Elecciones en riesgo

miércoles, 12 de febrero de 2014
MÉXICO, D.F. (Proceso).- El 7 de junio del 2015, además de la renovación de los 500 diputados federales, se celebrarán elecciones en 17 entidades, en nueve de las cuales se elegirá a los gobernadores, lo cual ciñe mucho los tiempos para concretar las modificaciones legislativas que hagan realidad la reforma constitucional publicada el 31 de enero pasado. La principal complicación es que hay que compaginar nuevas legislaciones a niveles federal y estatal, que en muchos de los aspectos no pueden avanzar en paralelo, sino que las legislaturas estatales tienen que esperar a que concluyan sus labores los legisladores federales, que de acuerdo con los transitorios tienen como fecha límite el próximo 30 de abril para concretar su labor. Pero esta dificultad se vive también en lo referente a la designación de los integrantes de los consejeros de los órganos estatales y, sobre todo, de los magistrados de los órganos jurisdiccionales locales, porque el Senado (el responsable de designarlos por una mayoría calificada de dos terceras partes, conforme al artículo 116 de la Constitución) tendrá que esperar a que los Congresos estatales determinen el número de magistrados que integrarán a cada uno de los tribunales, ya que en la Carta Magna simplemente establecieron que será un número impar quienes los integren. Los tiempos se reducen porque la fracción II del artículo 105 constitucional dispone que “las leyes electorales federal y locales deberán promulgarse y publicarse por lo menos 90 días antes de que inicie el proceso electoral en que vayan a aplicarse, y durante el mismo no podrá haber modificaciones legales fundamentales”. Y como la reforma constitucional también determina que los comicios del 2015 serán el primer domingo de junio, los tiempos todavía se recortan más, pues considerando los máximos de campañas y precampañas, allí donde elegirán gobernador la selección interna iniciará el 15 de diciembre, lo cual implica que los procesos electorales tienen que empezar, al menos, 30 o 45 días antes de esa fecha, es decir, en el mejor de los casos el 1 de noviembre, lo cual conduce a que las reformas electorales estén concluidas a más tardar el día último de julio... Fragmento del análisis que se publica en la edición 1945 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Comentarios