Condena, repudio e indignación generalizados

domingo, 29 de abril de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Agrupaciones de periodistas de diversos estados del país, organizaciones no gubernamentales (ONG), de defensa de la libertad de expresión y la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, condenaron el asesinato de la corresponsal de Proceso en Veracruz, Regina Martínez, y exigen a las autoridades el esclarecimiento del crimen. Representantes de organizaciones de defensa de la libertad de expresión que acudieron esta tarde a la manifestación en la Ciudad de México en repudio por el homicidio, exigieron a las autoridades su esclarecimiento y señalaron que este crimen pretende acallar las voces de todos los periodistas. Varios de ellos la recordaron como una periodista comprometida con la verdad. Mike O’Connor, representante en México de la organización basada en Nueva York, Comité de Protección a Periodistas, cuestionó: “En Veracruz ya van cinco asesinatos en un año. No sabemos si los casos están de alguna manera vinculados y tampoco por qué el gobierno no los puede esclarecer. Pregunto: ¿Está metido de alguna manera? ¿Protege a algunas gentes o funcionarios o a gente del crimen organizado? ¿Cuántos periodistas más van a seguir esa suerte? ¿Cuántos más y por qué?”. Señaló que le corresponde al Estado esclarecer estos crímenes y no únicamente hacer pronunciamientos, comunicados o promesas falsas. La presidenta de la Casa de los Derechos de los Periodistas y representante del sindicato de trabajadores de La Jornada, Judith Calderón, criticó al Estado por no garantizar la libertad de expresión, lo cual afecta no sólo a los periodistas, también el derecho de los ciudadanos a estar informados. “Este año con Regina ya son cuatro los periodistas asesinados, y a eso hay que sumarlo las agresiones y los ataques contra los medios”, señaló. La corresponsal en México de la organización internacional Reporteros Sin Fronteras, Balbina Flores, destacó que Regina Martínez era una periodista que manejaba una información veraz, confiable y comprometida, que aportaba datos para documentar crímenes contra sus colegas en esa entidad. Indicó que, además del alto número de asesinato, en Veracruz se registra el mayor número de periodistas que han huido, sólo el año pasado registraron 14. “El mensaje que se da con este tipo de asesinatos es contundente: silenciar a los periodistas, En Veracruz los periodistas se saben desprotegidos, tienen miedo, no creen en la autoridad, se saben abandonados porque ni siquiera el gobierno federal emite alguna reacción cuando han matado a periodistas. Eso refuerza el mensaje que les dan para que no se muevan”, comentó. La relatora para la Libertad de Expresión de la Comisión de Derechos Humanos del DF, Laura Salas, urgió a que se investigue el homicidio y consideró inadmisible que se quede en la impunidad, ya que la falta de investigación propicia que estos crímenes se repitan. “Llamamos al gobierno estatal y federal para que no se escuden en la falta de legislación para no atraer el crimen. Si no investigan, están violando derechos y no responderán adecuadamente a esta situación”, señaló. Por su parte, Gerardo Sauri, secretario de Promoción de Derechos Humanos e Incidencia de la CDHDF, señaló que es muy fuerte para la sociedad y al gremio periodístico la pérdida de Regina Martínez, a quien recordó como una periodista comprometida por los derechos humanos y cercana a las organizaciones sociales y a temas de investigación como los derechos de la infancia. El experimentado periodista José Reveles la recordó como “un ejemplo de profesionalismo. Se trata de una excepcional periodista muy profesional, muy valiosa, consciente, comprometida que siempre hacía su trabajo correctamente”. Entre los asuntos en los que pidió apoyo a Regina fue la violación y el asesinato de la indígena Ernestina Ascensio, de Zongolica, y la influenza en Veracruz. Criticó al gobierno estatal por difundir que, además del asesinato, Martínez sufrió un robo lo que denota el sesgo del gobierno para darle carpetazo a la investigación y “no irse al fondo del asunto”. Horas antes, en Chiapas, la Fundación para la Libertad de Expresión (Fundalex) consideró que tras la muerte de Regina Martínez, “la democracia está de luto ante el clima de violencia e impunidad que ocurre contra los comunicadores en México”. En una misiva, el organismo no gubernamental, expresó que cualquier palabra de condena, indignación y exigencia tras el asesinato de la reportera podría parecer infructuosa, máxime cuando ha ocurrido en la entidad considerada entre las zonas más riesgosas para ejercer la práctica del periodismo a nivel mundial en la etapa reciente. Por su parte, desde Chiapas, la Red de Defensoras del cual forma parte el Grupo de Mujeres de San Cristóbal de las Casas condenó el crimen y exigió se castigue a los responsables y no sea un caso más que quede en la impunidad en México. Martha Figueroa Mier, coordinadora del Grupo de Mujeres de San Cristóbal de las Casas, dijo que no queda más que seguir sumando e indignarse ante este nuevo caso. “Difundimos para organizar y convocar a acciones para exigir justicia y alto a la impunidad. Para qué sirven las leyes que impulsamos si nacen junto con crímenes a las mujeres, a periodistas, a defensoras”, dijo Figueroa Mier. En la red social de Twitter, el organismo internacional con oficina en México, Artículo XIX, expresó su solidaridad con los familiares, amigos y colegas de Regina Martínez. “El asesinato de Regina Martínez, es el último caso de una larga lista de agresiones en contra de la prensa en Veracruz”, dijo Artículo XIX en su cuenta @article19mex En Morelos, Veracruz y Puebla, periodistas repudiaron el asesinato a través de cartas, comunicados y protestas pacíficas. Durante una protesta realizada en la glorieta de “La Paloma de la Paz”, ubicada en el acceso norte de la ciudad de Cuernavaca, más de una docena de reporteros se manifestaron con pancartas y lanzaron consignas, entre ellas: “Con la sangre no se callan las ideas” y “¿Si no están los periodistas; entonces quién informa?”. Los periodistas morelenses leyeron un comunicado en el que condenaron cualquier atentado a la libertad de expresión, así como los atentados al libre ejercicio de la profesión periodística, “y desde Morelos exigimos al gobierno el inmediato esclarecimiento del crimen de nuestra compañera Regina Martínez, con una investigación apegada a la verdad”, indicaron. Exigieron castigo a los responsables materiales e intelectuales del crimen de la periodista, quien fue localizada ayer asesinada en su casa, ubicada en la ciudad de Xalapa. Asimismo, pidieron a las autoridades federales el cumplimiento “de la promesa” para establecer mecanismos y protocolos de seguridad para la protección de los periodistas. El comunicado de periodistas de Morelos está suscrito por: Juan Antonio Ayala, Tlaolli Preciado, Oswald Alonso, Carlos Quintero, Miguel Guerrero, Aidé Galicia, Javier Omaña, Jorge Juárez, Jesús Castillo, Alejandro López, Carlos Olaf, Víctor Osorio, Emilio Escobar, Máximo Credio y Uriel Gómez. Periodistas veracruzanos también se unieron al reclamo de justicia y exigieron al gobierno federal y estatal investigar el crimen para que no quede impune. En una carta dirigida al presidente Felipe Calderón, al gobernador Javier Duarte, a la procuradora de la República, Marisela Morales y al procurador de Justicia de Veracruz, Amadeo Flores Espinoza, los periodistas se dijeron indignados por el crimen. Señalaron que de estos homicidios tienen ya conocimiento organismos internacionales como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH). “Por ello es que nos preguntamos qué está pasando con nuestras instituciones y con el esclarecimiento de los crímenes, por eso exigimos justicia y la entrega de resultados”, dice la carta firmada por un grupo de 39 comunicadores veracruzanos, entre los que se encuentran Norma Trujillo Báez, reportera de La Jornada Veracruz; Guadalupe López Espinoza, El Heraldo; Rodrigo Soberanes de CNN, Alberto Morales García de la Revista Multigráfica, Pablo Jair Ortega de Enlace Veracruz 212, Javier Hernández Alpizar de Política, Emilio Cárdenas Escobosa de Crónica del Poder e Itzel Villa, Agencia Imagen. En el mismo sentido se pronunció el Club de Periodistas de México delegación Veracruz en una carta en la que manifiestan a las autoridades federales y estatales su más enérgica protesta por la muerte de Regina Martínez. El Puebla, periodistas y organizaciones civiles se reunieron esta tarde en el Zócalo para manifestar su indignación por el asesinato y para exigir a las autoridades que este crimen no quede impune. Convocados vía Twitter por el Colectivo Puebla, los reporteros colocaron cartulinas y pusieron en el piso sus cámaras fotográficas en señal de protesta. “¡Que informar deje de costarnos la vida! ¡Basta de Impunidad!”, “No comisiones especiales, atrapen a los culpables”, “El silencio también mata”, decían los carteles. Mario Martell, del periódico Intolerancia, dijo que el asesinato de la corresponsal de Proceso se suma a un clima generalizado de violencia que vive el país y que incluye amenaza a las mujeres, a los defensores de derechos humanos y a grupos indígenas, entre otros. Recordó que Regina Martínez se destacó por su trabajo periodístico objetivo y combativo, que incluyó temas como el caso de la indígena de la sierra de Zongolica, Ernestina Ascencio, que fue violada por militares. Martín Hernández, reportero de la Jornada de Oriente, aseguró que un crimen contra un periodista es contra todos los que ejercen esta profesión, por lo que convocó a los medios de puebla a solidarizarse para que este tipo de crímenes no queden impunes y no se reproduzcan. Condena CDHDF el homicidio La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal condenó el asesinato Regina Martínez. Señaló que este delito exige ser atendido e hizo un llamado a las autoridades competentes para que agoten la línea de investigación de los hechos relacionados con las labores de la corresponsal de Proceso en Veracruz “De acuerdo con informes de organizaciones como Artículo 19, en cuatro de cinco crímenes de periodistas en Veracruz, anteriores al ayer de Regina Martínez, no hay un sólo detenido. Ello habla del nivel de impunidad imperante en el estado. La CDHDF reitera que es obligación del Estado mexicano investigar estos homicidios de manera eficaz y eficiente, para así determinar sus causas y sancionar a los responsables como parte de la protección del derecho a la vida”, estableció en un comunicado. La comisión señaló que debido la carencia de adecuadas investigaciones y la impunidad en los asesinatos de periodistas configuran una violación del derecho a la libertad de expresión en su dimensión individual y social, y propicia la repetición de los mismos. “Las autoridades responsables de las investigaciones deben garantizar, conforme al estándar de debida diligencia, la rigurosidad y competencia en la práctica de diligencias indispensables para el pleno esclarecimiento de los hechos y en la identificación, orden, recolección y custodia de las pruebas”, exigió. (Con información de Marcela Turati, Isaín Mandujano, Ezequiel Flores y Gabriela Hernández)

Comentarios

Otras Noticias