Nacional

MC propone estímulos fiscales para el cine mexicano

El senador Alberto Galarza, de Movimiento Ciudadano, presentó una iniciativa en el Congreso para dar estímulos fiscales para la producción y distribución cinematográfica.
miércoles, 18 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Luego de la extinción del Fidecine, un fideicomiso de apoyo a la industria del cine en México, Movimiento Ciudadano presentó una iniciativa para implementar estímulos fiscales a la producción y distribución cinematográfica, entre ellos devolver a productores nacionales el 50% del IVA por los gastos facturados en el país.

El senador Alberto Galarza Villaseñor, de Movimiento Ciudadano e impulsor de la iniciativa, dice en entrevista que la iniciativa trata de una serie de estímulos para los inversionistas y las grandes producciones del cine que traería una derrama económica a otros sectores, en medio de la crisis económica por la pandemia de Covid-19.

“Con tres condicionantes, la primera es que el 50% del rodaje se haga en México para que las contrataciones, los hoteles, restaurantes, provoquen una derrama económica importante y ayudemos al país que hoy está paralizado por este bicho; la segunda es que más del 50 por ciento del personal sea mexicano para incentivar que haya una mayor contratación, porque hoy son muchos freelanceros”, comenta el senador.

La iniciativa con proyecto de decreto que fue inscrita este miércoles en la gaceta del Senado, adiciona diversas disposiciones a la Ley Federal de Cinematografía, a la Ley del Impuesto al Valor Agregado y a la Ley del Impuesto sobre la Renta.

Tras la extinción de los fideicomisos a finales de octubre, Galarza Villaseñor se entrevistó con productores, directores, actores y otros trabajadores de la industria para desarrollar esta iniciativa que, entre otras cosas, reforma la Ley del Impuesto al Valor Agregado para devolver a productores nacionales el 50% del IVA por los gastos de producción en el país, siempre y cuando la inversión del proyecto cinematográfico sea de por lo menos 5 millones de pesos y que la grabación se efectúe en su totalidad o en su mayoría en territorio nacional.

Además, establece que el 2% del total del Impuesto al Valor Agregado que se recaude anualmente por gastos de producción cinematográfica efectuados y facturados en el país se asignen como parte del presupuesto a las 2 entidades federativas que hayan producido el mayor número de películas en el año fiscal. Dichos recursos tendrán que ser asignados de vuelta a la producción y promoción del cine.

“El 40% de los largometrajes se hacen en la Ciudad de México; el 12 % en Jalisco y el 3% en Baja California Norte, lo que estamos impulsando es que las entidades federativas que mayor andamiaje jurídico, esfuerzos fiscales, infraestructura inviertan, puedan hacerse acreedores de esta bolsa del 2% de la derrama total que deje el cine en México”, explica.

En la Ley del Impuesto Sobre la Renta, propone incrementar el porcentaje de estímulos fiscales a 30% para los contribuyentes respecto al impuesto sobre la renta causado por el contribuyente el año anterior.

De acuerdo al legislador, esta iniciativa sigue los pasos de otros países que manejan este tipo de estímulos, como Nueva Zelanda, que ofrece una devolución del 20% en efectivo sobre gastos calificados, o Colombia, donde hay un sistema de reembolso para los servicios cinematográficos, del 40 o 20%.

“Hoy Ontario, Toronto, y otras regiones de Canadá se han convertido en mecas importantes del cine y de la producción cinematográfica porque hicieron este tipo de exenciones de impuestos, llamadas ‘tax rebate’. Nueva Zelanda lo hizo, por eso se llevó a filmar la película de Avatar para allá, con una derrama económica de más de 75 millones de dólares en esa región”, ejemplifica Galarza Villaseñor.

Comentarios