Los Zetas: el ejército de Osiel

martes, 15 de septiembre de 2009
A continuación fragmentos del capítuo 9 del nuevo libro del reportero de Proceso Ricardo Ravelo, titulado Osiel Vida y tragedia de un capo
Como él ansía todo el poder, un día de julio de 1998 analiza el affaire de su seguridad y concluye que debe crear un grupo de protección tan poderoso y efectivo que ni el propio Ejército pueda abatirlo Así, inmerso en una atmósfera convulsa, surge el grupo armado Los Zetas, bien llamado el ejército del narco, para nutrir al engendro mafioso que es Osiel
El momento que vive el país no puede ser más propicio para el surgimiento de Los Zetas Quizá sin propónselo ?o bien como parte de un proyecto maquinado desde el poder, eso tal vez nunca se sepa?, el gobierno federal pone la primera piedra para que el cártel del Golfo cree su propio cerco de protección con hombres entrenados en la milicia (?)
El dique de contención, las estructuras policiacas, estalla, perforado por el dinero sucio El panorama parece tan complicado como irreversible Es tan oscuro este México de finales de los noventa que el presidente Ernesto Zedillo toma la decisión de echar mano del Ejército para enfrentar al crimen organizado Sin embargo, no advierte que su determinación derivará en una pesadilla (?)
 Al darse cuenta de la debilidad del Estado, al ver ante sus ojos un verdadero regalo del gobierno y que lo pue­de tomar con sólo extender sus manos, Arturo Guzmán Decena ?expolicía federal, cómplice del capo? pone en marcha la estrategia que ha maquinado después de una conversación con Osiel Con ofrecimientos millonarios ?y privilegios que un militar jamás podría obtener en el Ejército, donde una élite acapara los beneficios y canonjías? los efectivos del Ejército son convencidos de algo que las propias autoridades tardaron en entender: que el narco paga mejor que el gobierno Dura realidad, pero esa es la razón por la que muchos soldados desertan para engancharse en la aventura del narcotráfico
Poco a poco, como hormigas que abandonan el agujero, decenas de soldados empiezan a desaparecer De un día para otro ya no asisten a sus áreas de trabajo El pase de lista obli­gado está plagado de silencios Nadie responde al llamado del alto mando La preocupación cunde por doquier ¿Dónde están?, se preguntan una y otra vez los jefes castrenses Por varios meses se piensa que fueron secuestrados o asesinados por la mafia Las respuestas no llegan y la desesperación paraliza a los altos mandos de la Sedena, que deben rendir cuentas sobre el paradero de los soldados
Con todos los conocimientos adquiridos en el Ejército, Guzmán Decena estructura otra milicia El nombre de Los Zetas surge porque varios de los primeros militares que se incorporaron al cártel del Golfo estuvieron adscritos, en cali­dad de policías, a la base Zeta de Miguel Alemán, Tamauli­pas Otra versión establece que el nombre deriva de las claves que los integrantes de este grupo paramilitar utilizan para comunicarse y no ser detectados
(?) Así, el capo se convierte en el delincuente más protegido Antes de que alguien intente tocarle un pelo o decida enca­rarlo, debe derribar primero a esa poderosa muralla humana A partir de este momento el cártel del Golfo ya no puede seguir considerándose como una organización más, que rueda con sus ejes engrasados alrededor del tráfico de dro­gas Los Zetas permiten que el cártel del Golfo se posicione en la geografía mexicana con los instrumentos más cortan­tes: la violencia y el miedo Ningún otro cártel dispone de una valla como ésa y nadie le puede competir a Osiel en el campo del narcotráfico
Nadie sabe si en el origen de Los Zetas el propósito con­sistió en implicar de lleno al Ejército en el narcotráfico como un proyecto articulado por el Estado, de manera que sólo la Presidencia de la República manejara los hilos del narco Lo cierto es que el proyecto de Ernesto Zedillo de involucrar a los militares en la lucha antidrogas da pie a ese paramilitarismo asociado con el narcotráfico y con la más tortuosa pesadilla que jamás haya vivido el país, cuya democracia flaquea porque sigue atada a una vieja dictadura: la del narco
Pero a Osiel no parece importarle tanto el desgajamiento del país Él quiere seguir perforando las estructuras del poder político para mantenerse impune El caos es su mejor elemen­to para vivir Con el cerco protector en su máximo esplendor puede moverse a sus anchas Sabe que antes de que una mano criminal lo toque, el muro de protección atacará primero, se anticipará al plan asesino en su defensa El monstruo criminal crecerá y sembrará terror Su evolución es tremenda Este grupo armado que despliega saña es el reflejo de la demencia de Osiel Cárdenas
Los primeros miembros de Los Zetas no rebasan los 60 hombres de todas las estaturas y rangos militares Casi todos tienen un rasgo en común: el rostro endurecido, en el sem­blante las grietas que provoca el castigo y el rigor de la mili­cia En otros, brota de sus ojos el rencor, la frustración, y no pocos transpiran venganza, el vapor del odio que los quema por dentro
(?) Con el paso de los años, Los Zetas dejan de ser militares puros ?algunos de ellos son asesinados, otros son deteni­dos? pero aún hoy conservan algo de su linaje castrense, que no se perdió ni con el crimen de su fundador, Arturo Guzmán Decena, el Z-1, perpetrado el 21 de noviembre de 2002 cuando departía desarmado en un restaurante de la calle Herrera y Nueve, de Matamoros
Su lugar no puede ser ocupado por un improvisado Por eso el trabajo se le encomienda a un militar de igual o mejor perfil que el propio Guzmán Decena Su posición la toma entonces Heriberto Lazcano Lazcano, El Lazca o Z-3, metal forjado con las más altas temperaturas de la milicia, otro desertor del GAFE que también fue entrenado en diversas disciplinas y que hasta la fecha es inamovible como jefe de Los Zetas
Durante su evolución Los Zetas llegan a tener cerca de 750 miembros Con el paso del tiempo refuerzan su estruc­tura con la incrustación de kaibiles, desertores del ejército de Guatemala que se suman al cártel del Golfo para imponer sus más sanguinarias prácticas de muerte: la tortura, la decapi­tación y el descuartizamiento Amantes de la guerra, afinan tan bien su estrategia bélica, que logran infundir miedo, un paralizante miedo en todo el país y en particular entre sus rivales, quienes no tienen más opción que responder con la misma saña y con el mismo horror
(?) Con la incorporación de kaibiles no sólo se refuerzan los cimientos y las columnas que sostienen a Los Zetas, sino que también cambian las formas de asesinar en México La ejecución tradicional realizada hasta entonces por un fran­cotirador se vuelve práctica obsoleta Los sicarios del cártel del Golfo que no son de extracción militar deben ahora decidir su futuro: incorporarse a otro cártel mostrando sus mejores credenciales como asesinos, quedarse desempleados o entrenarse para aprender a matar con mayor saña, como lo exigen las reglas de Los Zetas, quienes imponen el baño de sangre, lo mismo que la decapitación y el despedazamiento de personas Cuando esta suerte de engendro bélico decide matar, las cabezas humanas ruedan por doquier Entre algu­nos miembros de Los Zetas se cuenta que decapitan cuando las personas aún están con vida y ?sólo las víctimas saben lo que ocurre en ese último segundo de su existencia? pueden tener conciencia de verse en ese estado
Cortar cabezas se vuelve una fiebre que se extiende de Baja California a Quintana Roo No hay una franja del territorio nacional donde no se cuente la historia de un decapitado Cuando se trata de muertes violentas, como las del narco, los médicos forenses dejan de practicar las tradi­cionales necropsias para trabajar ahora con mayores dosis de horror: armar cuerpos con los despojos de que disponen En el peor de los casos entregan a sus deudos cadáveres incom­pletos, sin extremidades superiores o inferiores; sin lengua si el difunto fue un soplón; sin manos si tomó algo indebido; sin ojos si miró lo que le prohibieron ver; sin pene si rebasó límites por el impulso afiebrado del deseo l

Comentarios