Defensores de migrantes condenan el asesinato de Regina

martes, 1 de mayo de 2012
MÉXICO, D.F., (apro).- El Movimiento Migrante Mesoamericano y el Refugio para Migrantes de Tenosique, Tabasco, manifestaron su repudio por el asesinato de Regina Martínez, corresponsal de Proceso en Veracruz, y expusieron su desconfianza sobre el resultado de las investigaciones que llevan a cabo las autoridades estatales. “Regina es una víctima más de esta guerra. ¿Quién la mató? No lo sabemos con exactitud y es arriesgado señalar culpables; pero tampoco podemos dejar de mencionar que su voz, su compromiso con la verdad, su profesional tesón en informar, paradójicamente fueron las ‘causas’  de su cobarde asesinato. “Por supuesto que también nos sumamos a la voz de Proceso: “No les creemos”, no creemos que habrá justicia pronta y expedita, ni creemos que ninguna autoridad se empeñará en esclarecer el crimen; pues a más de alguno de ellos, les conviene no llegar a la verdad”, expresaron ambas organizaciones a través de una carta. La misiva, suscrita por Fray Tomás González Castillo, quien ha sido varias veces perseguido por defender a los migrantes, expresa sus condolencias para la familia de Regina –de quien conocieron “su trabajo y su compromiso con la verdad”, a sus compañeros de trabajo en la revista Proceso, a los Defensores de los Derechos Humanos y de Periodistas y a toda la sociedad. “El asesinato de Regina, como bien lo señala en su postura Proceso, no es un hecho aislado, desafortunadamente estamos frente a un país totalmente minado; brotan a diario ríos de sangre por las víctimas de la guerra en la que nos tienen sumidos el gobierno y el crimen organizado; los gritos de las y los familiares de los desaparecidos son cada vez más tumultuosos; personas migrantes con las que se han cometido, con permiso de las autoridades, todo tipo de crímenes y masacres; estudiantes, cuya inconformidad y protesta es criminalizada y castigada utilizando el sistema penal para intimidarlos; obreros dejados a la intemperie por las políticas neoliberales aplicadas a los que menos tienen”, indica. Fechada en Tenosique, la carta agrega que la defensa de los defensores de los derechos de los migrantes está irremediablemente unida a la defensa de la libertad de expresión y de los periodistas, porque son quienes han acompañado en situaciones de peligro real y por quienes la historia migrante ha permeado y se ha dado a conocer nacional e internacionalmente. “Sin Ellos, nuestro trabajo y la situación de los transmigrantes en México, no tendría resonancia social”.

Comentarios

Otras Noticias