SHCP

Impuestos por servicios digitales

El pago de impuestos de las empresas de Internet creció 915% en 2020. Fue el régimen fiscal que más crecimiento tuvo en el año.
miércoles, 26 de mayo de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– El pago de impuestos de las empresas de Internet creció 915% en 2020. Fue el régimen fiscal que más crecimiento tuvo en el año. Se trata de las empresas residentes en el extranjero sin establecimiento permanente en México, o sea, las plataformas digitales de streaming, movilidad, entrega de alimentos u hospedaje.

El Informe Tributario y de Gestión del cuarto trimestre de 2020 de la SHCP reveló que las plataformas de Internet pasaron de aportar 595.1 millones de pesos en 2019 a 6,040.8 mdp en 2020. El crecimiento fue de 5,445.8 millones de pesos adicionales para el fisco.

La Secretaría de Hacienda propuso en la Ley de Ingresos y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2020 que las plataformas de Internet pagaran los impuestos al Valor Agregado (IVA) y Sobre la Renta (ISR).

La medida del Secretario de Hacienda, Arturo Herrera, fue acertada e incluso visionaria, porque nadie se imaginaría que tendríamos una pandemia y que la economía digital se detonaría, con enormes beneficios para los negocios, la población confinada en sus hogares y la recaudación fiscal.

En su momento, Hacienda fue clara al señalar que no se trataba de un nuevo impuesto digital, sino de que las plataformas digitales y sitios de Internet de servicios intangibles como descargas de video, música o de intermediación, comenzaran a pagar el IVA y el ISR como cualquier otra empresa, bajo el principio de equidad: los contribuyentes en circunstancias similares deberían soportar una carga tributaria similar.

El rápido avance tecnológico y la innovación transformaron la manera de hacer negocios. Actualmente, millones de usuarios consumen productos y servicios a través de plataformas digitales o sitios de Internet. En México, de acuerdo con el Inegi, en 2019 el valor agregado generado por el comercio electrónico fue equivalente a 6% del PIB. Cada año se incrementa un punto porcentual el valor del comercio digital al PIB.

El crecimiento de la economía digital se atribuye a las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y la conectividad. Hacienda identificó un bajo cumplimiento fiscal por la prestación de servicios digitales proporcionados por proveedores no residentes en el país y un área de oportunidad en materia recaudatoria al gravar las plataformas digitales.

También reconoció competencia desleal de las grandes plataformas de Internet extranjeras contra los proveedores nacionales de servicios digitales, los cuales sí estaban obligados a pagar el IVA por los servicios prestados a los consumidores. Actualmente, más de 50 países contemplan medidas tributarias para la economía digital.

Al ser plataformas innovadoras, sus modelos de negocio se basan en datos. Como funcionan sobre Internet y mediante tecnologías de acceso, pueden operar globalmente sin tener oficinas en cada país. Al ser empresas extranjeras, los usuarios importan los contenidos digitales o descargas. De ahí que Hacienda haya definido un régimen especial para estas plataformas que operan en otros países pero ofrecen servicios digitales en México.

Hacienda las obligó a registrarse en un listado de proveedores de servicios digitales ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT). Al primer trimestre de 2021 había 86 plataformas registradas, entre ellas Airbnb, Amazon, Apple, Coursera, Claro Video, Didi, Facebook Payments, HBO, Huawei Services, LinkedIn, Nintendo, Uber y Zoom.

También las obligó a cobrar en el precio de sus servicios el IVA. A proveer información al SAT sobre el número de transacciones y el registro actualizado de clientes en el país. A calcular, retener y enterar mensualmente el IVA al contenido digital. Cuando lo solicite el cliente, proporcionar vía electrónica un comprobante o factura con el IVA desglosado. Designar ante el SAT un representante legal y un domicilio para efectos de notificación y vigilancia del cumplimiento de las obligaciones fiscales.

Las empresas de Internet ofrecen múltiples servicios no sólo útiles sino que ya forman parte de nuestra vida cotidiana como consumir contenidos audiovisuales y musicales vía streaming, solicitar un vehículo particular, pedir alimentos a domicilio o comprar cualquier producto en línea a través de los centros comerciales virtuales.

La pandemia propició que esos y otros servicios digitales sean aún más relevantes y cada vez más aceptados.

El pago de impuestos era una medida necesaria y justa porque las grandes plataformas digitales sin residencia nacional ya tuvieron tiempo suficiente para crecer, consolidarse y expandirse.

Una vez más se demuestra que las plataformas de Internet generan beneficios tangibles a los usuarios, la economía y el tesoro público. Pero este bienestar digital no ha sido resultado de políticas públicas.

Hacienda ya sabe que las plataformas de Internet generan riqueza e impuestos para que el Estado proporcione servicios públicos a la población.

Si en su primer año de vigencia los ingresos tributarios por los servicios digitales fueron un éxito, Hacienda debería comprometerse activamente en la promoción de la economía y el ecosistema digitales. Faltan estímulos a la innovación, los emprendimientos digitales, las startups y las empresas de Internet locales.

También falta un compromiso de Hacienda con estimular la inversión en telecomunicaciones, el despliegue de la infraestructura de banda ancha, la cobertura y el acceso universal a Internet, para que más mexicanos adopten las tecnologías de acceso a Internet, consuman más servicios digitales y Hacienda pueda recaudar más impuestos.

Twitter: @beltmondi

Más de

Comentarios