La Lotería Nacional, a otro amigo de Peña

lunes, 9 de febrero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- La Lotería Nacional (Lotenal), que ya no es más de asistencia pública, está en curso de privatizar la distribución de sus productos de juego y el favorecido será –como en otros casos-- un amigo de Enrique Peña Nieto: Ricardo Martín Bringas, dueño de la cadena de supermercados Soriana. Este proyecto privatizador está expuesto en el Programa Institucional de la Lotenal que diseñó su directora, María Esther Sherman Leaño, para afrontar la severa crisis que padece el organismo que, desde 2008, no destina ni un solo peso a la beneficencia, informa esta semana el semanario Proceso. Entregada por Vicente Fox y Felipe Calderón a Elba Esther Gordillo y sus esbirros, como Francisco Yáñez y Benjamín González Roaro, la Lotenal despedirá a miles de vendedores de los billetes y cederá la comercialización a Soriana, según el Programa Institucional, publicado en el Diario Oficial de la Federación en mayo de 2014. “Es urgente revitalizar la fuerza de ventas a través de nuevos esquemas, de manera que paulatinamente vayan suprimiendo a los vendedores ambulantes de billetes”, expone el documento que forma parte del reportaje firmado por Arturo Rodríguez. Y es que, que tras adquirir Comercial Mexicana, Soriana se convirtió ya en la segunda cadena de tiendas de autoservicio más grande de México --sólo detrás de Walmart-- y, de acuerdo con la priista Sherman Leaño, es el nicho de mercado idóneo para los productos de la Lotenal: “Se ha tenido acercamiento con empresas de reconocimiento a nivel nacional para la comercialización de nuestros productos mediante diferentes mecanismos. Como ejemplo podemos mencionar a la cadena de tiendas departamentales Soriana, la cual comercializa nuestro sorteo electrónico denominado Tu Suerte en Segundos, con nuevas posibilidades de crecimiento, debido a las adecuaciones que se realizan para un nuevo lanzamiento, eficientando el producto para comercializarlo en diversas tiendas de conveniencia a través de las cajas registradoras”. ¿Cuánto dinero representa la comercialización de los productos de la Lotenal, entre ellos los billetes de los sorteos semanales? Scherman no lo precisa, pero se trata de un negocio que, como otros en el sexenio –el Grupo Higa, de Juan Armando Hinojosa Cantú, en primerísimo lugar--, tiene el sello de la casa: La amistad con Peña. Aunque más discreto que otros contratistas del gobierno, en 2012 el empresario lagunero Ricardo Martín Bringas asistió a actos públicos y privados para respaldar a Peña y luego estuvo en medio del escándalo de compra y coacción del voto a favor del candidato presidencial priista. El 14 de mayo de 2012, a mes y medio de las elecciones, Martín Bringas fue a una reunión privada con Peña en la casa particular del gobernador priista de Coahuila, Rubén Moreira, en Saltillo, y dos semanas después asistió a otro acto, en Gómez Palacio, con el candidato priista, esta vez acompañado de su primo Eduardo Tricio, dueño de Grupo Lala. Ricardo Martín Bringas forma parte de los consejos de administración de empresas como Vitro, Telmex y Banamex, pero también participa en aviación con Aeroméxico y en el sector energético, con la construcción de plantas eólicas. Según la revista Forbes, los Martín Bringas forman parte del elenco de los personajes más ricos del país, con una fortuna conjunta que supera los 3 mil 200 millones de dólares. En 2012, el entonces aún diputado federal y actual director de la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de las Instituciones Financieras (Condusef), Mario di Constanzo, afirmó que los Martín Bringas cotizaban en la Bolsa como Gigante, la cadena que compró Soriana, y que no pagaban impuestos. “Utilizan prácticas que les permiten eludir impuestos. En 2011 Soriana, sin incluir Gigante, tuvo ventas por 98 mil 200 millones de pesos y pagó de impuestos mil 392 millones. Eso es 1.7% de ingresos. En contraste, Pemex pagó 54% de ingresos en impuestos ese año.” Más aún, Soriana tuvo impuestos diferidos: Dejó de pagar 8 mil 276 millones de pesos, mientras que Gigante registra impuestos diferidos por mil 756 millones de pesos. “Más que por negocio compraron Gigante por las ventajas fiscales, es un negocio que difiere impuestos y nunca los pagará”, advirtió Di Constanzo, quien aseguró que en el primer trimestre de 2012, nueve estados priistas suscribieron contratos con Soriana por 2 mil 200 millones de pesos. “Dos mil 200 millones de pesos, que son los contratos que subieron, digamos a 300 pesos cada despensa (que es cara), tienes 7 millones 33 mil despensas. Esa es la cantidad de voluntades que se pudieron comprar”. ¿Quiere Peña que le aplaudan? Ahí tiene a los Martín Bringas… Gracias por sus comentarios en Twitter: @alvaro_delgado