París: Otra guerra que tampoco es nuestra

martes, 17 de noviembre de 2015
MÉXICO, DF (apro).- No hay modo de no sentir furia y pesar, enojo y tristeza, rabia y solidaridad ante los ataques terroristas en París que inician otra guerra, igual que hace tres lustros en Estados Unidos. Otra vez, como desde el inicio de la historia, la sangre de muchos es negocio de unos pocos. Porque la guerra no es religión. Ni ideología. Es un negocio. Se lucra con la vida. Se trata de una guerra, pero no es “contra todos nosotros” los seres humanos, como alegan algunos, sino contra los guerreristas que hacen negocio con las personas. Y aunque hay mercaderes que lo ambicionan, México no debe hacer suya esta guerra imbécil como todas las guerras. No puede sumarse nuestro país a una invasión bélica de Francia o de Europa, como, en 2003, propuso Enrique Krauze unirse a Estados Unidos para invadir a Irak sin prueba alguna de que poseía armas nucleares. El tiempo puso en ridículo a Estados Unidos, aunque sus ganancias económicas, políticas y energéticas se dispararon. Ahora, tras el asesinato de decenas de personas inocentes –incluidos mexicanos--, ha comenzado una ofensiva contra los cobardes terroristas, pero también el fabuloso negocio de los que fabrican las armas y explosivos para la muerte. Los prósperos fabricantes y exportadores de armas son Estados Unidos, Rusia, China, Alemania, Francia y España que, juntos, acumulan el 73% de la producción armamentista planetaria, según el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo. De acuerdo con este organismo, Estados Unidos produjo el 31% de las armas en el mundo, seguido de Rusia, con el 27%, y luego China, Alemania y Francia, con el 5%. España forma parte de este elenco militarista con el 3%. En la guerra como negocio, las empresas de Estados Unidos son las más prósperas, de acuerdo con Defense News: En 2014, esas empresas estadunidenses facturaron 66 mil millones de dólares, equivalente a la fortuna del magnate mexicano Carlos Slim, mientras que las del Reino Unido las secundaron con 5 mil 200 millones, seguidas por Rusia, con 3 mil 100 millones de dólares. Y, en cuarto lugar, Francia, cuya capital fue blanco del peor atentado terrorista en el siglo XXI, con 2 mil 900 millones de dólares en facturación de armas. Israel, el país que se encuentra en el epicentro del conflicto en Oriente Medio, ocupa el octavo lugar en la venta de armas en el mundo, con ventas por 600 millones de dólares. En París ha ocurrido una matanza cometida por cobardes. Están en curso otras que se cometerán en nombre de la civilización. México no puede caer en la trampa de hacer suya una guerra, como lo ha sugerido el embajador en Francia, Agustín García-López Loaeza, según lo que escribió en El Universal: “México confía en que la respuesta anunciada por el presidente de Francia estará una vez más a la altura del desafío que plantea el radicalismo en todas sus formas”. Si esta posición del embajador es la del gobierno de Enrique Peña Nieto, entonces preparémonos para que aquí haya también terrorismo de a de veras, no las tonterías del junior Claudio X. González. Comentarios en Twitter: @alvaro_delgado

Comentarios