Nacional

INE detecta firmas de muertos y presos en solicitudes de consulta contra expresidentes

El INE detectó más de 6 mil firmas de personas fallecidas o privadas de su libertad entre las que se presentaron en dos solicitudes para realizar la consulta contra expresidentes.
miércoles, 18 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Instituto Nacional Electoral (INE) evidenció intentos de defraudación en las dos solicitudes de consulta popular sobre juicio a los expresidentes, en los que se suplantó a 5 mil 530 ciudadanos fallecidos, y a 744 personas sentenciadas y presas, que por tanto no pudieron haber firmado las peticiones.

El Consejo General formalizó este miércoles los informes finales entregados al Senado de la República sobre el proceso de verificación de firmas en apoyo a la solicitud de Consulta Popular promovida por Norma Sánchez Bahena y Manuel Vázquez Arellano –con el apoyo de la senadora con licencia Citlalli Hernández, hoy secretaria general de Morena-- y por otro lado la verificación de apoyos entregados por la exlideresa morenista Yeidckol Polevnsky.

En la presentación de los informes, los consejeros plantearon la conveniencia de que, en caso de que la Suprema Corte de Justicie de la Nación (SCJN) determine la procedencia de la consulta que sí reunió las firmas requeridas –la solicitada por Bahena y Arellano-, se ordenen recursos que la hagan posible.

En el caso de esa revisión, se ratificó que de las 2.5 millones de firmas entregadas se destinaron dos meses de recursos humanos y materiales para proceder a verificación y compulsa de los datos.

Del total de supuestos apoyos, se eliminaron casi 400 mil por inconsistencias diversas; aún así si se reunieron al final 2 millones 116 mil 837 ciudadanos, 2.32% de la LNE, por lo que se cumple con el porcentaje de apoyo mínimo establecido en la ley que es del 2%.

Pero de los apoyos eliminados 23 mil formatos carecían de firma, se empleó formato no autorizado, o contenía una propuesta de pregunta de consulta popular diferente.

Ya en la compulsa con la LNE, el INE detectó 5 mil 530 supuestos “firmantes” muertos. De ellos 122 fallecieron en la década de 1999 a 2010. De 2011 a 2019 fallecieron 4 mil 185 y sólo mil 223 perdieron la vida este año, antes de que “firmaran”.

“Son difuntos, viejos difuntos, algunos que fallecieron en 1999 y alguien usó su nombre… eso debe señalarse como una práctica abominable en la democracia, suplantar personas. Y también se suplanta a personas sin credencial vigente o que tienen derechos suspendidos están sentenciados y por lo mismo  no acudieron a las mesas a dar sus firmas”, destacó el consejero Ciro Murayama.

Además se determinó, conforme a los lineamientos, una muestra de ciudadanos a visitar para confirmar su apoyo, y de 850 visitados, 117 ciudadanos, es decir, el 20 % negó haber firmado.

En tanto, no aparecieron en la LNE 276 mil 677 personas, es decir, 10.90% del total de los ciudadanos supuestamente firmantes.

El consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, dijo que “descontando estos extraños registros” esa petición de consulta reúne los requisitos numéricos y ahora tocará a la SCJN validar su procedencia o no.

Respecto de la consulta ya analizada y validada por la SCJN sobre responsabilidades de “personajes políticos” del pasado, propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador, caso para el que el INE solicitó presupuesto de mil 499 millones de pesos que la  Cámara de Diputados no le autorizó, Córdova insistió en que el INE aún revisa “pasos para generar suficiencias presupuestales que permiten llevar a cabo este primer ejercicio” el 1 de agosto.

En el caso de la petición de consulta promovida por Polevnsky, esta no reunió los requisitos numéricos, pues de 69 mil 254 firmas presentadas, sólo 55 mil 930 se ubicaron en la LNE, número insuficiente al requerido para que prospere una petición de consulta popular, que es de 2% del listado, pues sólo llegó a 0.06% de esa lista.

El INE también se visitó a una muestra de 850 ciudadanos firmantes para visitarlos, pero 169 (31.95%) rechazaron haber dado su firma.

En este caso se presentaron “firmas” de 194 personas fallecidas, de ellas 165 ya habían muerto de 2004 y hasta el año pasado, 2019, pero sus firmas aparecieron en este año.

En tanto 29 ciudadanos firmantes ya habían fallecido en este año 2020 pero aparecieron con su firma. Además se detectaron 2 mil 592 registros repetidos o duplicados.

Así, entre ambas peticiones de consultas se detectó intento de suplantación de  5 mil 743 muertos.

El asunto revivió la confrontación de los partidos PAN y PRD contra la insistencia en llevar el asunto a una consulta popular.

Ángel Ávila, representante del PRD ante el INE, demandó que se de vista a las autoridades por la entrega de supuestas firmas de ciudadanos fallecidos, porque  “como en los viejos tiempos en donde los muertos votaban para que ganara la decisión presidencial” ahora que busca revivir esa etapa.

Y todo porque se busca –dijo- pervertir un ejercicio ciudadano por el presidente y hacerlo un instrumento más de propaganda.

Mariana De la Chica, representante del PAN, destacó el desgaste en recursos humanos y presupuestales del INE en la revisión de firmas, todo “por el capricho presidencial”.

“Además vivimos una burla, 5 mil 530 fallecidos que firmaron la petición nos parece grave …y 1 de cada 5 dijo no haber firmado la consulta. Pero además cuando el INE solicita recursos presupuestales la Cámara de Diputados le niega los recursos”.

El representante suplente de Morena ante el INE, Luis Flores Pacheco sólo dio la bienvenida al “ejercicio ciudadano”.