Enviará AMLO al TEPJF decálogo para invalidar la elección

martes, 7 de agosto de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El excandidato presidencial de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, presentó un compendio, que enviará a los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), de las pruebas recabadas por el Movimiento Progresista para demostrar cómo los priistas compraron millones de votos para favorecer el triunfo de Enrique Peña Nieto en los comicios presidenciales del 1 de julio. “Si se permite que los señores del PRI compren la Presidencia de México nunca habrá democracia plena en el país”, advirtió Andrés Manuel López Obrador, quien señaló que los magistrados encargados de calificar la elección presidencial deberán elegir “entre el dinero o el sufragio efectivo”. En conferencia de prensa, acompañado de los dirigentes del PRD, PT y Movimiento Ciudadano, Jesús Zambrano, Alberto Anaya y Luis Walton, el tabasqueño destacó que en el compendio, de entre 12 y 14 cuartillas, se anexan pruebas, actas notariales, estudios, entre otras cosas, para sustentar su denuncia y petición de invalidez de la elección presidencial realizada por las condiciones de inequidad con las que se compitió el 1 de julio. El primero punto es la actitud tendenciosa de los medios de comunicación para favorecer a Enrique Peña Nieto; en segundo, el manejo de encuestas en medios de comunicación para hacer propaganda a favor del candidato priista; el tercero, el gasto excesivo en propaganda y en movilización en los actos de campaña del aspirante del Revolucionario Institucional. Otro punto, el cuarto, es la distribución de miles tarjetas de la tienda Soriana para la compra del voto; el quinto, el uso de monederos de Banco Monex con dinero de procedencia ilícita. El sexto fundamento, es la entrega de tarjetas telefónicas como propaganda. También enumeró, como punto número siete, el uso de recursos de los gobiernos estatales gobernados por el PRI; y en el ocho, la cuenta del gobierno del Estado de México a nombre de Luis Videgaray, el coordinador de la campaña de Peña Nieto. Los puntos nueve y diez, dan cuenta del “tráfico de la pobreza en el medio rural”, a través de la entrega de materiales para construcción y de alimentos. El candidato presidencial consideró que hay tiempo para revisar el cúmulo de pruebas recabadas por la izquierda, pues el plazo límite para calificar la elección vence el próximo 6 de septiembre, aunque destacó que “hay algunos muy desesperados” que desean que se adelante. “Últimamente andan muy gruñones. La verdad es que quieren comprar la presidencia y en una democracia efectiva todos debemos valer igual”, destacó. Sobre la compra de votos en el medio rural, López Obrador explicó que la participación ciudadana en ese sector registró un incremento atípico: mientras que en el 2006 creció 5.16%, en el medio rural aumentó en 23.37%. “Esta es, sin duda, la mayor inmoralidad que se registró durante la elección presidencial. Esto va más allá del uso del dinero para comprar votos; se trata de un hecho indigno y de la mayor vileza humana. No es justificable, bajo ninguna circunstancia, el tráfico con la pobreza y con el hambre. Pregunto a ustedes señores magistrados: ¿Cómo puede haber una elección libre cuando se abusa de la necesidad de la gente?”, inquirió. Añadió que la culpa de esto no recae en quien vende su voto por necesidad, sino en el que se aprovecha de la miseria del pueblo. “Pero lo más grave es que si no se corta de tajo esta práctica inhumana, corrupta y perversa, nunca habrá una auténtica democracia en nuestro país. Podrán decir algunos que, en sentido estricto, esta conducta no está tipificada como un delito electoral, pero sí lo es la compra del voto. Y sin duda, se trata de un hecho indigno, inmoral y, desde luego, antidemocrático”, destacó.

Comentarios