Sí: Fue el Estado

martes, 26 de noviembre de 2019 · 10:21
CIUDAD DE MÉXICO (apro/Los Periodistas) Si el Estado oculta, destruye, desdeña, obstaculiza, manipula y fabrica evidencias de un hecho criminal que involucra a su aparato represivo, entonces la conclusión es una sola: Fue el Estado. Y a cinco años del asesinato de seis personas y la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero, no hay manera de no culpar de esta barbarie al Estado mexicano, cuya “verdad histórica” descansa en mentiras. Fue el Estado aun con 130 involucrados que estuvieron en prisión, incluyendo el alcalde perredista José Luis Abarca y su esposa, María de los Angeles Pineda Villa, hermana de los supuestos líderes de Guerreros Unidos, el grupo criminal que habría recibido de policías municipales a los jóvenes que luego supuestamente ordenó incinerar en el basurero de Cocula. Fue el Estado, porque el responsable de la investigación de la Procuraduría General de la República (PGR), Tomás Zerón de Lucio, en vez de ser sujeto a proceso por “sembrar” evidencias y someter a tortura a varios de los involucrados, dejó su cargo para ser protegido por su amigo Enrique Peña Nieto. Fue el Estado porque, en lugar de llamarlos a testificar para esclarecer los hechos, protege a mandos y tropa militares implicados. Fue el Estado, porque desde las altas esferas del poder político, castrense y mediático se acosó y se expulsó del país al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) por derrumbar la “verdad histórica”. Fue el Estado porque, consumada la desaparición, el gobierno de Peña Nieto redujo la barbarie a un asunto “local”. Fue el Estado porque en Guerrero, el estado de la República donde el Ejército es el auténtico poder, en vez de disminuir, prospera la siembra, cosecha, procesamiento y distribución de mariguana y amapola. Y mientras no aparezcan todos los 43 jóvenes de la Escuela Normal Isidro Burgos, mientras siga el encubrimiento, la conclusión seguirá siendo la misma: Fue el Estado. Esto lo escribí en septiembre, en ocasión del quinto aniversario de la tragedia que nos sigue avergonzando como nación. Y más allá de las interpretaciones o la textualidad de lo que dijo Andrés Manuel López Obrador, el nuevo jefe del Estado mexicano, y mientras siga la impunidad de Estado, sigo pensando lo mismo: Fue el Estado.