La industria cultural y la Alianza del Pacífico

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En su participación en el Foro Internacional de Industrias Creativas Digitales, realizado hace unos días en Guadalajara, Jalisco, con representantes de las naciones de la Alianza del Pacifico: Colombia, Chile y Perú, el delegado de México, Ernesto Miranda, aseguró que nuestro país ha sido precursor en estos temas y ensalzó esa integración económica regional. En opinión del funcionario, los mexicanos hemos sido pioneros en la creación de instancias de medios alternativos y digitales como el Centro Multimedia, el Laboratorio de Arte Alameda y el Centro de Cultura Digital: “Quienes trabajamos en cultura estamos conscientes que si estas iniciativas no las planeamos a largo plazo será difícil conocer el impacto que estas políticas tienen en la sociedad. Por ello, también es importante una integración regional como el de esta Alianza del Pacífico para compartir buenas prácticas en este tema”. Según un comunicado de la Secretaría de Cultura (SC), el también coordinador de la Agenda Digital habló del apoyo que esa entidad fundada en 2015 da a las industrias creativas a través de dependencias como el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), el Nacional de Bellas Artes (INBA) y el Instituto Nacional de Derecho de Autor. Además de recordar que la opinión del experto en temas digitales, Jorge Bravo, de Mediatelecom, va en sentido contrario pues afirmó en una entrevista con el semanario Proceso, que la SC no ha logrado a la fecha estructurar una Agenda Digital, se debe decir que las alianzas económicas regionales no han resultado beneficiosas para México. La Alianza del Pacífico está buscando acercamientos con Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Singapur, para tratar de rescatar el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés) que fue abandonado por Estados Unidos. El secretario de Economía, que ha ignorado las demandas de sacar a la industria cultural del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), respondiendo que los problemas de la cultura se resuelven con “política interna”, ha declarado que la integración de las cuatro naciones podría ser una alternativa al TTP. Focos rojos Los focos rojos ya están encendidos en la comunidad cultural que sigue atenta a la renegociación del TLCAN pues además de golpear a la cinematografía nacional impacta a la industria cultural en general porque “está transversalmente en todos los capítulos, desde trato nacional, medidas de emergencia, reglas de origen, propiedad intelectual”, advierte el cineasta Víctor Ugalde. Pero también frente a esta nueva alianza regional porque, agrega, está pendiente un trabajo muy fuerte y urgente para reestructurar las leyes que fueron afectadas con la creación de la Ley General de Cultura y Derechos Culturales y armonizarlas con las obligaciones internacionales, y analizar sus impactos: “Son obligaciones urgentes porque México está coqueteando con el TPP. Canadá dijo ya que sí le entra, pero en este acuerdo las condiciones de negociación son peores para México, es una renuncia, ya no a temas económicos, es una renuncia a la soberanía política.” Explica que cuando México se incorporó a las negociaciones del primer TPP Estados Unidos le impuso como primer punto para su ingreso que aceptara lo que el resto de los países ya tenía negociado, y como punto dos, que si había un tema que conviniera a Estados Unidos y Japón, México no podía negarse. Para él, admitiendo que son palabras “tremendísimas”, esa negociación es “como una traición a la patria”, porque ahora no importa quién gane la Presidencia, si Andrés Manuel López Obrador, de la coalición “Juntos Haremos Historia”, Ricardo Anaya, de la coalición “Por México al Frente”, o la independiente Margarita Zavala, pues tendrán “un mínimo de margen de maniobra” en el asunto. En realidad, hasta ahora el único candidato que ha hablado de la posibilidad de excluir al cine del TLCAN es López Obrador. En el sitio de internet del Proyecto 18, donde expone su propuesta para gobernar el país, señala textualmente, tras asegurar que se buscará un incentivo fiscal para los exhibidores que garanticen un mínimo de 35% de cine nacional en pantalla: “También se buscará que el cine nacional sea excluido del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, porque nuestro cine debe ser protegido para que se pueda garantizar su exhibición”. El documento se remite a la experiencia de Francia en la protección de su industria con la llamada “excepción cultural”, como lo ha hecho también Canadá. En el Foro Internacional de Industrias Creativas Digitales participó también Jorge Sánchez Sosa, director de Imcine, entre otros funcionarios.

Comentarios

Otras Noticias