El narco mexicano en Centroamérica

sábado, 13 de diciembre de 2008
LA MESILLA, Guatemala, 12 de diciembre (apro) - En este país el escenario no se ve nada promisorio luego que los cárteles del narcotráfico mexicano extienden ya su influencia por toda la región centroamericana, según valoran investigadores de organismos no gubernamentales e instituciones académicas En entrevista, Sergio Arturo Vives Shell, del Centro de Estudios y Documentación de la Frontera Occidental de Guatemala (Cedfog), y Antonio Francisco Mosquera Aguilar, director general de investigación de la Universidad de San Carlos de Guatemala, escudriñan lo que pasa en su nación: "Si Colombia fumiga su casa y México hace lo propio, por lógica las cucarachas se vienen al centro del hemisferio, esto es pues el efecto cucaracha", considera Mosquera Aguilar, experto en ciencias jurídicas y sociales "Mi temor más grande es que (la matanza de Agua Zarca) sea sólo el inicio de una guerra, pues se pueden venir una serie de venganzas y revanchismos", dice Vives Shell Zona de impunidad Vives Shell, del Cedfog, un organismo con sede en la cabecera departamental de Huehuetenango, se dice asombrado por la capacidad de fuego de los cárteles en la frontera y por la impunidad con que se desplazan en caravanas por las carreteras de ambos países, e ironiza que "la policía nunca los ve" Asegura que es preocupante porque esos hechos se han incrementado dramáticamente, son actos "violentos marcados con saña, por su temeridad, y graves por el tipo de armas que se usan" Explica que esa región de Huehuetenango, zona marginada y pobre, los campesinos e indígenas son los menos favorecidos con las ganancias del narcotráfico, pero sí resienten los efectos de su violencia que trastoca su rutina rural Dice que esa región es sólo un "corredor del narcotráfico", y que la economía que sostiene esa zona es la cafeticultura, la ganadería y la siembra de granos básicos Eso no quiere decir que haya autosuficiencia para el consumo que requiere la población Junto con los departamentos de El Petén, Alta Verapaz, Quiché y San Marcos, Huehuetenango se ciñe sobre la línea fronteriza con México En él hay 32 municipios y, de éstos, siete son fronterizos, donde la geografía es extrema en cuanto a relieve, lo que no favorece el desarrollo rural En uno de esos siete municipios fronterizos, Santa Ana Huista, se ubica la comunidad rural donde se registro la matanza de Agua Zarca Explica Vives que Huehuetenango tiene una población estimada de un millón de habitantes, de ellos, 834% son pueblos de cien diferentes grupos étnicos y los mayoritarios son mam y canjobal; además hay otras como popti, chuj, aguacateco, acateco y otros donde los índices de pobreza son los más altos del país Un reciente informe del Cedfog, denominado "Una aproximación a la inseguridad en Huehuetenango", refiere --en cuanto a la falta de presencia del Estado y la inseguridad pública-- que en algunos municipios de Huehuetenango se contabiliza un médico por cada 30 mil habitantes y un policía para cada 5 mil, sin contar aquellas comunidades donde, de hecho, no hay autoridad estatal El documento crítico contra la Policía Nacional Civil, que no ha podido asumir su papel y es sustituida muchas veces por el propio cuerpo militar, destaca que "la incapacidad del Estado para afirmar su presencia institucional por medio de un afianzamiento territorial y político, ha llevado a distintas regiones de Huehuetenango a vivir una situación de anomia, donde la población busca formas propias de normar su vida comunal ante la ausencia de implementación de normativas oficiales" Vives subraya que el grado de pobreza y exclusión es producto de un "vacío gubernamental" que viene a ser ocupado por los grandes capos de la droga, que son encubiertos por muchas pequeñas comunidades que se benefician de las migajas económicas que aquéllos derraman Dice que en todos los departamentos que colindan con México es elevado el alto grado de pobreza, pero comparten otra situación en común: fueron los sitios que más sufrieron los efectos de la guerra en los años ochenta, pero ahora "otra guerra" se cierne sobre ellos Menciona que es del dominio público que los cárteles mexicanos de la droga ya están aquí disputándose palmo a palmo cada espacio territorial y el negocio Según él, todo ello hace que en la zona se viva con mucha inseguridad y que un Estado reducido por sus políticas neoliberales no garantiza que se recupere la región Vives no duda en señalar que las condiciones económicas, políticas y sociales están dadas para que los cárteles del narcotráfico se apoderen del país, pues el Estado no ha sabido asumir su papel, "el riesgo es latente, eminente" Todo esto es preocupante, insiste, pues ha esta sido una zona relativamente pacífica y de pronto ve incrementado abruptamente su índice de violencia "Mi temor más grande es que sea sólo el inicio de una guerra, pues luego de estos hechos se puede venir una serie de venganzas y revanchismos" Por su parte, Mosquera Aguilar, quien también fue director técnico de la Secretaría de Análisis Estratégico (SAE) de la Presidencia del 2001 al 2003, asegura que ya se veía venir esta problemática: "Lo que acontece es resultado de años de descuido de la seguridad En 2002 y 2003 se realizó un plan comprensivo para controlar la seguridad fronteriza, coordinado por el Grupo de Alto Nivel en Seguridad Fronteriza (Gansef), que coordinaba a representantes del gobierno guatemalteco con sus homólogos mexicanos", recuerda Mosquera Explica que el Gansef dejó de operar con los cambios en las instituciones de seguridad y el abandono de una política de fortalecimiento del sector Destaca que el entonces presidente Óscar Berger desmanteló la SAE, arruinó la coordinación entre los servicios de inteligencia, abandonó la vigilancia de la frontera y deterioró la capacidad de reacción policial y militar Y a diez meses del gobierno de Álvaro Colón, considera que éste también abandonó la política de seguridad fronteriza en medio de la descomposición y falta de cumplimiento de compromisos que fueron tolerados por todos: "Hoy se recoge la cosecha de la ceguera y la falta de seriedad en los compromisos de Estado" El experto revela que el narcotráfico se ha desarrollado en tres áreas en los diversos departamentos de Guatemala: primero, se registra el trasiego aéreo con total impunidad, pues el gobierno no ha cumplido con instalar radares de bajo perfil ni dotar a la Fuerza Aérea de los aviones Súper Tucano AT29 de la empresa Embraer En segundo lugar, la región se utiliza como una "gran bodega de drogas" "El gobierno de Berger tuvo una nula actividad en este sentido, con el beneplácito de las embajadas concernidas por ser territorios de destino del grueso de la droga" Y como tercer punto, advierte, está el hecho de que "en Guatemala el ?narcomenudeo? se ha combatido en la capital, pero en provincia aún se ofrece la droga a los turistas ávidos de un falso paraíso" Señala que el negocio está en manos de los grandes terratenientes locales y que la población no participa directamente en el mismo Esos capos son dueños de pistas de aterrizaje, helipuertos, fincas, transportes agrícolas blindados y una enorme plantilla de empleados a su servicio Mosquera dice que Guatemala sufre el ?efecto cucaracha? y ejemplifica: "Fumigar en las dos casas vecinas provoca la huida de las cucarachas a la casa que no ha sido fumigada El Plan Colombia fumigó al sur, la Iniciativa de Mérida hizo lo propio en el norte; luego, las cucarachas están en el centro" Asegura que la prensa guatemalteca ha registrado supuestos contratos y rompimiento de acuerdos entre la mafia local y los cárteles de la droga mexicanos "Se habla de tumbes y otras operaciones Por tumbar equivale a quitar la droga, tumbando al cargador al suelo Aparentemente todo es debido a que se interceptan los correos y transportes En el fondo, se elude indicar que los grandes terratenientes han ingresado poco a poco en el negocio" La huella del Chapo Pese al escenario, confía en que los líderes de Estados Unidos, México y Guatemala "finalmente tomen las cosas en serio y llamen a la iniciativa de la ciudadanía para unir fuerzas contra el crimen" Destaca que la presencia de los traficantes mexicanos es obvia en Guatemala y recuerda que El Chapo Guzmán fue detenido en Guatemala Dice que actualmente los desacuerdos en negocios provocan reacciones violentas: "Lo novedoso es el ánimo de hacerse notar en la prensa La violencia innecesaria es una moda, que es seguida por los criminales más bajos" Por otra parte, no ve que haya acuerdos que se concreticen entre el gobierno de México y el de Guatemala para combatir un enemigo común: "No hay evidencia de ese trabajo conjunto, por incuria de las autoridades guatemaltecas El ministro de Gobernación de Guatemala no es reconocido por su diligencia, sino por su parsimonia que linda en un carácter contemplativo" --¿Cuál es el escenario futuro que tienen sobre esta problemática, podría darse un avance de los cárteles mexicanos, una fusión con los de Guatemala, o habría un escenario de guerra por las plazas? "A nadie le conviene la guerra cualquiera que sea El futuro consiste en crear un ?narcogobierno? que utilice la demagogia para eternizar ese negocio La razón por la que avanza esta situación se encuentra en que se combate a la izquierda por todos los medios como principal ocupación de la seguridad en el país La esquizofrenia de la guerra fría aún contamina al sistema de seguridad", acusa

Comentarios