Boston, la sombra del terrorismo interno

martes, 16 de abril de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Luego de la cautela de las primeras horas del lunes 15, el presidente estadunidense Barak Obama consideró ya como un “acto terrorista” el ataque en el maratón de Boston, Massachussetts, cuyo saldo, hasta ahora, es de tres muertos y 170 heridos, varios de ellos con las extremidades mutiladas a causa del fuerte impacto de los estallidos y una decena en condiciones muy graves. La más reciente información del FBI, responsable de las investigaciones, es que las dos fuertes explosiones fueron ocasionadas por bombas caseras fabricadas en ollas de presión, con clavos y fragmentos de metal en su interior. En otras palabras, mecanismos muy rudimentarios, pero de una eficacia mortal. “Cada vez que utilizan bombas contra civiles inocentes es un acto de terrorismo”, afirmó Obama, para también reiterar que hasta ahora están investigando si se trató de un grupo extranjero o interno, o de un solo individuo. La sombra del terrorismo interno, provocado quizá por algún grupo extremista o un individuo con esta capacidad de burlar las medidas de seguridad, se ha vuelto a presentar en Estados Unidos. Lo ocurrido en Boston es distinto, hasta ahora, al famoso ataque de Al Qaeda a las Torres Gemelas y a Washington la mañana del 11 de septiembre de 2001, pero guarda similitudes con cuatro sucesos provocados por estadunidenses: el asalto a Waco, Texas; la bomba de Oklahoma detonada por Timothy McVeigh, el tiroteo masivo en Columbine y la matanza escolar en Virginia. Todos estos hechos, como los bombazos en el maratón de Boston, ocurrieron en el mes de abril. Fue el 19 de abril de 1993 que decenas de personas murieron en el asalto a Waco, Texas, protagonizado por un grupo de la extrema derecha religiosa de Estados Unidos. Fue el 20 de abril de 1990 que 20 personas murieron en el tiroteo masivo a estudiantes de la preparatoria de Columbine. El 19 de abril de 1995, Timothy McVeigh detonó una bomba en el edificio de Oklahoma. El 16 de abril de 2007 se realizó la peor matanza en un centro escolar, en la Universidad Técnica de Virginia, donde murieron 33 personas. En los cuatro casos, el denominador común también fue el acceso tan fácil a las armas de alto poder y el debate sobre la prohibición a una más dura regulación en la compra de armas en Estados Unidos que siempre genera la airada reacción de la derecha estadunidense. En Boston lo que generó aún más desasosiego fue la explosión de estas bombas, casi de manera simultánea, con el objetivo de causar el máximo daño posible y tener un alto impacto mediático. Lo lograron. Citadas por la cadena CNN, fuentes de la Secretaría de Seguridad Nacional afirmaron que se trató de un “sofisticado y coordinado ataque planeado”. Prácticamente se ha descartado la posibilidad de que sea algún grupo vinculado a Al Qaeda o a otras organizaciones islámicas. El FBI se ha hecho cargo de la investigación, lo cual apunta todavía con mayor fuerza a un ataque de índole interna. El jefe de las investigaciones del FBI, Rick Deslauries, mencionó que más de mil agentes se han encargado de la investigación, pero no han ubicado a ningún sospechoso ni tampoco nadie se ha adjudicado el atentado. La posibilidad de que grupos estadunidenses decidan utilizar métodos terroristas para sembrar el miedo, generar un alto impacto mediático, demostrando la vulnerabilidad de las medidas de seguridad en la mayor potencia bélica del mundo, es una de las hipótesis más inquietantes de lo sucedido en Boston, porque plantean un escenario nuevo en la ya complicada situación del segundo mandato de Barak Obama. Comentarios: www.homozapping.com.mx [gallery type="square" ids="339216,339217,339218,339219,339220,339221,339098,339099,339100,339101,339102,339103"]

Comentarios