El accidente de Ramón Martín Huerta *

miércoles, 5 de noviembre de 2008
La empresa estadunidense Textron promueve el helicóptero Bell 412-EP como la aeronave más confiable en "condiciones extremas", como las de la cordillera del Himalaya, cuyos picos más altos rebasan los 8 mil metros sobre el nivel del mar Pero el 21 de septiembre un aparato de ese modelo, con matrícula XCPFI, no pudo ascender más allá de 3 mil 500 metros de altitud y acabó estrellándose contra las montañas de Xonacatlán, Estado de México, según la versión oficial del suceso que le costó la vida a nueve personas Una serie de errores revela que el titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Ramón Martín Huerta, y el comisionado de la Policía Federal Preventiva (PFP), general Tomás Valencia Ángeles, viajaron con sus acompañantes en condiciones inseguras De acuerdo con distintas versiones recabadas por Proceso entre especialistas en la materia, una de las primeras equivocaciones fue el cambio de ruta decidido por el piloto de la aeronave, el capitán Habacuc de León Galicia, quien no tenía la calificación necesaria para pilotear este helicóptero, capaz de emitir automáticamente señales de alerta hacia la torre de control más cercana Al parecer, el capitán ya había tenido otro accidente con un helicóptero 206 de la PFP que se estrelló en la carretera Ajusco-Pico del Águila En esa ocasión se abrió la "panza" de la aeronave Ni De León Galicia ni su copiloto Rafael Esquivel Arreguín pertenecían al Colegio de Pilotos Aviadores de México, institución que capacita y certifica a los pilotos de los helicópteros oficiales, como el Bell 412, que posee un sistema operativo más complejo, aunque no cuenta con dispositivo de registro de vuelo o caja negra, según el primer reporte técnico de la Secretaría de Gobernación Según información de la PFP, De León García fue patrullero de la Federal de Caminos, posteriormente realizó cursos de piloto aviador y trabajó en el helicóptero de Radio Monitor durante cuatro años antes de integrarse a la SSP Bob Leder, vocero de Bell Helicopter Textron Company, confirma a Proceso que estas aeronaves "no están equipadas con caja negra" ni otro mecanismo de grabación Leder señala que el helicóptero en el que pereció Ramón Martín Huerta fue manufacturado en Canadá y que en estos momentos "hay unos 600 helicópteros 412-EP volando en varios países, donde fueron adquiridos para transporte de personas, como ambulancias aéreas o para evacuación de enfermos o personas accidentadas en percances carreteros" La ausencia de caja negra impedirá conocer, entre otras cosas, por qué el piloto decidió tomar una de las rutas más largas para llegar al penal de máxima seguridad de La Palma El vuelo normal entre el Campo Marte y el penal dura entre 35 y 40 minutos, y se realiza en línea recta: Se sobrevuela Lomas de Chapultepec, se cruza por el Desierto de los Leones y se dirige hacia Ocoyoacac para entrar a Toluca por el lado sur -y no por el norte, como estaba planeando el piloto-, sin necesidad de adentrarse en una zona de poca visibilidad como los alrededores de San Miguel Mimiapan, municipio de Xonacatlán En otros casos la ruta más fácil es por Huixquilucan, siempre que haya una visibilidad de 100% y no se pierda comunicación con las torres de control de la Ciudad de México y de Toluca "Un piloto no puede cambiar la ruta sin comunicación con las torres de control, mucho menos en giras oficiales", comenta uno de los especialistas consultados, quien pidió reservar su identidad Sin embargo, el otro helicóptero de la PFP, piloteado por Mario Martínez, sí cambió su ruta De acuerdo con la versión televisiva, se perdió contacto con el Bell 412 EP cuando "se metió a una zona de más niebla" Según el boletín 217 de la Secretaría de Gobernación, el último contacto que se tuvo con esta aeronave (en la que viajaba Martín Huerta) fue a las 11:38 horas "Las adversas condiciones climatológicas de la ruta, que propiciaron un 'techo bajo de navegación', motivaron que el helicóptero desviara su rumbo hacia el norte, buscando mejores condiciones de vuelo", continuó la versión oficial Sin tener los resultados de una investigación precisa, Gobernación especuló: "Todo indica que el piloto perdió contacto visual con el terreno y se impactó en la parte alta del cerro con un conjunto de árboles, a los cuales derribó para abrir una brecha y chocar finalmente de frente en la zona rocosa El impacto habría ocurrido a una velocidad de crucero, lo que propició la explosión de la nave "En esas condiciones, el helicóptero se estrelló e incendió a 11 mil 200 pies de altitud en la zona montañosa conocida como Llano Largo, La Cima o Cumbre Las Peñas, cercana al poblado de San Miguel Mimiapan" Este fue el primer reporte técnico Falta el dictamen oficial de la investigación en manos de José Arroyo Valdez, director de Investigaciones de Accidentes de la Dirección General de Aeronáutica Civil El pasado jueves, en la misma dirección, hubo una reunión en la que participaron pilotos civiles y militares Según la versión de este encuentro privado, que publicó La Jornada el viernes 23, el piloto Habacuc de León García "habría solicitado instrucciones para pasar sin problemas el banco de niebla y le ordenaron que ascendiera a 12 mil pies" Uno de los participantes del encuentro le narró al reportero: "Se informa que cuando está subiendo la nave hay un flamazo adentro, que es en la parte trasera de la aeronave, a la altura del rotor de la cola" El relato contradice la versión oficial y aporta un dato que no se ha corroborado hasta el momento: 20 minutos después del despegue, el secretario particular de Ramón Martín Huerta, Eduardo Mondragón, recibió una llamada vía celular El telefonema fue anterior al reporte que los pilotos del helicóptero enviaron a las autoridades aeronáuticas Otras fuentes consultadas insisten en que la ruta tomada por el piloto llevó al helicóptero en una zona que crea un "vacío de comunicación" entre la Ciudad de México y Toluca El vocero de Textron informó que desde el jueves 22 llegó a México un "experto de seguridad" de Bell Helicopter para ayudar al gobierno mexicano en el peritaje y determinar las causas de la caída del aparato Antecedentes En la última década, por lo menos cinco helicópteros Bell 412 utilizados por dependencias oficiales han sufrido accidentes graves Uno de ellos fue comprado en 6 millones de dólares, sin licitación de por medio, cuando Wilfrido Robledo Madrid era el comisionado en la PFP Robledo fue acusado por el entonces secretario de Seguridad Pública, Alejandro Gertz Manero, de comprar de manera ilícita y a sobreprecio por lo menos 15 aeronaves, 13 camionetas Cherokee y 353 patrullas en agosto de 2000, pocos meses antes de que terminara el gobierno de Ernesto Zedillo y cuando ya se conocía el triunfo de Vicente Fox Tras la investigación de las irregularidades, en mayo de 2003, Robledo Madrid fue inhabilitado para ocupar cargos públicos por 10 años por el órgano interno de control de la PFP A pesar de esto, el excomisionado de la corporación fue designado director de Seguridad Pública y Tránsito del Estado de México por el nuevo gobernador, Enrique Peña Nieto La polémica en torno del helicóptero Bell 412 viene de varios años atrás En mayo de 2004, la Procuraduría General de la República presentó una demanda por daños y perjuicios de 6 millones de dólares contra Bell Helicopter Textron, la segunda empresa más importante del mundo en la manufactura de helicópteros La demanda incluía también a 20 exfuncionarios de la PFP y de la Secretaría de Gobernación, entre ellos el vicealmirante Wilfrido Robledo, Gerardo Cajiga Estrada -exoficial mayor de Gobernación- y los generales Pedro Huerta y José Antonio Guzmán Los helicópteros Bell fueron considerados como la "columna vertebral" de la división aérea de la Policía Federal de Caminos, que llegó a tener hasta 16 unidades Bell Helicopter tiene ventas anuales por 2 mil 200 millones de dólares y en México su principal cliente es la empresa Aeroservicios Especializados SA de CV (Asesa), que le alquila servicios de transportación aérea para Pemex Exploración y Perforación La subsidiaria de Pemex firmó un contrato con Asesa con vigencia de cinco años, que vencerá en 2008 El contrato fue tan jugoso que el 14 de marzo de 2004 Asesa compró 10 helicópteros Bell 412 EP nuevos (Proceso 1466) El director ejecutivo de la empresa, Humberto Lobo de la Garza, afirmó que esta compra convertía a su compañía en "el operador marítimo más grande en México" El comunicado de prensa de Asesa justificó así la compra de los Bell 412 EP: "La muy buena y conocida confiabilidad, el mejor ciclo de vida y costo de operación, nos permitieron la habilidad de presentar a Pemex la más sólida propuesta de servicios de helicóptero" A su vez, el subdirector de PEP, Rafael Bracho Ransom, señala a Proceso que a la paraestatal le sale "más barato" rentar los servicios de transportación aérea que comprar directamente los helicópteros Bell 412 La calificadora Fitch México señaló que Pemex es dueña de 49% de Asesa, mientras que 51% pertenece a Servicios Especializados de México, del grupo regiomontano Protexa A pesar de los promocionales de calidad y seguridad del modelo, estas aeronaves han tenido varios accidentes: El 30 de junio de 2005, un helicóptero Bell con matrícula XBYD de la Escuela de Aviación de México se desplomó e incendió en el poblado de Llano Largo En el accidente murió el piloto Luis Barrientos y resultó gravemente herido su alumno Luis Alberto Gallegos Carrillo En abril de 2003, otra aeronave de ese modelo, perteneciente a la Comisión Federal de Electricidad, se desplomó en Piedras Negras, Coahuila En diciembre de 2001, el gobernador de Puebla, Melquíades Morales, y 13 personas más, lograron salir ilesos de un Bell 412 que se estrelló contra una vivienda en el municipio de Santa Rita Sólo resultó lesionado el piloto En diciembre de 1997, otro helicóptero de la Policía Federal de Caminos se desplomó en Jiutepec, Morelos Murieron ocho personas Por supuesto, no sólo este modelo de helicóptero ha sufrido percances Tan sólo entre 2001 y 2005, la prensa registró por lo menos 13 accidentes de helicópteros de la Fuerza Aérea Mexicana, incluyendo el superhelicóptero ruso MI26, cuyo costo fue de más de 4 millones de dólares En octubre de 2004, cinco militares murieron en dos accidentes Uno fue el del helicóptero MD-53OF, matrícula 1154, de la Fuerza Aérea Mexicana, que aterrizó de emergencia debido a "condiciones meteorológicas adversas" en las inmediaciones del cerro de Santa María, en el municipio Chapa de Mata, Hidalgo El otro fue el helicóptero matrícula 1152 En enero de 2005, cinco militares perdieron la vida cuando dos helicópteros M1-17 (matrículas 1711 y 1721) chocaron en el aire y se desplomaron envueltos en llamas al retornar a la base militar de Santa Lucía, en Tecámac, Estado de México -¿Cómo queda el fuselaje de un helicóptero 412-EP cuando se estrella? -se le pregunta a Bob Leder, vocero de Textron -Así como quedó el helicóptero en el que viajaba el secretario mexicano Lo que debemos determinar son las causas del incidente, si antes de estrellarse hubo una explosión en la nave por alguna falla eléctrica o mecánica -¿Cómo quedan cuando son derribados por un proyectil? -Depende del arma con la que sea derribado En todo caso, las partes del avión se esparcen en un área de terreno mucho mayor, respecto del área donde cayó el helicóptero en el que volaba el secretario mexicano Y suena grotesco, pero así es: los cuerpos de los tripulantes, cuando un helicóptero es derribado en el aire, quedan despedazados y regados por todos lados l Este artículo se publicó originalmente en el 25 de septiembre de 2005 en el número 1508 de la revista Proceso

Comentarios