Senado de la República

La reforma eléctrica busca evitar el contrabando y garantizar la seguridad energética: Nahle

La secretaria de Energía compareció este lunes en el Senado.
lunes, 6 de diciembre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La titular de la Secretaría de Energía (Sener), Rocío Nahle, aseguró que la reforma constitucional en materia eléctrica impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador busca evitar el contrabando eléctrico y garantizar la seguridad energética en el país.

“Las centrales de autoabasto llevaron a la creación de un mercado paralelo, actuando de manera similar a un contrabando eléctrico, con un costo muy alto para el Estado y para los millones de usuarios que sí pagamos en nuestras tarifas los componentes de generación, transmisión, distribución, costo de comercialización y suministro básico”, subrayó durante su comparecencia en la Cámara Alta, que tras posponerse finalmente se realizó este lunes.

Nahle precisó que el objetivo principal es que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) pase a ser un organismo del Estado, para eliminar la “absurda separación legal obligada en subsidiarias y filiales”, y fortalecerla en lo técnico, operativo y económico.

De acuerdo con la funcionaria federal, el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) se debe reincorporar a la CFE para que la empresa controle “el despacho cada día, como se hizo por 70 años en forma exitosa”.

“El sector energético es de utilidad e interés público, no privado, pues de esta forma se le puede garantizar a las y los mexicanos los energéticos a precios accesibles”, afirmó la titular de la Sener.

Dijo que, de ser organismos autónomos, la Comisión Reguladora de Energía y la Comisión Nacional de Hidrocarburos pasarán a integrarse a la Secretaría de Energía.

Y recordó que la reforma es al artículo 28 de la Carta Magna para “garantizar” la seguridad energética nacional, pues el 54% de la generación de energía quedaría a cargo de la CFE y el 46% restante de las compañías privadas existentes en el mercado.

“La ya existente podrá seguir participando en el mercado con su 46 por ciento y no tendrá ningún costo financiero dicha reforma”, sostuvo, y recalcó que no se trata de expropiar ninguna infraestructura.

Sin embargo, sí se cancelarán los “ventajosos contratos” que obligan a la CFE a comprar y pagar la electricidad por 20 y 25 años a los privados.

“(La reforma) liberará a la empresa pública de una carga financiera impositiva y a los privados los obligará a competir en un mercado justo y productivo”, resaltó.

Por último, mencionó que la propuesta incluye el tema del litio porque es un mineral estratégico para la exploración y explotación, que será catalogado como un bien exclusivo de la nación.

Comentarios