"Vamos contra los corruptos", advierte AMLO en Veracruz

XALAPA, Ver. (apro).- El candidato presidencial del Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador, se comprometió ante unas 5 mil personas congregadas en el centro histórico de la capital del estado a erradicar la corrupción en las esferas del gobierno si gana las elecciones del domingo 1 de julio. En la Plaza Lerdo, frente a palacio de gobierno, abarrotada por simpatizantes, el abanderado de la coalición PRD-PT-Movimiento Ciudadano arremetió contra sus contrincantes de PAN y PRI, Josefina Vázquez Mota y Enrique Peña Nieto, respectivamente, “pues son más de lo mismo”. Los seguidores del político tabasqueño, quienes arribaron caminando desde distintos puntos de la ciudad y de municipios aledaños a la capital del estado, no cesaron de lanzar porras y aplausos para demostrar su apoyo a las propuestas del candidato de las izquierdas. “El pueblo no está para limosnas, quiere justicia social”, subrayó López Obrador, para luego detallar parte de su propuesta de desarrollo, en que plantea el combate a la pobreza, reactivar al campo y la economía, generar de empleo, rescatar la industria petrolera, otorgar pensiones a adultos mayores, discapacitados y madres solteras, así como becas y apoyos a estudiantes y jóvenes. Su discurso entusiasmó a los asistentes, quienes no dejaron de gritar “¡Obrador, Obrador, presidente, presidente!”, cuando acusó al gobierno del priista Fidel Herrera Beltrán de haber “atontado” a los veracruzanos con su discurso de la “fidelidad” y haber pintado a todo el estado de rojo. “Las elecciones de julio van a ser un referéndum, históricas para el país, para el futuro de nuestra nación”, advirtió para luego subrayar que, ahora sí, “va a adquirir todo su significado la palabra elecciones, porque vamos a decidir todos los mexicanos qué queremos hacia adelante, qué queremos para nosotros y nuestros hijos y las nueva generaciones”. Enseguida conminó a los presente a sacar al país de esta grave crisis, económica, social, de inseguridad, de violencia, pues “no merece Veracruz lo que está sucediendo, es un gran estado, y es mucho pueblo para tan poco gobierno”. En Veracruz, abundó, “hay mucho abuso del poder y corrupción. Ese es el principal problema y, si queremos que las cosas cambien, tenemos que hablar con la verdad; muchos estaban atontados por la fidelidad, por el bombardeo de la fidelidad, tanto en la radio, en la televisión como en la prensa. Ahí tienen su fidelidad”, refirió desatando la rechifla general contra el exgobernador Herrera Beltrán. El tabasqueño reiteró que en esta campaña se está enfrentando a “intereses muy poderosos”, y por eso en el 2006 “nos arrebataron el triunfo”, y los que mandan “impusieron a un presidente con la misma política de corrupción, de injusticia, y miren las consecuencias, pero qué bueno que seguimos luchando después de ese fraude”. Las cosas están bastante claras, arengó, “somos cuatro candidatos”, tres hombre y una mujer, “pero la verdad es que tres, dos hombres y una mujer, representan más de lo mismo, y quien anda con muchos ciudadanos, como ustedes, millones de mexicanos, representamos la posibilidad de un cambio verdadero”. “Dos opciones, dos alternativas, dos caminos”, es decir, “o más de lo mismo o un cambio verdadero”. El cambio verdadero, explicó, es acabar con la corrupción, erradicarla, “ya que nada ha dañado más a México y a Veracruz que la deshonestidad de los gobernantes, por eso hay que cortar de tajo la corrupción prevaleciente”. Algunos pueden pensar que no va ser fácil erradicar la corrupción y, a pesar de ello, consideró, “este tema debe ser puesto en el centro del debate nacional, pues si se combate la corrupción, vamos a tener fondos, dinero para impulsar el desarrollo del país, crear empleos, que haya bienestar. “El que no transa no avanza, es una máxima que se escucha con mucha instancia, y ahora se está corriendo la especie de que hay que permitir que regrese el PRI porque ellos roban, pero dejan robar. Esa es la corrupción que han tenido con el PRI en forma de vida, como sistema de gobierno”, acusó. En los últimos años no ha habido crecimiento económico, denunció López Obrador, lo que ha impedido la generación de empleos, no hay bienestar social y, ante ello, no puede haber paz, tranquilidad social, ya que hacen falta un millón de empleos y, lo más lamentable, “es que muchos jóvenes se han enrolado en las filas de la delincuencia, se han visto obligados, han sido empujados a asumir conductas antisociales”.

Comentarios