PAN alista denuncias ante Fepade y PGJEM contra Delfina Gómez

miércoles, 26 de abril de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Después de que la candidata de Morena al gobierno del Estado de México, Delfina Gómez Álvarez, admitió que como alcaldesa de Texcoco sí descontó 10% del salario de los trabajadores de confianza, el Partido Acción Nacional (PAN) y su candidata, Josefina Vázquez Mota, reiteraron que es una mentirosa que trata de minimizar los delitos que cometió y que es una corrupta. Vázquez Mota hizo, desde temprano, una intensa campaña de medios con entrevistas de radio y televisión para proclamarse ganadora del debate de anoche entre los candidatos al gobierno estatal y para exhibir a Delfina Gómez como la perdedora, porque no pudo explicar los descuentos que hizo a los trabajadores de Texcoco. La dirigencia nacional del PAN reforzó esta campaña sobre la candidata de Morena, luego de que ésta dio una conferencia de prensa para admitir que, en efecto, hizo descuentos de 10% al salario de los trabajadores de confianza del ayuntamiento, pero que fue con su consentimiento y de manera legal. El coordinador general Jurídico del CEN del PAN, Eduardo Aguilar Sierra; el representante ante el Instituto Nacional Electoral (INE), Francisco Gárate, y el vocero, Fernando Rodríguez Doval, rebatieron: “Delfina Gómez miente. Hubo corrupción en su gestión en Texcoco y se lastimó la dignidad de los trabajadores”. Según ellos, la candidata de Morena se presenta con mentiras para tratar de minimizar un delito grave, como lo es quitar parte de su salario a los trabajadores de Texcoco, pero violó la Ley General de Delitos Electorales y el Código Penal del Estado de México. “Delfina reconoció que hizo descuentos a los trabajadores del municipio y, aunque asegura que fue con consentimiento de sus subordinados, no dejan de configurarse delitos graves por los que ella debe responder”, explicó Rodríguez Doval, quien dijo que la motivación de la retención era apoyar al Grupo de Acción Política (GAP), que encabeza Higinio Martínez, actual alcalde de Texcoco. Pero el GAP, añadió, ni siquiera tiene personalidad jurídica, por lo que no es sujeto de fiscalización ante la autoridad electoral, comandado por ella misma y su jefe político, Higinio Martínez. Esto, agregó, está expresamente prohibido en la legislación. “Como presidenta municipal de Texcoco, Delfina desvió recursos públicos, hizo descuentos ilegales a sus trabajadores, vulnerando así su dignidad, y giró cheques a favor de Victoria Anaya, quien entonces era la directora de recursos humanos del ayuntamiento y actualmente es la coordinadora de giras de Delfina. Significa que ese dinero, más de 13 millones de pesos, también se está usando para su campaña”, enfatizó. Al respecto, el abogado Eduardo Aguilar detalló que se configuran varios delitos: peculado electoral, de acuerdo con la Ley General de Delitos Electorales, y peculado, y tráfico de influencias, según el Código Penal del Estado de México. “En las próximas horas se presentarán las denuncias correspondientes ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales y la Procuraduría General de Justicia del Estado de México. La Ley General de Delitos Electorales, en su artículo 11, establece que se impondrán de doscientos a cuatrocientos días de multa y prisión de dos a nueve años al servidor público que destine, utilice o permita la utilización de manera ilegal de fondos, al apoyo de alguna agrupación política, así como para quien solicite a sus subordinados aportaciones de dinero”, aseguró. "Y no sólo hubo descuento a los trabajadores, el cual se tiene probado que fue sin su consentimiento, sino que, además, se desvió dinero del ayuntamiento para ese mismo fin". A su vez, Gárate Chapa acusó que Gómez mintió al asegurar a los medios de comunicación que fue acusada, sin pruebas, de “supuestas” irregularidades administrativas, pues, según ella, no existe registro público en el portal de transparencia sobre los documentos que acreditan que quitó parte de su salario a sus trabajadores. “Ponemos a disposición de los medios y de la misma Delfina los acuses y formatos del Sistema de Acceso a la Información Mexiquense, y las respuestas emitidas por la Unidad de Información y los órganos de fiscalización. Nuevamente, Delfina miente. La información de su gestión es pública y no es necesario que nadie filtre absolutamente nada”.