exhibieron registros, listados ni constancias que presumieran al menos que incumplí en la forma en que debieron hacerlo los aspirantes que aparecieron en el listado final presentado ante el INE”, apunta.

Afirma que, además, no se demostró que se llevara a cabo un estudio de los perfiles de quienes aparecieron en las listas ni se acreditaron los métodos de selección, que por otra parte se presentaron los candidatos al INE sin cumplir el requisito de aprobación del Consejo Nacional del partido.

Con sus pruebas desestimadas en el TEPJF, Muñoz Ledo anticipa que analiza ir a instancias internacionales, pero plantea:

“No quieren voces independientes y, en la circunstancia actual en el país, menos la quieren en el Congreso, ante los anuncios del presidente: reformas electorales, reforma eléctrica… recuérdese mi última intervención de la Cámara… les estorba que esté ahí y lo lamento, porque esto es un signo de autoritarismo bastante claro y repudiable”.

Niega que se vaya a retirar de Morena y la opción política en la que se ha mantenido crítico, pero concluye: “Yo sigo mi camino, yo estoy en trabajos personales, en organización de un movimiento de respeto al orden constitucional y de trabajo honesto por la Republica. Tengo medios para hacerlo… Hay algunos legisladores independientes como yo y esto no se va a quedar así”.

Comentarios