Víctimas de policías soplones

martes, 21 de julio de 2009
Detrás del ataque armado que el 18 de abril pasado perpetraron en Tepic, Nayarit, gatilleros del cártel de los Beltrán Leyva para liberar a Jerónimo Gámez García, El Primo ?cerebro financiero de esa organización? y a ocho personas más, existe una historia de "complicidades y filtración de información" que implica por igual a funcionarios de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), según se desprende de la averiguación previa PGR/NAY/-lll/137/2009
El tiroteo, en el que participaron unos 30 sicarios, se desató aproximadamente a dos kilómetros del aeropuerto de Tepic En la refriega fueron asesinados seis agentes federales y dos funcionarios del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) 4 Noroeste, El Rincón, ubicado en esa localidad
Así mismo, resultaron implicados 12 agentes federales, a quienes se les acusa de filtrar información al narcotráfico acerca del traslado de Gámez García y sus secuaces, del Centro de Arraigo de la Ciudad de México al penal de Tepic
La historia comenzó el 29 de enero pasado Ese día agentes federales detuvieron a Gámez García y a ocho de sus cómplices en las cercanías de Naucalpan, Estado de México Al momento de su detención llevaban consigo 28 kilos de cocaína
Este capo tiene una larga trayectoria en el tráfico de drogas Se le acusa de ser el principal lavador de dinero de los Beltrán Leyva y de fungir como enlace de esta organización criminal con los jefes del cártel del Norte del Valle, cuya base de operaciones está en Colombia
La Procuraduría General de la República (PGR) solicitó a un juez federal el arraigo por 90 días contra Gámez García y sus cómplices A éste le apodan El Primo por ser familiar de Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, exsocio de Joaquín El Chapo Guzmán y cabeza de una organización con presencia en 20 estados del país
Una vez que se venció el plazo del arraigo, la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) acreditó que Gámez García y sus cómplices están relacionados con el narcotráfico y el lavado de dinero Por ello, un juez federal giró orden de aprehensión contra el capo y sus socios
A pesar de que Gámez García está considerado como un sujeto de alta peligrosidad, la SIEDO determinó ?y esta decisión es parte de las sospechas que envuelven el caso? que fuera internado en El Rincón, un penal de mediana seguridad ubicado en Tepic En cuanto se supo que sería enviado a este lugar, el cártel de los Beltrán Leyva comenzó a planear el ataque para liberarlo a él y a sus secuaces
"Es evidente que los sicarios sabían de su traslado", dice Magda García Ramírez Olvera, esposa de Guillermo Daniel López, uno de los 12 agentes federales que el jueves 9 fueron consignados al penal federal de Puente Grande, Jalisco, acusados de filtrar información al narco
Traslado y tiroteo
El pasado 22 de abril, Alejandro Aguilar López, investigador B de la desaparecida Agencia Federal de Investigación (AFI) ?que se encuentra entre los 12 agentes enviados a Puente Grande?, envió una tarjeta informativa al comandante Arturo Negrete López, jefe del Departamento de Arraigo de la Dirección General de Operaciones Especiales, en la que describe paso a paso el traslado de los ocho presuntos narcotraficantes y cómo se desató el tiroteo cuando salieron del aeropuerto de Tepic rumbo al Cefereso 4
Por cierto, dos semanas después Negrete López fue detenido por declaraciones de un testigo protegido que lo acusó de tener contacto con el cártel de los Arellano Félix
En ese parte informativo ?Proceso cuenta con una copia? se evidencia que en la logística del traslado de los narcos al penal de Tepic hubo irregularidades y omisiones Aguilar López cuenta que la medianoche del pasado 17 de abril, a 12 agentes de la AFI ?incluido él? se les notificó que debían presentarse al día siguiente para el traslado de nueve personas a un penal de Tepic
El testimonio de Aguilar López tiene gran valor, pues por primera vez se conoce, por voz de un protagonista de la balacera, lo que ocurrió en el trayecto del Aeropuerto Pablo Neruda, de Tepic, al Cefereso 4
En su informe, el agente consigna que el sábado 18 de abril los nueve sujetos fueron llevados del Centro de Arraigo al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y de ahí a la ciudad de Tepic, para conducirlos al Cefereso 4 de esta localidad
"Al frente del convoy ?consigna el documento? iba una unidad de las Fuerzas Federales de Apoyo seguida de una camioneta tipo Van, color blanca en la que iban los aprehendidos; detrás de ésta se encontraba una Pick Up blanca y dos Jeep, uno negro y otro gris, ambos del Cefereso Acompañaba a la caravana otra patrulla de las Fuerzas Federales seguida por una Van Express verde y al final iba una Suburban roja"
Aguilar López agrega que ocho de los 16 agentes se quedaron en el aeropuerto de Tepic Explica que "esta decisión se tomó por no ser táctica y operativamente funcional temer a 16 agentes federales en dos unidades, pues en caso de alguna contingencia o ataque al convoy no sería fácil repeler la agresión"
Y añade: "Partimos con destino al Cefereso, y aproximadamente a las 15:50 horas, luego de recorrer unos dos kilómetros, se escucharon varias detonaciones y la explosión, al parecer, de una granada seguida de constantes ráfagas"
Comenta que la Suburban roja y la Van Express verde sufrieron graves daños y que los agentes Mauricio Arbola y Pedro Villagómez estaban heridos Refiere que él y otros policías se bajaron de los vehículos para repeler la agresión, pues les disparaban con fusiles de asalto AK-47 y M-16 e incluso les lanzaron granadas
Cuando cesaron los disparos, apunta, se percató de que varios agentes e incluso él mismo estaban heridos En ese tiroteo fallecieron seis agentes federales y dos funcionarios del Cefereso de Tepic
Luego de la balacera, dice en su informe Aguilar López, el agente Carlos Igor Hernández Flores fue a recoger a los ocho investigadores que se habían quedado en el aeropuerto Éstos dijeron que en cuanto escucharon las detonaciones acudieron con elementos de seguridad de la terminal aérea para pedirles que los apoyaran con vehículos, pero ellos se negaron con el argumento de que necesitaban la autorización de sus jefes
La historia del ataque armado está plagada de sospechas La señora Magda Ramírez, esposa de Guillermo Daniel López, quien resultó herido en el enfrentamiento, cuestiona: "¿Por qué ocho agentes no quisieron formar parte del convoy? ¿Por qué los militares adscritos al aeropuerto de Tepic, Nayarit, no actuaron en forma rápida? ¿Por qué las autoridades de la PGR no se movilizaron para perseguir a los agresores con el argumento de que había alerta roja?"
Y no es todo: A poco más de tres meses de los hechos se desconoce el paradero de Erasmo de Jesús González, agente del Ministerio Público Federal que dirigía el operativo de traslado de El Primo y sus cómplices Los nueve detenidos ingresaron en el Cefereso 4 temporalmente, pues luego fueron internados en otros penales de alta seguridad
Después de integrar la averiguación previa correspondiente, la PGR dispuso el arraigo de los 12 agentes federales que participaron en el traslado de los detenidos a Tepic Los acusa de filtrar información a los hermanos Beltrán Leyva para que fuera liberado Jerónimo Gámez
El jueves 9, cinco días antes de que venciera el arraigo, la PGR los consignó ante un juez federal y fueron recluidos en el penal de Puente Grande, Jalisco, "por existir indicios probatorios de acciones y misiones que hacen presumir que el intento de evasión fue planeado y ejecutado con base en información proporcionada por los elementos policiales?"
Familiares de los agentes acusados argumentan que la investigación de la PGR estuvo sesgada, pues se protegió a funcionarios de la Secretaría de Seguridad Pública y de la SIEDO, que pudieron estar implicados en el ataque armado
La integración del expediente estuvo salpicada de irregularidades Así, el agente Francisco Cañedo Zavaleta, quien estuvo arraigado casi 80 días, con 11 de sus compañeros, presentó documentos con los que demuestra que las imputaciones en su contra son falsas El período en que supuestamente participó en los ilícitos, él se encontraba en el Estado de México donde custodiaba a un testigo protegido al que se identificaba con la clave Pitufo

Comentarios