Presencia, dignidad y trabajo sexual

domingo, 7 de agosto de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Desde hace 19 años se lleva a cabo el encuentro anual de la Red Mexicana de Trabajo Sexual (RMTS). El Encuentro XIX se realizó el lunes 18 aquí, en la Ciudad de México, y tuvo como lema “Presencia y Dignidad”. Elvira Madrid, presidenta de Brigada Callejera, presentó el Informe Latinoamericano de Sobrevivientes de Trata de la Global Action Against Trafficking in Women (GAATW), en el cual la parte de México la elaboró justamente esa brigada. Compañeras de Veracruz, Jalisco, Puebla, Morelos, del Estado de México y de la CDMX y también de Centroamérica llegaron a informar sobre el agravamiento de la situación por la que están pasando. Si antes la preocupación era la “defensa de la esquina”, hoy es la defensa de la vida. El riesgo al que se exponen las y los activistas ha aumentado, y prueba de ello es la balaceada que le pusieron al compañero Jairo Guarneros al salir de una reunión en Orizaba con el Colectivo Feminista Cihua­tlahtolli. Jairo, además de ambientalista y defensor de derechos humanos, trabaja en la prevención de VIH en Veracruz y hace trabajo solidario con las trabajadoras sexuales. Aunque le dispararon varias veces, sólo una bala le penetró la clavícula, por lo que de inmediato fue trasladado a un hospital de la región. La compañera Maricruz, de Veracruz, no solo habló del ataque al compañero Jairo sino, como era de esperarse, del terror que se vive en esa entidad con el gobierno de Javier Duarte. Muchas compañeras denunciaron el derecho de piso que la delincuencia organizada está cobrando por dejarlas pararse en Tlalpan, Puente de Alvarado e Insurgentes. Se debatió qué hacer al respecto y surgió la discusión sobre la utilidad de las credenciales de trabajadoras no asalariadas. En un momento Rosa Icela Madrid, fundadora de Brigada Callejera, les preguntó a las asistentes. “¿Qué se obtiene con esa credencial?”. Y ella misma se respondió, “lo que tú quieras”. Luego hizo un llamado: “No vendan a su raza, no vendan la esquina. Si no defienden sus calles, no van a tener ni voz ni voto”. Al encuentro asistieron personas y organizaciones que acompañan el trabajo de Brigada Callejera. El colectivo Acción Directa Autogestiva (ADA) presentó su “Guía de seguridad ante la trata de personas y otros delitos”. El maestro Ricardo Guerrero explicó el sentido de la campaña de aplicación de pruebas rápidas de VIH entre trabajadoras, clientes y público de la calle. La escritora Gloria Muñoz, que acababa de llegar, indignada, de Nochix­tlán –donde la Policía Federal perpetró una matanza en la que perdieron la vida 11 personas–, denunció que los medios de comunicación desvirtuaron lo ocurrido al calificarlo como un enfrentamiento. La maestra Gloria, como le dicen todas las chicas del taller de periodismo Aquiles Baeza, que ella coordina, anunció que en la actualidad están editando las entrevistas que trabajadoras sexuales hicieron a sus propias compañeras y que para fin de año ya estará listo un libro con textos y testimonios de las integrantes de la RMTS. También habló la abogada Claudia Torres, quien ha hecho un sólido análisis sobre las Ambigüedades y complejidades: la ley de trata con fines de explotación sexual y el no reconocimiento del trabajo sexual en México, que publicó la Cátedra Extraordinaria de Trata de la UNAM (2015). Brigada Callejera lo resumió en una historieta al alcance de las propias trabajadoras, titulada “Problemas de la redacción y aplicación de la ley general de trata”. Torres plantea que la ley es utilizada para impedir el pleno reconocimiento del trabajo sexual, entendido como actividad sexual remunerada, voluntaria y entre adultos. Esta doctoranda de Harvard, egresada del CIDE, señala que, no obstante que el Código Penal federal sólo castiga el lenocinio y algunos los códigos estatales, la explotación sexual, la Ley de Trata está redactada desde una perspectiva abolicionista para eliminar toda forma de comercio sexual. La abogada dice que las normas sobre trata constituyen un régimen más amplio y avasallador, en comparación con las normas sobre trabajo sexual. De hecho, Torres dice que, por su dispersión y su falta de articulación, las normas sobre trabajo sexual no pueden llamarse propiamente régimen. Al contrario, el régimen de trata fue diseñado para dar cabida a la mayor cantidad de ideas contrapuestas respecto de las actividades sexuales remuneradas y, en consecuencia, se amplió el alcance de las disposiciones sobre trata a nivel nacional, lo cual amenaza el reconocimiento y el ejercicio del trabajo sexual. Finalmente Jaime Montejo, de Brigada Callejera, recordó que “nada nos ha sido regalado, todo lo que hemos obtenido ha sido a través de la lucha y sólo así lograremos que se respete al talón”. Brigada regaló a las/os asistentes el cuadernillo sobre la Ley de Trata, ejemplares del informe regional de la GAATW, la Guía de Seguridad de ADA y el cómic Desaparecidas en Ecatepec, que relata el horror que está ocurriendo en el Estado de México. Y para cerrar con broche de oro, una agradable sorpresa: la participación teatral de estudiantes y profesores, hombres y mujeres de la Preparatoria Oficial 128 General Francisco Villa, de Ecatepec. La obra Voces de la vagina y voces del pene produjo tanto carcajadas como lágrimas. Así, este XIX Encuentro fue, además de combativo, divertido.

Comentarios