Nacional

Médicos y enfermeras huyen de cuatro centros de salud en Valparaíso, Zacatecas, por la violencia

Los médicos y enfermeras abandonaron los consultorios por la violencia que se vive en la región a causa de los enfrentamientos entre integrantes de los carteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación.
viernes, 9 de julio de 2021

ZACATECAS, Zac. (apro).- La inseguridad que se vive en la entidad provocó ya el cierre de cuatro centros de salud distribuidos en diferentes comunidades de la zona serrara del municipio de Valparaiso.

Los médicos y enfermeras abandonaron los consultorios por la violencia que se vive en la región a causa de los enfrentamientos entre integrantes de los carteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación.

En este municipio, colindante con Durango, Jalisco y Nayarit, fueron asesinados el pasado 30 junio el médico pasante, Luis Fernando Montes de Oca Armas y  Octavio Romero, chofer de una ambulancia de la secretaría de salud de Jalisco, cuando regresaban de trasladar a una mujer embarazada del hospital regional del municipio jalisciense de Huejuquilla el Alto al municipio zacatecano de Fresnillo. Sus cadáveres, con impactos de bala, fueron encontrados a un costado de la ambulancia quemada.

Los cuatro centros de salud que cerraron “temporalmente”, confirmaron autoridades estatales y municipales, están ubicados en las comunidades serranas de Santa Lucía de la Sierra, Ameca el viejo, San Antonio de Padua y San Juan Capistrano. En esta última localidad ocurrió la madrugada del 25 de junio un cruento enfrentamiento entre pistoleros de los cárteles Jalisco Nueva Generación y de Sinaloa que dejó 43 muertos aunque el reporte oficial fue de 18.

La dirigente estatal del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud y exdiputada local priísta, Norma Angélica Castorena Berrelleza, confirmó que son al menos cinco médicos y enfermeras, quienes atendían en estas unidades médicas, los que pidieron ser reubicados por temor a los hechos de violencia acontecidos en las últimas semanas.

“Ellos, gracias a Dios, no han recibido hasta este momento ninguna amenaza (…) No tengo reporte de  que ninguno haya sido agredido, pero es la intimidación y el miedo de tener que pasar retenes, porque está muy lejano trasladarse a la sierra, se sienten expuestos”,  expresó.

Los médicos y enfermeras fueron reubicados al centro de salud de la cabecera municipal y a otras unidades médicas de municipios vecinos, “en donde estarán unos días en lo que se tranquilizan las cosas”, dijo la líder sindical.

El presidente municipal de Valparaíso, Eleuterio Ramos Leal, dio a conocer que los centros de salud cerrados atienden a habitantes de diferentes comunidades; por ejemplo, el centro de salud de  San Capistrano brinda atención a familias de ocho comunidades, quienes ahora para recibir atención médica deberán trasladarse hasta la cabecera municipal o a Huejuquilla, Jalisco.

Las unidades médicas cerraron “esta semana ya en definitiva y hasta nueva instrucción”, dijo el alcalde perredista, quien desconoce cuánto tiempo permanecerán cerradas pese que el municipio está “mucho más tranquilo por la presencia, en cantidad importante, de elementos del Ejército Mexicano y la Guardia Nacional”.

Médicos pasantes de las universidades autónomas de Zacatecas (UAZ) y de Durango (UAD), campus  Zacatecas, han convocado a una marcha pacífica este sábado en la capital zacatecana para exigir justicia por el médico pasante de la Universidad Autónoma de Guadalajara asesinado en Valparaíso.

La protesta es también para exigir al gobierno, estatal y federal, les  garanticen condiciones de seguridad para que puedan realizar su servicio social en los centros de salud de las comunidades más alejadas.

La dirigente estatal del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud se sumó a la exigencia de los médicos pasantes, y reclamó garantías de seguridad para todo el personal sanitario.

“Sí debe revisarse por parte las universidades y el gobierno federal qué mecanismos implementar para darles protección a los pasantes y, por supuesto, a todos los trabajadores de salud que laboran en las unidades médicas lejanas o en los sitios que son focos rojos, donde hay mayor presencia de grupos armados que pueden vulnerar o poner en riesgo la integridad física de los compañeros”.

Comentarios