Guerrero

Protestan por asesinato de periodistas durante gira de AMLO por Guerrero

La protesta de reporteros por el asesinato de 19 periodistas en Guerrero provocó un zafarrancho a la llegada del presidente López Obrador a una nueva sede de la Guardia Nacional en Chilpancingo.
sábado, 17 de julio de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).– Durante la gira del presidente Andrés Manuel López Obrador por Guerrero, un grupo de reporteros protestó ayer frente al mandatario en la ciudad de Chilpancingo para exigir justicia por el asesinato de 19 periodistas, seis de ellos durante la administración del gobernador priista Héctor Astudillo Flores, y que a la fecha siguen impunes.

También denunciaron que la colusión de autoridades de los tres niveles de gobierno y el Ejército con grupos paramilitares que operan impunemente en la entidad, han silenciado regiones completas y desplazado de forma forzada desde el año pasado a una decena de periodistas de las ciudades de Chilpancingo, Iguala, Zihuatanejo, Acapulco, Taxco y Chilapa.

Portando pancartas y lanzando consignas, los manifestantes interceptaron la camioneta en la que viajaba el presidente Obrador cuando se trasladaba a la inauguración de un cuartel de la Guardia Nacional sobre la carretera federal México-Acapulco, a la altura del poblado de Petaquillas, municipio de Chilpancingo.

En el lugar se registró un zafarrancho entre reporteros y miembros de la ayudantía de Presidencia que no pasó a mayores, y la escena quedó registrada en diversos videos difundidos en redes sociales donde AMLO presenció el incidente que frenó el avance de la camioneta presidencial por unos momentos.

Al respecto, los inconformes le entregaron un documento al mandatario firmado por la delegación XVII del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP), en el que exigieron al gobierno federal garantizar el ejercicio periodístico en Guerrero y no violentar los derechos humanos de los comunicadores, en el contexto de la violencia que se vive en la entidad, porque este hecho impide realizar la labor de informar, indicaron.

“En los últimos 18 años han sido asesinados 19 periodistas y uno más de encuentra desaparecido en Guerrero. A la fecha los casos siguen impunes y no hay avances de las investigaciones por parte de los organismos de procuración de justicia para dar con los responsables de los homicidios, generando un clima de impunidad que incita a seguir arremetiendo contra los periodistas”, denunciaron los comunicadores.

También, señalaron que la presencia del crimen organizado “que tiene secuestrado” esta entidad suriana, lo que afecta la labor periodística porque “hay zonas silenciadas”, donde los periodistas no pueden realizar su trabajo debido a que reciben amenazas de muerte.

Denunciaron que el nuevo cuartel de la Guardia Nacional que se inauguró en Chilpancingo se encuentra frente a un retén del grupo paramilitar de Los Ardillos, que dirige la familia del diputado local perredista Bernardo Ortega Jiménez.

Además, recordaron que en la ciudad de Iguala se han incrementado los hechos de violencia por la disputa del territorio que mantienen grupos delictivos en la zona Norte, situación que ha provocado del desplazamiento forzado de comunicadores para proteger su integridad física y la de sus familiares.

La protesta de reporteros en Chilpancingo. Foto: Especial

“Pero también esa violencia creciente y las amenazas constantes a la labor periodística, ha provocado el desplazamiento forzado de compañeros de Zihuatanejo, Acapulco, Chilpancingo, Taxco y Chilapa”, recordaron los periodistas.

Recordaron que la noche del pasado sábado 3 de julio, agentes de la Policía Estatal, a bordo de la patrulla 514, allanaron de manera violenta la casa del director del Diario de la Tarde de la ciudad de Iguala, Julio César Zubillaga Ríos, y hasta la fecha ninguna autoridad estatal ha dado una explicación sobre este crimen.

Por ello, los reporteros hicieron un llamado al presidente Andrés Manuel López Obrador y al gobernador, Héctor Astudillo Flores, para que garanticen el ejercicio periodístico en Guerrero y evitar más agresiones y asesinatos de comunicadores.

Así como aplicar políticas para respetar y salvaguardar la integridad física de este sector social vulnerable.

Comentarios