PAN "revienta" sesión en San Lázaro para evitar críticas a JVM

martes, 24 de abril de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- La fracción legislativa del PAN en las Cámara de Diputados “reventó” la sesión de este martes para evitar que el PRI exhibiera los presuntos malos manejos financieros de Josefina Vázquez Mota, la candidata presidencial panista, cuando estuvo al frente de la Secretaría de Educación Pública (SEP). Ante la advertencia que lanzó el PRI el pasado jueves de no aprobar la cuenta pública 2008 del gobierno de Felipe Calderón y centrar la discusión en el trabajo y manejo de las finanzas que Josefina Vázquez Mota realizó durante su paso por la SEP, la fracción del PAN decidió retirarse del salón de sesiones, mientras que los legisladores que permanecieron evitaron votar. El priista Alfonso Navarrete Prida, presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, anunció el pasado jueves 19 que el dictamen sobre la cuenta pública era de rechazo. No solo eso, entregó un informe a la prensa en el que detalló el presunto manejo irregular de los recursos destinados al programa Enciclomedia-secundaria, cuando Vázquez Mota era titular de la SEP y Julio Castellano, hoy diputado federal y una de las personas más cercanas a la candidata panista, fungía como oficial mayor. Es decir, estaba a cargo del manejo de los recursos. Navarrete Prida detalló con documentos y con los resultados de la Auditoría Superior de la Federación que la candidata presidencial panista había autorizado la cancelación de contratos multianuales a seis proveedores de insumos para el programa Enciclomedia-secundaria, lo que le generó al erario federal un gato de casi 2 mil millones de pesos. “y sin que se haya prestado servicio alguno”. La discusión sería este martes, sin embargo al ser enlistada inmediatamente después de una reforma constitucional para dotar de nuevas facultades a la Auditoria Superior de la Federación, los panistas empezaron a operar políticamente. Primero, retrasaron la discusión en “lo general” lo más que pudieron. Luego de un par de horas fue inevitable la votación; para entonces la instrucción del nuevo coordinador de la fracción, Alberto Pérez Cuevas, era no emitir su voto, aunque siguieran en el salón de sesiones. Con ello pretendía que no se lo lograran los 251 sufragios para conseguir el quórum que permitiera continuar con la sesión. Los legisladores de todos los partidos sumaron 250 votos; por error, la diputada del PAN, Aranzazú Quintanilla Padilla, emitió su voto a favor, con lo cual no sólo avaló la reforma, sino que, además, permitió que la sesión continuara, con el peligro de que la candidata presidencial panista Josefina Vázquez Mota fuera expuesta y se convirtiera en el centro de los ataques del priismo. El error de los panistas permitió que la reforma fuera discutida en lo general, los que obligó a tomar otra estrategia: el retiro de los diputados de Acción Nacional, en sus curules sólo permanecieron su nuevo coordinador, Alberto Pérez Cuevas; el propio Julio Castellanos --el mismo que hace un año demandó que Manuel Jesús Clouthier dejara su curul por haber cuestionado la estrategia anticrimen de Felipe Calderón--, y Arturo Ramírez Bucio. Mientras, del lado del PRI estaba la bancada en pleno. Preparados para el debate y enfilar sus cuestionamientos contra Vázquez Mota. Sin embargo, a la hora de la votación en lo particular sólo se alcanzaron 247 votos; los tres panistas que estaban aún en el pleno no votaron. El presidente de la Mesa Directiva, Guadalupe Acosta Naranjo, pidió de manera inusual que el secretario en turno emitiera el nombre de los panistas presentes y les demandara el voto para que así quedara registrado en el Diario de los Debates. La secretaria en turno, Guadalupe Pérez, nombró a Pérez Cuevas, quien no respondió a la pregunta del sentido de su voto; luego hizo lo mismo con Julio Castellanos y posteriormente con Ramírez Bucio. A cada pregunta de la secretaria ella misma respondía que se abstenían. El presidente de la Mesa Directiva, dijo que “por no cumplir con sus obligaciones parlamentarias” se les descontaría a los diputados panistas su dieta del día. Al haber sólo 247 votos el quórum quedó roto, la sesión se suspendió y se citó para este miércoles para continuar con la votación en lo particular, y con la discusión de la cuenta pública de 2008. Lo que menos le interesó al PAN en la sesión de este martes fue la reforma constitucional a los artículos 73 y 79 que facultan a la ASF a auditorías en el año de ejercicio que esté corriendo y que se incluya la fiscalización en los proyectos de inversión de coparticipación público-privada. La reforma establece que “la entidad de fiscalización superior de la federación podrá, en su caso, realizar evaluaciones preliminares a través de los informes trimestrales que el Ejecutivo federal entrega al Congreso de la Unión y solicitar información del ejercicio en curso, pudiendo emitir recomendaciones y sugerencias de carácter preventivo sin perjuicio de sus facultades de fiscalización y de las acciones que le corresponda en su momento emitir”. “También podrá realizar las auditorías o revisiones en los plazos que, en su caso, establezca el Presupuesto de Egresos de la Federación o las demás disposiciones jurídicas”.

Comentarios