Exige AMLO al IFE replantear formato del debate

martes, 24 de abril de 2012
MÉXICO, D. F., (apro).- Andrés Manuel López Obrador criticó nuevamente el formato del debate del próximo seis de mayo organizado por el Instituto Federal Electoral (IFE). El candidato de la izquierda advirtió que el organismo se está extralimitando por la reducción de los tiempos y dijo que es necesario que se de más libertad. "Ese formato del IFE de dos minutos por tema (...) yo que no hablo de corrido, imagínense (...) Se está pasando, se está extralimitando el IFE, que garanticen libertad a todos" pidió López Obrador. Justificó que en 2006 no asistió al primer debate presidencial porque Televisa estaba en plena guerra sucia en su contra. Manifestó que ahora es evidente que los medios electrónicos protegen al candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, para que no entre a los debates convocados por algunos medios y tampoco mantenga contacto con la gente. "Es su estrategia, la que le recomiendan sus asesores, sus patrocinadores, que no se exponga, que no se presente a ningún acto, que no conteste alguna pregunta, que no establezca comunicación con los ciudadanos y que todo sea preparado, en foros de televisión, con telepromter, donde esté leyendo, con chícharo, conociendo ya las preguntas, para que pueda mover las manos bien y lucir. "Es parte de la mercadotecnia, pero es su estrategia, a mí lo que me llama la atención es que haya silencio en los medios de comunicación, no en todos desde luego, pero no se le invita a Peña Nieto a entrevistas abiertas. No asiste a ninguna entrevista, pero allá él, y sobre todo esto lo va a decidir la gente, los ciudadanos". El candidato presidencial de la coalición Movimiento Progresista insistió en su conferencia mañanera en su propuesta de austeridad republicana y en caso de ganar manifestó que se impondría un salario de 100 mil pesos y acabaría con el gobierno "faraónico" de gastos excesivos y sueldos estratosféricos en los niveles más altos. Se aplicará un plan de austeridad en el gobierno y se reducirán al 50% los salarios de los servidores públicos de primer nivel, indicó López Obrador. "En ningún momento, en ningún tiempo se justifica que el gobierno absorba tanto dinero, menos en épocas de crisis, como la que se está padeciendo. Por eso es fundamental la austeridad republicana, no es nada más un asunto administrativo, es una cuestión de principios" sostuvo el aspirante de la coalición de izquierdas. Explicó que en una primera etapa, de acuerdo con los análisis que han realizado, del presupuesto actual, podrían ahorrarse 300 mil millones de pesos, sin afectar, en lo más mínimo, las funciones sustantivas del gobierno, sólo con la reducción a la mitad de los salarios de los altos funcionarios públicos y con la eliminación o reducción de todos gastos superfluos del gobierno. Dijo que responsabilidad es decirle a la gente que para financiar el desarrollo sólo hay dos caminos, dos opciones: o aplicamos un plan de austeridad y se combate la corrupción o aumentan los impuestos, y eso no. "Nosotros no vamos a aumentar los impuestos" reiteró.  

Comentarios