La corrupción como doctrina de fe

jueves, 12 de abril de 2012 · 14:33
WÉXICO, D.F. (Proceso).- Uno de los operadores financieros ilegales de la candidata del PAN Josefina Vázquez Mota, Luis Ernesto Derbez Bautista, al igual que su cómplice y esposa Rosa María Aranda Gómez, han dado vida al adagio de que en política el único pecado que no se perdona es la falta de complicidad. La ausencia de memoria colectiva genera que el que no conoce su pasado esté condenado a repetirlo, como diría Santayana. Y vaya que la dupla Derbez-Aranda ha hecho de la corrupción una doctrina de fe. Como siempre lo he dicho y practicado, el que afirma tiene la carga de la prueba. A los hechos me remito. Primero. A través de Eduardo Sojo, actual presidente del INEGI y quien fue el responsable de recortar el censo nacional para evitar su comparabilidad (ver mi artículo Censo a la carta en Proceso 10/03/2010), Derbez-Aranda se convirtieron en parte del equipo para defraudar a las instituciones en el proceso electoral de 2000 a través del hoy desaparecido Instituto Internacional de Finanzas (IIF), creado originalmente el 29 de enero de 1996, según consta en la escritura pública 11540, volumen 370, de la ciudad de Puebla. Poco más de dos años después, el 3 de julio de 1998, se creó la misma empresa en León, de acuerdo con la escritura pública 1020, volumen 210, siendo titulares Luis Ernesto Derbez y su esposa Rosa María Aranda Gómez, como presidente y vicepresidenta, respectivamente. Para ampliar sus formas de triangular recursos, en sesión extraordinaria de socios –celebrada conforme a la escritura pública 418, volumen 8, de fecha 13 de febrero del 2001, ante el notario público 5 de Huejotzingo, Puebla– se acordó cambiar de domicilio a Monterrey, Nuevo León. A partir del IIF se fraguó el financiamiento ilegal al PAN, como es de conocimiento público. No lo es, sin embargo, que Derbez, a río revuelto, se ha auto-otorgado “varios millones de pesos” (sic) –además de su sueldo depositado en la cuenta Bancomer 421 50077541, por 329 mil 595.07 pesos netos–, según consta en la averiguación previa PGR/025/LD/02, y salarios de varios directivos de la institución educativa privada donde despacha como rector. Segundo. Entre otros actores políticos, Derbez y Aranda incurrieron en conductas consideradas ilegales por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) al facilitar recursos fuera de la norma al PAN. En efecto, al referirse al caso concreto, el TEPJF señaló en sentencia por unanimidad de votos: “La gravedad de la falta radica en que, con independencia de los actos u omisiones en que incurra un partido político, la sola existencia del sistema de financiamiento paralelo atenta contra los valores y principios sustanciales que rigen el financiamiento de los partidos políticos, al abrir cauces para que ingresen recursos a los caudales partidistas provenientes de fuentes expresamente prohibidas por la ley”. (SUP-RAP-098-2003). En consecuencia, revocó la sanción de 100 mil pesos que le había fincado el IFE al PAN y la actualizó a 399 millones de pesos. Lo anterior es, por supuesto, congruente con el futuro inmediato y el pasado mediato (Proceso 16/03/2012) de esta conspicua pareja, que ha incurrido en violación de la ley y de los valores éticos mínimos. De acuerdo con la averiguación previa citada, Rosa María Aranda aparece como “profesional” (sic). No obstante, al igual que Derbez, no tiene ni título ni cédula profesional. (/www.cedulaprofesional.sep.gob.mx) Tercero. Como miembro de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales del Vaticano (desde el 20 de octubre del 2007), la cual tiene como objeto “promover el estudio y el progreso de las ciencias sociales, económicas, políticas y jurídicas a la luz de la doctrina social de la Iglesia”, Derbez ha cumplido su encargo desplegando las siguientes conductas: a) se ha presentado como licenciado y doctor sin ser ni lo uno ni lo otro, y nadie lo detectó durante ¡más de 40 años! (oficio DCP/SCP/3314-AP/11-Folio 1103 de la Dirección General de Profesiones, SEP, del 3 de enero de 2012); causó quebranto al erario como servidor público (Proceso 16/03/2012); c) fue declarado responsable de conductas ilícitas (sentencia SUP-RAP-098-2003; d) con cinismo, aceptó irse de gira para fines personales con recursos de usted y míos a Guyana, Washington, Surinam, Antigua y Barbuda, Granada, Dominica, Barbados, Jamaica y otras partes (solicitud de información 32805); y e) acaso con algún conocimiento de causa, la columna El Abogado del Pueblo, del influyente diario El Norte, de Monterrey, vetó la posibilidad de que Derbez se fuera al Tec de Monterrey con estas palabras: “Se nos revuelve la panza, y a no pocos consejeros de esa institución también, al pensar que sacando conejos del sombrero, el ‘comité de selección’ (no sabemos si a una persona se le puede llamar comité, pero en fin) pueda designar a alguien tan insoportable como Luis Ernesto ‘Milpifias’ Derbez como rector del ITESM. Este último, el artífice, autor intelectual y material del ilegal e inconstitucional robo que fue la expropiación del azúcar.” (El Norte, 28/10/2010). Y sólo faltaría agregar que por eso fue confinado a la tierra de los camotes y las cemitas. Ya instalados en el mundo al revés, Derbez, al ser inquirido sobre si conocía la Doctrina Estrada, respondió: “Procede de este hombre que es Benito Juárez, donde estamos diciendo que el respeto al derecho ajeno es la paz”. Cabe aclarar que la doctrina proviene de Genaro Estrada, canciller de México en 1930 que fijó la postura del país en materia de reconocimiento a otros gobiernos. Decía ante ese hecho el gran maestro Rafael Segovia: “El desprecio que la grey intelectual puede tener por el señor Derbez le resulta por completo indiferente al señor presidente, quien incluso ya encontró a un amigo de verdad, un amigo que no pertenece a los amigos de Fox y que se complace en defender su ignorancia”. (Reforma 14/02/2003) Ni más ni menos.   evillanueva99@yahoo.com Twitter: @evillanuevamx Blog: ernestovillanueva.blogspot.com

Comentarios