Elecciones 2021

Deuda, ecología, derechos humanos, seguridad: los retos en Nuevo León

El próximo gobernador de Nuevo León, que entrará en funciones la noche del 3 de octubre, deberá enfrentar una serie de problemas que hasta ahora no ha podido resolver el mandatario Jaime Rodríguez "El Bronco".
sábado, 5 de junio de 2021

MONTERREY, NL (proceso.com.mx).– El próximo gobernador, que entrará en funciones la noche del 3 de octubre, deberá enfrentar una serie de problemas que hasta ahora no ha podido resolver el mandatario Jaime Rodríguez: deuda pública, medio ambiente y seguridad.

Por lo que dicen fuentes consultadas, demorará años la recuperación estatal, tras los daños económicos y sociales provocados por el covid-19. Y será fundamental la relación que lleve el siguiente mandatario con el Gobierno Federal para recibir recursos.

En estas elecciones, atípicas por la cuarentena y la desaceleración económica dictadas por la pandemia, el mandatario entrante recibirá al estado quebrado, aún más de lo que lo recibió “El Bronco”: hay una deuda de 80 mil millones de pesos, en comparación de los 60 mil millones de pasivos que recibió en el 2015 de la administración del priista Rodrigo Medina.

La deuda será inmanejable a lo largo de todo el sexenio que se aproxima, y tardará hasta dos décadas en cubrirse, estima en entrevista Iván Rivas Rodríguez, director general de Coparmex en Nuevo León.

Desde que se ordenó el cierre de establecimientos comerciales, tras decretarse en marzo la alerta sanitaria en la entidad, se han perdido aquí 85 mil empleos. Sin embargo, a diferencia de otros, el estado está casi recuperado, pues se han conseguido 79 mil y faltan unos 6 mil para regresar a la normalidad previa a la contingencia, lo que ocurrirá probablemente en un mes, de acuerdo con el crecimiento sostenido, pues en el pasado mes de mayo se recuperaron 10 mil.

Cuando llegó al gobierno Rodríguez Calderón dijo que su prioridad era sanear las finanzas estatales, pues consideró que la administración pública dejada por Medina de la Cruz estaba en total quiebra.

Rivas Rodríguez dice que, pese al umbrío panorama, no hubo mal manejo en el sexenio, aunque la desaceleración provocada por más de un año de encierro del covid-19 hizo que las arcas y la recaudación fueran afectadas severamente.

Por eso, considera que la recuperación será lenta y demorará más de un sexenio.

“Con disciplina fiscal y adecuada administración de impuesto sobre nómina y participaciones federales, sí es manejable la deuda, pero en el mediano o largo plazo. Aunque creo que sería entre 10 y 20 años para remediarla. En una administración esto no se arregla, para nada”, dice.

Y considera que será clave, para el electo, llevar una buena relación con el secretario de Hacienda, y el presidente Andrés Manuel López Obrador,

pues a través de ellos fluye una gran parte de los ingresos que recibe el estado.

“Deuda inmanejable”

Santiago González Soto, quien busca la reelección como diputado federal por el Distrito 5 de Nuevo León, por la coalición Juntos Hacemos Historia (PT, Morena y Verde) estima que el próximo gobernador recibirá el estado convertido en un desastre financiero, pues la cantidad que se debe es la mayor parte del presupuesto anual que ejerce, de 107 mil millones.

Por eso, consideró que es indispensable que el próximo mandatario lleve una relación armónica con el Gobierno Federal.

“Esta deuda es inmanejable. El gran reto del nuevo gobernador es renegociar esa deuda, al menos en pago de impuestos, por una parte, y por otra estar en la línea del Presidente, pues si está en la confrontación, como le ocurrió al Bronco, nunca va a sacar nada extra. En cambio si están bien, o si es del mismo partido, el trato va a ser mejor”, dice.

La deuda con el medio ambiente

En el rubro del medio ambiente existe una gran deuda social que no han saldado los gobiernos estatales en los años recientes, afirma Guillermo Martínez Berlanga, fundador del Comité Ecológico Probienestar.

Menciona que hay un déficit en la zona metropolitana de Nuevo León de unas mil 70 hectáreas de áreas verdes, que funcionan como zonas de absorción, en un área consumida por la contaminación permanente del aire que se respira.

La presente administración de Rodríguez Calderón se desentendió del tema y dejó que los municipios citadinos siguieran, como hasta ahora, sin defensas naturales, señala el activista.

“Esa cantidad de espacios verdes que nos faltan son más o menos el equivalente a 12 espacios como el Parque Fundidora (144 hectáreas) que debiera haber en la metrópoli. El próximo gobernador debe entender que el tema ambiental está arriba de la pirámide, porque si no lo resuelve va a tener un problema inminente, que es la sequía, y estamos entre los nueve estados que más han resentido este problema en toda la República”, dice.

Afirma que en la zona metropolitana hay un 80% del total de los días con mala cantidad de aire.

“Lo que ha hecho Jaime Rodríguez en materia ambiental es una mala broma y que me perdonen sus amigos, pues agredió al medio ambiente. Los incendios se empiezan a combatir en noviembre y por su falta de prevención se nos quemaron 20 mil hectáreas, miserablemente”, dice en referencia a los pasados fuegos de marzo que consumieron una parte considerable de la Sierra de Santiago.

Inseguridad y derechos humanos

Para la diputada independiente, Claudia Tapia Castelo, uno de los principales desafíos del próximo mandatario, independientemente de su partido, es el de la seguridad y los derechos humanos, pues Nuevo Neón es líder nacional de desapariciones, con más de mil reportadas en el 2020, y quinto lugar en abuso infantil y contra adultos mayores.

“Esto, sin contar las graves violaciones a los derechos humanos dentro de la población penitenciaria, recordando que durante el actual gobierno se presentaron diversos motines en penales con casi un centenar de fallecidos. En pleno 2021, 25% de las familias de Nuevo León, de acuerdo al Coneval (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social) con datos previos a la pandemia, no pueden adquirir los alimentos más indispensables para sobrevivir. Y en materia de violencia de género, Nuevo León aún tiene grandes brechas que cerrar”, dice la legisladora que se dice simpatizante de Morena.

En la elección del próximo domingo, Nuevo León elige un gobernador, 51 alcaldes, 26 diputados locales y 12 federales.

En cifras del Instituto Nacional Electoral, en la entidad hay un listado nominal de 4 millones 189 mil 684 electores, que votarán en 7 mil 019 casillas.

Comentarios