Rumbo a la prohibición del automóvil

lunes, 20 de octubre de 2008
México, D F- ¿Compraría un auto si le advirtieran que en 10 años pasará el doble de su tiempo en el tráfico? La inviabilidad de los vehículos motorizados está llegando a niveles críticos, al grado tal que cualquier construcción de avenidas o ampliación de carriles ya resulta inútil A esa conclusión llega Adriana Lobo, directora general del Centro de Transporte Sustentable (CTS) de México, quien inquiere: "Vamos a suponer que los gobiernos tuvieran dinero infinito, quitemos la restricción del dinero Vamos a decir que pudiéramos construir todo lo que quisiéramos construir de vialidad para que los automóviles circulen adonde quieran La pregunta es ¿cómo hacerlo sobre una ciudad ya construida?" La respuesta de los gobiernos ?acota la académica nacida en Brasil?ha sido la construcción de segundos pisos, túneles o estacionamientos subterráneos Estas medidas, contrario a lo que pareciera, tienen un tiempo de utilidad casi nulo en comparación con el incremento de la compra de automóviles En una proyección del CTS, se calcula que de los 2 millones 300 mil automóviles que circulan en la ciudad de México actualmente, en 2030 la cifra se elevará a 7 millones de coches Este número es equivalente a la tercera parte de la población del Distrito Federal - ¿Cuál es el panorama que le espera a la ciudad de continuar esta tendencia? - ¡Imagínese circular por Periférico con el doble de automóviles que hay hoy! Pudiera darse el extremo que la gente se de cuenta que su vida se hace inviable y comience a tomar medidas más drásticas, como cambiar de horarios de trabajo, no es nada esperanzador - ¿Podemos hablar de un cambio de migración, de urbana a rural? - Se puede notar que ya hay gente que no tiene gusto por vivir en la ciudad, lo grave sería que se despoblaran las ciudades por la baja calidad de vida - ¿Hay solución? - Tenemos que crear espacios poco a poco para la bicicleta, como sistema, y tenemos que invertir mucho en transporte público muy eficiente, aumentar su red, hacerla accesible en lo físico, si un tramo de tu viaje es malo y si tienes otra opción, no lo vas a tomar "Si el primer kilómetro yo tengo que caminar en una vía sin banqueta, oscura, que me da miedo ser asaltada, y tengo miedo, yo voy a usar mi auto No te vas a exponer en términos de seguridad si tienes la posibilidad de evitarlo Eso es una inversión consistente de muchísimos años, o de bastantes años, pero lo hemos hecho por las vialidades y hemos visto que el resultado no es tan bueno Hay que cambiar la forma de vivir" Las opciones de transporte ajenas al automóvil padecen una severa crisis La directora del CTS pone de ejemplo el congestionamiento del metro, la falta de mantenimiento, las irregularidades de sus horarios, la inseguridad que lo acompaña y el desorden urbano que rodea a las estaciones Similar panorama enfrenta el resto del transporte público, cuyas deficiencias desalientan su utilización y, en sentido opuesto, animan a los ciudadanos a comprar automóviles En contrapeso, las estadísticas del CTS demuestran la inviabilidad del automóvil como transporte moderno De entrada, el promedio de un viaje en transporte público cuesta 46 pesos; mientras que movilizarse en coche se eleva a 71 pesos Más comparativos: el consumo de energía de un automóvil es 6 veces superior al del transporte público; la contaminación, 4 veces mayor Por si fuera poco, a diario se registran 46 muertes de automovilistas Lobo hace hincapié en cómo el problema de los automovilistas pasa desapercibido por los propios conductores: "Simplemente no te das cuenta, un día tardas cinco minutos más en tu traslado, después 20, después una hora" Aunque su discurso podría indicar lo contrario, la directora del CTS no se opone al uso de automóviles, sino a su regulación Viajar en automóvil sólo cuando es necesario, como transportar despensa Critica que los automóviles se hayan adueñado de las ciudades, y los gobiernos, a la vez, hayan cedido a estas máquinas, sacrificando la arquitectura y calidad de vida de los ciudadanos Bajo esta premisa, sugiere copiar estrategias europeas, como desincentivar el uso del automóvil mediante altos impuestos Agravar los estacionamientos y la circulación en horas con tráfico, son algunas propuestas Aun así, insiste en que de nada serviría esta opción si las ciudades no son resarcidas de inmediato, con un especial cuidado del bienestar del peatón en la vía pública y transporte colectivo cómodo, bien comunicado y veloz Insiste: "debemos cambiar la forma de vivir"

Comentarios