Palpable, el escenario nuclear

jueves, 18 de junio de 2009
El gobierno de Israel hace planes para atacar las instalaciones nucleares de Irán, el cual, a su vez, prepara el contraataque Pero un enfrentamiento bélico entre ambos países provocaría una tragedia humanitaria y el caos en la ya de por sí inestable región del Medio Oriente El conflicto arrastraría a Europa y Estados Unidos, cuyo presidente Barack Obama intenta alejarse de las posiciones extremistas de Israel
PARÍS? Los expertos internacionales son unánimes: Study on a Possible Israeli Strike on Iran?s Nuclear Development Facilities, denso informe de 114 páginas sobre un posible ataque israelí contra la infraestructura nuclear de Irán, publicado el pasado 14 de marzo por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés) de Washington, es la síntesis más seria y exhaustiva elaborada sobre el tema Sus autores, Abdullah Toukan y Anthony H Cordesman, dos especialistas en estrategia militar mundialmente reconocidos, recopilaron con minuciosidad toda la información disponible tanto sobre la capacidad militar de Israel y su fuerza nuclear como sobre el desarrollo de los programas nucleares de Irán y su defensa aérea Su trabajo fue arduo Desde hace 60 años Israel se niega a reconocer que cuenta con capacidad nuclear con fines militares Así elude firmar el Tratado de No Proliferación de armas nucleares, mientras actúa en secreto En realidad, ese país de escasos 21 mil kilómetros cuadrados es una auténtica potencia nuclear, además de estar repleto de armas químicas y biológicas En Irán tampoco prevalece la transparencia A pesar de frecuentes visitas de los inspectores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), nadie puede determinar dónde acaba el uso civil y dónde empieza el militar La publicación de una larga reseña del documento del CSIS por el diario hebreo Haaretz, el pasado 17 de mayo, causó conmoción en Israel y relanzó el debate sobre posibles bombardeos por parte de Irán El autor del reportaje, Reuven Pedatzur, expiloto de caza y experto en cuestiones militares del diario, no se limitó a destacar los puntos más explosivos del informe, sino que concluyó su nota con severas críticas a la cúpula política y militar de su país, lo que agudizó aún más la polémica La lectura del informe de Toukan y Cordesman provoca escalofríos En su primer capítulo, los investigadores buscan calcular cuántas bombas nucleares tenía Israel en 2008 Las cifras a las que llegan oscilan entre un mínimo de 240 bombas de 10 kilotoneladas y de 150 bombas de 20 kilotoneladas, y un máximo de 358 de las primeras y 223 de las segundas Cabe recordar que la bomba que devastó la ciudad de Hiroshima tenía una potencia de 15 kilotoneladas El inventario de los misiles balísticos israelíes con cabezas nucleares provoca también asombro Destacan tres tipos de cohetes: el más antiguo es Jericho I, que tiene un alcance de 500 kilómetros y puede transportar una bomba nuclear de 20 kilotoneladas Luego viene Jericho II Es operacional desde 1990, cuenta con un alcance de mil 500 kilómetros y su cabeza nuclear puede cargar una bomba de una megatonelada Jericho III es el último modelo Disponible desde 2002, puede recorrer entre 4 mil 888 y 6 mil 500 kilómetros y su cabeza es capaz de transportar una bomba de varias megatoneladas (unidad que equivale a mil kilotoneladas)
Blancos dispersos
La información sobre Irán llama también la atención: sus 23 instalaciones nucleares se encuentran esparcidas por todo el país La estrategia iraní es clara: jugar la carta de la dispersión para volver difícil un ataque aéreo global ¿Cuándo tendrá Irán la capacidad de fabricar su primera bomba nuclear? Los servicios de inteligencia discrepan al respecto Para los israelíes, Teherán la tendrá lista entre finales de 2009 y principios de 2013 Los estadunidenses hablan de 2013 e inclusive de 2015 ¿Qué lograron saber Toukan y Cordesman de la infraestructura iraní? Muchas y pocas cosas a la vez Reconocen que es imposible asegurar que no existen instalaciones subterráneas totalmente secretas En cuanto a las que pudieron identificar, varían su importancia y su nivel de protección Los dos expertos recalcan que 6 mil centrifugadoras ya están trabajando en Irán y que las autoridades del país planean aumentar su número a 50 mil, lo que les permitirá producir anualmente entre 25 y 30 bombas nucleares de 15 o 20 kilotoneladas Después de describir las actividades de los 23 centros iraníes, los expertos del CSIS analizan qué estrategia podría idear Israel para asestar duros golpes a la infraestructura nuclear iraní y paralizar su funcionamiento durante varios años Se impone una evidencia: es imposible bombardear sus 23 centros al mismo tiempo Intentaría golpear los tres más importantes: Natanz, gran sitio de enriquecimiento del uranio; Isfahan, el principal centro de investigación nuclear del país, y Arak, el mayor productor de agua pesada El complejo de Natanz se extiende sobre unos 204 kilómetros cuadrados La planta de enriquecimiento de uranio está enterrada a ocho metros de profundidad y protegida por un muro de concreto de 25 metros de espesor, a su vez guarecida por otra muralla de concreto A mediados de 2004 se consolidó la instalación con un techo de hormigón de varios metros de espesor, cubierto además por una capa de tierra de 22 metros Esa planta contendrá las 50 mil centrifugadoras que quiere adquirir Irán La superficie del centro tecnológico de Isfahan es de 305 kilómetros cuadrados y fue construido al aire libre, al igual que el sitio de Arak, que cubre 167 kilómetros cuadrados Escenarios de guerra
Destruir Natanz es el principal objetivo de las fuerzas armadas israelíes Según el CSIS, Israel adquirió 600 bunker busters estadunidenses en tiempos de George W Bush Se trata de bombas convencionales muy poderosas El modelo GBU-28 pesa 2 mil 268 kilos y logra atravesar seis metros de concreto y 30 metros de tierra El GB-27 es más modesto: pesa 900 kilos y destroza un muro de concreto de 23 metros de ancho Según los cálculos de Toukan y Cordesman, Israel deberá movilizar casi 100 aviones en ese operativo, equivalentes a 20% de su aviación de combate Tendrá que utilizar sus 25 bombarderos F-15 Estos serán escoltados por unos 65 F-16 que responderán ante eventuales ataques iraníes Será indispensable también recurrir a nueve aviones tanqueros para abastecer de combustible en pleno vuelo a todas estas aeronaves militares Los expertos del CSIS precisan que la fuerza aérea israelí dispone de un complejo sistema de interferencia electrónica que le permite obstruir las redes de comunicación y los radares de sus enemigos Ese sistema dio muy buenos resultados en septiembre 2007 durante el bombardeo del sitio nuclear de Dayr az-Zawr, en Siria La defensa de ese país fue incapaz de detectar a los bombarderos israelíes Pero en el caso de Irán, la situación podría ser más compleja Primer problema: ¿Qué ruta aérea escoger? Habría tres posibilidades La ruta del norte implica sobrevolar la frontera entre Siria y Turquía antes de penetrar en Irán La ruta central es la más directa, ya que "solamente" atraviesa Jordania La ruta del sur fue la que usó la aviación militar israelí en 1981 para destruir el reactor nuclear Osiris de Irak Sobrevuela la frontera con Jordania, atraviesa Arabia Saudita, Irak y eventualmente Kuwait Los dos últimos corredores, según el CSIS, tendrían un costo político demasiado alto para Israel Conforme al tratado de paz con Jordania, las autoridades israelíes deben pedir autorización para usar el espacio aéreo
de ese país y Amán nunca aceptaría En cuanto a Arabia Saudita, Kuwait e Irak, Israel no puede darse el lujo de violar sus respectivos espacios aéreos Sólo queda la ruta del norte Es la favorita de los sectores políticos y militares más recalcitrantes de Israel que se encuentran actualmente en el poder Pero puede resultar sumamente arriesgada, afirman Toukan y Cordesman La aviación militar de Irán, que cuenta con 158 aviones de combate, es bastante obsoleta, pero de todos modos podría crear problemas a los bombarderos israelíes Más temible es su amplio arsenal de misiles antiaéreos que rodean sus instalaciones nucleares Toukan y Cordesman confiesan que no pudieron comprobar si Moscú ya entregó a Teherán su modernísimo Antey-2500 Mobile SAM Se trata de un sistema de defensa antiaérea de una sofisticación extrema, cuya descripción técnica ocupa cuatro páginas del informe Al respecto, los dos investigadores enfatizan que si Irán ya dispone del Antey-2500 Mobile SAM, los israelíes deberían pensarlo dos veces antes de lanzar su aviación militar contra la infraestructura nuclear de ese país Aseguran que el sistema ruso de defensa aérea podría aniquilar entre 20 y 25 aviones de guerra israelíes En ese caso Tel Aviv debería "limitarse" a utilizar sus baterías de misiles balísticos Jericho El CSIS parte de la hipótesis de que las autoridades israelíes no los equiparían con bombas nucleares, sino con sus más poderosas bombas convencionales, pero expresa dudas sobre la precisión de sus ataques La destrucción de la infraestructura subterránea de Natanz requiere de una precisión casi quirúrgica, porque implica alcanzar puntos de sólo algunos metros cuadrados Según los cálculos de los expertos, se necesitarían por lo menos 40 Jericho III para arrasar Natanz, Arak e Isfahan El informe del CSIC toca además otro problema espeluznante ante otro blanco probable, el reactor nuclear de agua presurizada de Bushehr Este sitio está ubicado muy cerca de las orillas del Golfo Pérsico y rodeado por Kuwait, Bahrein, Qatar y Arabia Saudita Destruirlo podría desembocar en una gigantesca tragedia tanto en Irán como en las monarquías del Golfo, que serían contaminadas por vientos radioactivos Escriben Toukan y Cordesman: "Cualquier ataque contra el reactor nuclear de Bushehr provocaría la muerte inmediata de miles de personas que radican en ese sitio o en zonas contiguas En el corto plazo causaría miles de muertes más por cáncer Dependiendo de la densidad de la población en el área donde se esparza la contaminación, las personas afectadas por cáncer mortal se podrían contabilizar por centenares de miles" Lluvia de misiles
En su último capítulo, los autores del informe enumeran las distintas consecuencias de los bombardeos de Natanz, Arak e Isfahan Advierten que la respuesta iraní sería terrible: una lluvia de misiles balísticos de tipo Shahab-3 de largo alcance ?algunos equipados con cabezas químicas? podría abatirse sobre las ciudades, la infraestructura militar y nuclear israelí Eso sin hablar de ataques suicidas perpetrados en Israel por combatientes de Hamas y Hezbolá, "instrumentalizados" por Teherán, o de ataques con cohetes lanzados desde la frontera sur de Líbano Recuerda Reuven Pedatzur, experto de Haaretz: "Durante la segunda guerra de Líbano, en julio de 2006, Hezbolá disparó 4 mil cohetes desde el sur de Líbano y su impacto en Israel quedó grabado en nuestra memoria: la vida se paralizó durante un mes Desde entonces la organización libanesa logró reconstituir y ampliar su arsenal Cuenta hoy con 40 mil misiles Israel no sabe cómo enfrentarlos Los sistemas de protección antimisil Iron Dome y Magic Wand sólo están en fase de elaboración Falta aún bastante antes de que estén listos y es probable que queden rebasados en caso de un diluvio de misiles" A nivel regional, las consecuencias de bombardear las instalaciones nucleares iraníes también serían catastróficas y agudizarían la ya muy conflictiva situación actual Irán ayudaría a los chiítas de Irak a levantarse contra la ocupación estadunidense en su país y armaría a tantos grupos terroristas como pudiera Por supuesto, Teherán aportaría todo su apoyo técnico y logístico a
los talibanes en Afganistán, así como a grupos dispuestos a atacar los intereses de Estados Unidos y de sus aliados en la región Entre ellos destacan Qatar y Bahrein, que albergan bases estadunidenses Insisten los expertos del CSIS: "Es obvio que las flotas estadunidense y la occidental que navegan por el Golfo Pérsico serían amenazadas y que Irán buscaría bloquear el Estrecho de Ormuz, paralizando así el tránsito de hidrocarburos" Por si eso fuera poco, Irán se retiraría del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares y se duplicaría su desarrollo en esta materia Toukan y Cordesman insisten además sobre las repercusiones que un ataque solitario de Israel sobre Irán tendría sobre la política en Medio Oriente del presidente estadunidense Barack Obama Enfatizan: "Es seguro que todo el mundo pensará que Estados Unidos participó en semejante conspiración, que ayudó y dio luz verde a Israel, inclusive si no tuvo nada que ver con el operativo Eso arruinará todos sus esfuerzos a favor de la estabilidad de la región y de una solución pacífica al conflicto árabe-israelí Dañará además por muchos años la relación entre Washington y sus aliados regionales" Y recalcan: "Los Estados árabes están cada vez más frustrados por la política de dos pesos y dos medidas adoptada por Estados Unidos y el resto del mundo occidental respecto de la proliferación de las armas de destrucción masiva en Medio Oriente Ninguno de ellos aceptará un ataque contra Irán bajo el pretexto de que ese país plantea un problema existencial para Israel, mientras que Israel mismo posee un importantísimo arsenal nuclear y sigue ocupando Cisjordania y las alturas de Golán" En el epílogo de su informe, los expertos hacen la lista de las numerosas iniciativas políticas, diplomáticas y económicas que deberían emprenderse para evitar una peligrosa carrera armamentista nuclear en la región Sus recomendaciones coinciden con el espíritu del discurso que Obama pronunció en El Cairo 

Comentarios