Operadores peligrosos

viernes, 6 de agosto de 2010

MÉXICO, D.F., 6 de agosto (apro).- Los bárbaros del norte, como alguna vez le llamaron a los panistas que empezaban a llegar al poder, desde Ernesto Rufo Appel hasta Guadalupe Osuna Millán, parece que hoy extienden su territorio hasta la zona centro del país. Al querido chilango, pues.

         Me refiero a Francisco Blake Mora, actual secretario de Gobernación y a su recién nombrado coordinador de asesores, Raúl Leggs Vázquez, un par de bajacalifornianos que se han caracterizado por su apoyo incondicional al presidente de la República en turno o al gobernador en turno.

         Por ejemplo, en el caso de Blake Mora, llama la atención que, desde su posición como diputado federal en la Legislatura 2000-2003, formó parte de la Sección Instructora encargada de establecer los argumentos jurídicos para determinar el desafuero o no de Carlos Romero Deschamps y Ricardo Aldana, en ese tiempo también diputados y quienes estaban siendo investigados por su participación en el conocido Pemexgate.

         El caso aquel donde hubo un desvío de mil millones de pesos de Petróleos  Mexicanos (Pemex) hacia la campaña presidencial de Francisco Labastida Ocha; para dicho desvío se habría utilizado al Sindicato Petrolero, donde Romero Deschamps y Aldana eran --y siguen siendo-- dirigentes nacionales.

         Blake Mora, junto Cuauhtémoc Cardona, también diputado federal panista  y originario de Baja California, elaboraron un grueso expediente, donde se documentaba la participación de los dirigentes petroleros y el robo a la nación, dinero finalmente de los mexicanos.

         El trabajo de Blake iba por la ruta del desafuero, pero bastó un jalón de riendas del entonces encargado del área jurídica de la Presidencia de la República, Daniel Cabeza de Vaca, para que el expediente cambiara de ruta y finalmente la Cámara de Diputados no pudiera desaforar a los líderes petroleros.

         Blake, quien junto con Cardona, habían realizado un gran trabajo, decidieron no defender siquiera su propio trabajo y optaron por el clásico “sí señor Presidente”.

         Si desde la diputación, un cargo que se supone tiene independencia total del Presidente de la República, Blake no tuvo la suficiente fuerza como para decir “no” y exponer sus puntos de vista, difícilmente lo podrá hacer ahora como secretario de Gobernación, desde donde seguramente habrá un recurrente “sí, señor Presidente” a Felipe Calderón sin siquiera atreverse a cuestionar sus órdenes.

         Ya como secretario general de Gobierno en la administración del gobernador Guadalupe Osuna Millán en Baja California, Blake fue el encargado de realizar la operación política a favor de los candidatos de su partido, el PAN, en las pasadas elecciones.

         Los resultados ya lo saben todos: fueron desastrosos para el PAN, y el debut de Blake como operador político fue desastroso; de ahí que también hoy se sospeche que sólo ejecutará órdenes de su Presidente.

         El caso que más llama la atención es el recién nombramiento de Raúl Leggs como su coordinador de asesores.

         Pero quién es Raúl Leggs, se preguntarán muchos, como lo hicieron cuando Blake fue nombrado.

         Raúl Leggs era coordinador de Gabinete del gobernador Guadalupe Osuna Millán, cargo que dejó luego de que fue designado candidato a la presidencia municipal de Playas de Rosarito, en Baja California que, obvio decirlo, perdió.

         Cuál fue la forma de operar de Leggs en su campaña. Desde aquellas tierras han llegado reportes de cómo pretendía ganar las elecciones. Según relatan sus adversarios, el equipo de campaña de Leggs, acompañados por funcionarios de Sedesol, delegación Baja California, acudían a las colonias y con los listados nominales en la mano que se utilizarían para la elección del 4 de julio pasado, ofrecía solución de problemas o despensas. En una palabra, se pretendió comprar el voto. Quizá la gente accedió en un principio, pero el mismo 4 de julio decidió cambiar de opción y ni los apoyos del gobierno estatal les bastaron para que votaran por los panistas.

         Esta forma de actuar, práctica común entre los partidos políticos, no es extraña, pero sí se puede seguir cuestionando, ya que se sigue utilizando el recurso gubernamental para la compara de votos, acción que no habla nada bien de quien llega a un cargo como la coordinación de asesores. La pregunta es si como parte de la operación política de Bucareli estará la compra de los detractores del gobierno que día a día acuden a Gobernación en diferentes marchas.

         Pero el nuevo inquilino de Bucareli tiene otra joyita en su pasado.

         Notas publicadas en el norteño estado y fotografías enviadas a esta reportera, dan cuenta de un personaje muy cercano a Raúl Leggs y que formó parte de su equipo de campaña. Se trata de un expolicía municipal de Playas de Rosarito: José Luis Lugo Báez.

         Este personaje, que aparece en las fotos de campaña de Raúl Leggs, fue detenido en febrero de 2008 en una casa de seguridad en posesión de droga, armas de uso exclusivo del Ejercito, uniformes policíacos y del Ejército. La detención se produjo luego de una denuncia ciudadana, en la que se decía que en el lugar había personas secuestradas y vehículos lujosos.

         La Sedena acudió al lugar y solo encontró al quien después sería parte del equipo de campaña de Raúl Leggs.

         El expolicía también empezó a ser investigado por su presunta participación en el atentado contra el secretario de Seguridad Pública de Playas de Rosario, Eduardo Montero, ocurrido en diciembre de 2007, donde resultó muerto uno de sus escoltas.

         A Lugo Báez, el integrante del equipo de campaña de Leggs, según reportan desde aquellas norteñas tierras, estaba siendo investigado por secuestro, homicidio, protección al narcomenudeo y delincuencia organizada.

         ¿Cómo le hizo para salir libre de esa? ¿Y cómo logró estar en el equipo de campaña del nuevo coordinador de asesores durante su campaña por la presidencia municipal de Playas de Rosario? Nadie sabe. Pero sería bueno que el ahora asesor encargado de la política interna del país y desde donde se tiene todo un aparato de inteligencia, lo informe.

         También puede ser real que Raúl Leggs no supiera a qué tipo de personajes tenía trabajando para él, pero de ser así, inteligente coordinador de asesores del inquilino de Bucareli acaban de nombrar. Alguien que debemos el beneficio de la duda, no sabía quién está muy pero muy cera de él.

Comentarios