En la cocina de Pati Jinich, chef mexicana reconocida en EU

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Reconocida este 2018 por los Premios James Beard, considerado como el Óscar de la gastronomía estadunidense, la chef mexicana Patricia Jinich, residente del Instituto Cultural Mexicano en Washington, D.C., desde 2007, inició este septiembre una nueva temporada de su programa de televisión Pati’s Mexican Table. La chef, que se fue a Estados Unidos a estudiar Ciencias Políticas y cambió su carrera por la cocina mexicana cuenta a la agencia Apro que pudo más el peso de la nostalgia “y sentir el jaloneo de mis raíces”, así como la necesidad de explicar a los extranjeros lo bello y diverso que es México, lo que la hizo iniciar el proyecto gastronómico mediante el cual difunde por la televisión la multiplicidad de platillos mexicanos: “Claro que la transición no fue fácil. Ha sido un enorme reto ser al mismo tiempo productora ejecutiva y conductora de Pati’s Mexican Table, crear un proyecto que fuese aceptado por PBS -una cadena estadunidense con programación en inglés y lineamientos muy exigentes; lograr como mexicana ser aprobada como la locutora, con mi acento y todo lo que conlleva; buscar patrocinadores que vieran el valor del proyecto; encontrar una casa productora que no cayera en estereotipos; abrir mercados internacionales para la serie; así como construir una plataforma de redes sociales que acompañe el programa para crear una comunidad sólida de gente que aprecie y valore el contenido”. Para Jinich, el reconocimiento recibido como mejor chef y anfitriona de la televisión, por la Fundación James Beard -que entrega los premios gastronómicos desde 1990-, no es sólo para su labor o la de su equipo: “Significa un reconocimiento a la gastronomía mexicana y a todos los mexicanos que trabajamos en el mundo de la cocina alrededor del mundo. Acepté este honor como un reconocimiento de todo lo que nuestra gastronomía, cultura y gente, a través de nuestro trabajo, aportamos a las mesas, a las cocinas, a la vida de la gente que toca un plato de comida mexicana, o preparada por mexicanos, o con ingredientes mexicanos.” El programa televisivo cuenta con 31 millones de televidentes sólo en Estados Unidos, dijo, pero se transmite también en Australia, Canadá, India, Japón, Emiratos Árabes, Polonia, y el sureste de Asia, donde suma 31 millones de seguidores. A partir de este 2018 puede verse en On-demand en línea en Amazon en México, Latinoamérica y Reino Unido. --¿Qué opina de que mientras en México somos invadidos cada vez más por las cadenas de fast food, su programa tenga tantos seguidores en EU? --Es verdad que cada vez hay más cadenas de fast food. Pero a la vez, hay cada vez una demanda más fuerte por parte de los consumidores para que esas cadenas ofrezcan un mejor producto y rindan cuentas de qué es lo que están ofreciendo. La gente quiere estar cada vez más atenta a qué es lo que come, qué es lo que traen a sus cocinas y le dan de comer a sus familias. Por eso, en cierta manera no me sorprende que mi serie se haya vuelto tan popular pues se enfoca a mostrarle al público que hay detrás de nuestra comida. La audiencia internacional se fascina con nuestra riqueza cultural, por nuestras recetas que han pasado de generación en generación, no por décadas ni siglos, sino miles de años. Que tengamos ingredientes con tanta riqueza nutricional, sabor excepcional y un capital cultural enorme. “La gente busca cada vez más darle un sentido a sus vidas y la comida se ha vuelto fundamental. El sentarte a la mesa a comer, no solamente para dar energía a tu cuerpo, sino para festejar, para celebrar, para acompañar y consentir, para transmitir y dejar un legado familiar, tiene cada vez más importancia. Saber que lo que comemos es bueno para nosotros, y además de dónde viene, conocer el proceso con el que se planta, se recoge, se produce, se consume, es cada vez más elemental. Y los mexicanos en eso sí que nos lucimos”. La chef fue galardonada en 2014 y 2016 con el premio Imagen por su programa televisivo, y había sido nominada en dos ocasiones por los James Beard como programa “destacado”. En 2016 también fue nominada al premio Daytime Emmy. En 2014 fue invitada por el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para preparar la cena de celebración del Cinco de Mayo. --¿Cómo fue su experiencia al haber cocinado para Obama? -- Cocinar en la Casa Blanca para el expresidente Obama sin duda ha sido uno de los momentos más emocionantes en mi vida profesional. En las palabras que dijo esa noche, no sólo reconoció mi labor como mexicana, como mujer, como migrante en los Estados Unidos, sino también el rol de todos los mexicanos y nuestro trabajo en ese país. Además, es un hombre que en verdad aprecia y quiere a la cultura y la gastronomía mexicana. “Para mí es un orgullo poder abrir puertas en diferentes lugares y con diferentes personajes. Es una gran oportunidad de seguir construyendo puentes y no muros.” Opinó también sobre el James Beard: “Es irónico que durante la presidencia de Donald Trump, Pati’s Mexican Table haya ganado estos premios. Por ello es grandísimo mi entusiasmo por el inicio de mi séptima temporada, ya que aborda temas relevantes en estos momentos: explora la vida, la comida y la cultura en la frontera, arrancando en nada más y nada menos que el muro que separa Tijuana y San Diego. Muestra el otro lado de la moneda: la gran colaboración entre lo que hoy se reconoce como CaliBaja. Una región enorme de California en EU y los estados de Baja California y Baja California Sur, en México, con una gran colaboración en nuevas industrias compartidas, en inspiración y redefinición de la gastronomía de la Península de Baja California. De un México fronterizo, lleno de historias fascinantes y comida espectacular que está en constante redefinición e innovación.” Sobre la actitud de Trump hacia los mexicanos: “Sin duda, es una gran ironía que específicamente ahora, con este ambiente político tan dividido y con un tono tan agresivo, triunfe un programa que en su totalidad se dedica a resaltar el rol de la gente, la cultura, los destinos y la gastronomía mexicana. Es en verdad increíble que, en este momento, en el cual la gastronomía mexicana está navegando su ola más alta de popularidad en la historia a nivel internacional, exista este tono. Y me parece la ola va a crecer, porque a pesar de esta politización y agresión, al mismo tiempo, el público de ambos campos de la política americana muestra cada vez más hambre por comer más comida mexicana, por incorporar ingredientes mexicanos en sus cocinas, por consumir lo latino en la moda y los medios, por contagiarse de nuestro sazón, hospitalidad y sentido del humor. “No hay una ciudad en los Estados Unidos a la cual haya viajado, y he ido a más de 60, en donde no haya encontrado un restaurante de comida mexicana. Y así es en todo Estados Unidos ya sea en los supermercados, puestos o restaurantes. No hay quien no conozca lo que es un taco. Elementos tan importantes de nuestra gastronomía y cultura se han convertido en parte del mainstream americano. Puedes toparte con cantidad de gente que clama por un muro y porque se vayan los migrantes mexicanos, pero quieren su taco en #Taconight y su guacamole en el Súper Bowl. --¿Qué se puede hacer para que en nuestro país se reconsidere el valor de la gastronomía y sobre todo de la cocina tradicional mexicana? --Me parece que los esfuerzos tanto de la sociedad civil, como de los gobiernos a nivel estatal y federal han sido sin precedentes. Más que se comience a hacer, opino que se debe continuar lo empezado. Los festivales locales, estatales, federales que celebran los diferentes ingredientes, regiones, festividades. Las iniciativas de turismo gastronómico, tanto dentro de México como a nivel internacional, han sido increíbles. Por supuesto que siempre se puede y se debe de hacer más, pero considero que esta última década ha tenido unos logros impactantes”.

Comentarios

Otras Noticias