Historia de un asalto carretero

jueves, 4 de junio de 2009
Las promesas del presidente Felipe Calderón de que cesarían los abusos contra paisanos que vuelven a México no se han cumplido Uno de ellos, Francisco Mendoza Valencia, denuncia que al regresar a Guadalajara procedente de California, a medio camino entre Guasave y Culiacán, recibió su "bienvenida" por sujetos que se identificaron como policías federales: el robo de sus pertenencias y su dinero Ni la camioneta le perdonaron
Por negarse a ser extorsionado por elementos de la Policía Federal Preventiva asentados en Hermosillo, Sonora, y tras pretender hacer valer sus derechos de "paisano", Francisco Mendoza Valencia perdió, en cuestión de minutos, el patrimonio que logró reunir en siete años de trabajo en Estados Unidos: 3 mil dólares, una camioneta Ford modelo 98, toda su herramienta de trabajo y los objetos personales que traía en su regreso definitivo a México
Debido a la crisis económica que se vive en el vecino país del norte, Francisco Mendoza ya no encontró trabajo en el área de la construcción, por lo que se vio obligado a regresar a Guadalajara Salió del estado de California el domingo 10, en compañía de su amigo Emigdio Valdez y de su hija Alejandra Valdez, ciudadana estadunidense que aparecía como propietaria de la Ford
Ella vino para ayudar a Francisco en los trámites de legalización del vehículo, pues le dijeron que era la mejor manera de hacerlo bien y con rapidez
Ingresaron al país por San Luis Río Colorado, Sonora Pasaron varias revisiones aduanales y en ninguna tuvieron problemas Sin embargo, el lunes 11 a las cinco de la tarde, antes de cruzar la caseta de peaje próxima a Hermosillo, una patrulla de caminos de la Policía Federal Preventiva los obligó a detenerse y ahí comenzó su desgracia
"Cuando nos paramos ?narra Mendoza? había dos patrullas Yo me fijé que delante de nosotros estaba otra camioneta detenida que venía del otro lado, y vi que en cuanto el conductor les soltó un billete a los policías lo dejaron ir Después, se acercaron dos oficiales que estaban en la otra patrulla y nos pidieron los papeles del vehículo; mi amigo (Emigdio Valdez) se los dio y les dijo que estaba a nombre de su hija
"Dijeron que la troca venía muy cargada y nos tuvimos que bajar Un policía güero, alto y fornido empezó a revisar las cajas en que traía mis cosas: una compresora, mi ropa, una tele y mi herramienta Me dijo que lo que llevaba valía más de 300 dólares y que, de acuerdo con la ley, eso estaba prohibido, pero que podíamos ?arreglarnos? Yo fui por el libro Paisano que me dieron en la aduana y le expuse cuáles eran mis derechos También le comenté que cuando crucé por la aduana no tuve ningún contratiempo"
El agente le respondió: "Aquí no estás en la aduana, y no me interesa lo que diga tu librito; si te digo que traes cosas que valen más de 300 dólares, no tienes por qué negarlo En eso se acercaron cuatro policías más quienes nos dijeron a Emigdio y a mí que teníamos que pagar la cuota Discutimos y, al final, su jefe les dijo: ?déjenlo ir? Antes de subirnos a la camioneta el policía güero me amenazó en tres ocasiones con que iba a pasar el reporte para abajo"
"Continuamos nuestro camino Llegamos a Batazote, un lugar ubicado entre Guasave y Culiacán, a las tres de la mañana Nos detuvimos en una gasolinera y  cuando seguimos nos salieron dos camionetas, una Chevy blanca y una Silverado gris oscuro
"Nos cerraron el paso y dijeron: ?¡Policía Federal!? A la hija de mi amigo y a él les apuntaron con un ?cuerno de chivo? en la cabeza A mí me pegaron en la cabeza, y un tipo de unos 20 años, que parecía indígena oaxaqueño, me dijo: ?Bájate de la camioneta, puto?, mientras me apuntaba con una pistola en el costado"
"Me subió a empujones a la Silverado, y me dijo: ?órale, súbete puto?, y me fijé que en el interior había un radio, de esos que traen las patrullas Ahí me preguntaron en qué trabajaba y a dónde iba; yo no les respondí nada Uno de ellos, que traía el uniforme de la Policía Federal Preventiva, me dijo que mi camioneta le había gustado a un plebe", se queja Mendoza Valencia
Y añade: "La camioneta comenzó a avanzar y me quitaron todo el dinero que traía en la cartera, los 3 mil dólares con que iba a comprar unos animalitos para criarlos en el rancho de mi papá También les di lo que me quedaba para pagar las siguientes casetas"
Los policías condujeron hacia Batazote; luego de un recorrido de aproximadamente 20 minutos, bajaron a Francisco en una finca abandonada "Me dijeron que me pusiera contra la pared y sólo esperaba los disparos, pero se fueron sin decir nada Caminé por la carretera y encontré a mis acompañantes, quienes me comentaron que los policías se disculparon con ellos debido a que la bronca sólo era conmigo porque habían recibido un reporte", narra Mendoza Valencia
Atracados
Los afectados regresaron a la gasolinera desde donde llamaron a la policía municipal que los condujo ante el Ministerio Público de Guasave Ahí rindió su declaración Alejandra Valdez, misma que quedó asentada en la averiguación previa GUAS/II/140/2009
En su relato, Alejandra explica lo sucedido luego de que Francisco fue sacado de su camioneta: "Cuando bajaron a Francisco desperté a mi papá y le dije que la policía nos había detenido Se levantó y quiso salir para ver qué estaba pasando, pero yo le dije que no se bajara, porque tenía mucho miedo"
Añade que dos hombres, uno vestido de civil y otro con el uniforme de la Policía Federal Preventiva, se subieron a la camioneta Ford "El que venía vestido de policía nos dijo: ?Esta troca tiene un reporte y se las tenemos que quitar? Entonces, el que iba vestido de civil me preguntó qué era yo del señor que habían bajado; le respondí que nada, que era amigo de mi papá y me dijo: ?Pues por culpa de él les está pasando esto?"
Un policía de entre 22 y 26 años, de tez blanca y cabello rubio, precisa Alejandra, condujo la camioneta por un camino de tarracería: "Yo les empecé a suplicar que no me hicieran daño, porque tenía tres hijos y mi esposo acaba de fallecer El policía me dijo: ?El pedo no es con ustedes, nosotros nada más queremos la troca y todo el dinero que tengan, ya cállese?
"Se me bajó la presión y el que venía vestido de civil me abrió una Coca para que tomara un poco y no me pusiera más mal Me dijo que no me preocupara, que no me iba a pasar nada; que le diera todo el dinero que tuviera y que no iba a haber problema Todavía me dio el pésame por lo de mi esposo y me felicitó por el día de las madres"
Luego de rendir su declaración, Alejandra se regresó con su papá a Estados Unidos Una persona que estaba presente cuando Alejandra rindió su declaración le recomendó a Mendoza Valencia: "Si de veras quiere que se haga justicia, presente una denuncia en la PGR, porque los policías de aquí están coludidos con los otros; no es la primera vez que ocurren estas cosas"
A Mendoza Valencia este atropello le causa gran indignación: "No quiero que a nadie más le pase lo mismo que a mí Es un abuso permanente y pienso que la mayoría de nuestros paisanos no presenta ninguna denuncia Exijo que se haga valer la ley y que esos tipos paguen por lo que hacen"
Y afirma: "Aquí en nuestro país quieren nuestras remesas, pero no hay seguridad y tampoco quieren que traigamos nuestros vehículos En la frontera me cobraban 3 mil 400 dólares por legalizar la camioneta y no los quise pagar, porque eso es lo que cuesta el vehículo Espero que legislen y que de verdad se haga lo que dice Calderón: combatir la corrupción"
Ahora, el único patrimonio de Mendoza Valencia es la ropa que trae desde que fue asaltado por policías federales: una playera negra, un pantalón y unas botas cafés "Estoy como cuando me fui a Estados Unidos, sin nada y a empezar de cero", lamenta

Comentarios