Zedillo opaca a Salinas

lunes, 20 de diciembre de 2010

MÉXICO, D.F., 20 de diciembre (Proceso).- Paradojas de una añeja rivalidad: dos semanas antes de que el expresidente Carlos Salinas de Gortari diera una extensa entrevista a W Radio para promover su nuevo libro, Ernesto Zedillo Ponce de León, su sucesor y adversario al interior del PRI, se integró al Consejo de Administración del Grupo Prisa, el consorcio mediático español más grande del mundo, con presencia en 22 países y accionista de 50% de la radiodifusora mexicana, junto con Televisa.

La batalla soterrada que libran Zedillo y Salinas desde que este último responsabilizó a su sucesor de la crisis económica de 1995 y lo acusó de “traición” al PRI por haberle entregado la Presidencia de la República al PAN en 2000, adquiere ahora nuevas dimensiones por el protagonismo de Zedillo y sus aliados en los medios de comunicación, especialmente en Prisa y en la encuestadora Grupo de Comunicación Estratégica (GCE), vinculada a Televisa y a Grupo Milenio.

Mientras Salinas se ha concentrado en la “normalización” de su figura pública en eventos sociales y políticos, dando conferencias para participar en el “debate de las ideas”, Zedillo avanza como figura de los centros económicos internacionales.

El exmandatario que le entregó el poder al PAN en 2000 es consejero también de las trasnacionales Procter and Gamble, Alcoa, Union Pacific y recientemente se integró a Citigroup. Es director del Centro para el Estudio de la Globalización y fue nombrado consejero para el Programa de Desarrollo Global de la Fundación Bill y Melinda Gates.

A través de su fondo de inversiones Cascade Investments, Gates posee poco más de 5% de las acciones de Grupo Televisa.

El nuevo consejero

El 27 de noviembre último, Zedillo se incorporó como uno de los siete nuevos consejeros independientes del Grupo Prisa, junto con Nicolas Berggruen y Martin E. Franklin, los socios mayoritarios del fondo de inversiones de capital de riesgo Liberty Holdings, y el francés Alain Minc, quien fue el intermediario para la sociedad entre el grupo mediático español y el periódico francés Le Monde.

La incorporación de Zedillo y de Liberty Holdings en el consejo del Grupo Prisa forma parte de la reestructuración del consorcio multimediático, editor de libros de texto y literatura (Santillana-Aguilar-Alfaguara), del periódico El País, de la cadena de televisión de paga Digital Plus, del canal 4 de televisión abierta, propietario de la cadena radiofónica SER, y socio de Televisa en W Radio.

Grupo Prisa resintió los efectos de la crisis económica de 2008 con una deuda superior a los 5 mil millones de euros. En mayo de ese año se divulgaron las negociaciones para que el magnate mexicano Carlos Slim, propietario de Telmex y América Móvil, adquiriera hasta 20% del capital del grupo y, en especial, se convirtiera en el accionista mayoritario del canal de televisión de paga Digital.

En junio de ese año se acabaron las negociaciones. El expresidente español Felipe González, amigo personal de Juan Luis Cebrián, consejero delegado de Prisa y de Slim, fue el intermediario en esta operación. 

“Yo me siento a negociar, pero sólo si están dispuestos a venderme Prisa entero”, habría dicho Slim, quien finalmente optó por adquirir 6.4% de las acciones del corporativo New York Times Company, editora del célebre diario The New York Times.

La incorporación de Zedillo coincide con una serie de medidas adoptadas por Grupo Prisa para enfrentar su crisis financiera. Según José Luis Cebrián, las operaciones realizadas durante este año le permitirán al grupo obtener ingresos por mil 900 millones de euros.

Entre esas medidas está la incorporación del fondo DIJ South American Partners como socio (tiene 25% de las acciones) de Editorial Santillana, la más importante rama del grupo hispano y la única que registró un crecimiento positivo, de casi 3%, en el primer semestre de 2010 con respecto al periodo correspondiente a 2009. Según los informes financieros, Santillana es el grupo líder en libros de texto en el continente. En México registró un crecimiento de 17% en ventas, especialmente con la Secretaría de Educación Pública, mientras que en Brasil incrementó sus ventas 37%.

En paralelo, la cadena televisiva Telecinco y el gigante de telecomunicaciones Telefónica, adversario de Telmex y América Móvil en México, adquirieron cada una 22% del capital del canal de televisión Digital. Grupo Prisa se quedó con el 56% restante. 

El área audiovisual del conglomerado es la que registró mayores pérdidas. Tuvo un decrecimiento de 11%, mientras que el área de prensa –que controla los periódicos El País, Cinco Días y As– tuvo un déficit de 2.7% entre el primer semestre de 2009 y el periodo correspondiente a 2010.

La tercera medida importante fue la ampliación de capital por 650 millones de euros para que el grupo adquiriera acciones de Liberty Holding, a cambio de que sus accionistas se incorporen también al Consejo de Administración de Grupo Prisa.

Ignacio Polanco, heredero del emporio mediático español fundado por su padre, Jesús Polanco Gutiérrez, subrayó que con la incorporación del expresidente Zedillo y otros seis nuevos consejeros se “configura el nuevo modelo de gobierno corporativo que la compañía necesita para continuar su camino hacia la globalidad y comenzar su nueva etapa de crecimiento”.

Las redes del expresidente y adversario público de Salinas se extienden también a la empresa encuestadora Grupo de Comunicación Estratégica (GCE), dirigida por Liébano Saénz, exsecretario particular de Zedillo, y Federico Berrueto.

De acuerdo con un análisis interno elaborado por el PRI, GCE “es parte del esquema de mercadotecnia electoral que maneja Alejandro Quintero”, vicepresidente de Comercialización de Televisa y uno de los principales artífices de la campaña de mercadotecnia del gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto.

“Quintero ofrece la pantalla de Televisa para que sus clientes se promocionen, así como encuestas que serán difundidas en Milenio TV y en los periódicos del grupo”, advierte el análisis. Desde 2007, Televisa adquirió la mayoría de las acciones de TVI, controladora de Grupo Multimedios y de las franquicias de las ediciones regionales de Milenio Diario.

GCE desplazó a María de las Heras como empresa encuestadora de cabecera de Milenio Diario y, de acuerdo con el análisis del PRI, al cual tuvo acceso este semanario, “incurre en un conflicto de intereses al vender a Milenio encuestas que le son pagadas por los partidos. El periódico mencionado las reproduce como si fueran suyas y de GCE, aunque son pagadas –al menos en parte– por un partido o un gobierno, y forman parte del paquete de mercadotecnia electoral que ofrece otra empresa, que es Televisa.

Columnista de Milenio Diario, Federico Berrueto ha comparado favorablemente a Zedillo con Felipe Calderón. En su columna del 1 de febrero de 2009 destacó:

“Zedillo y Calderón comparten un estilo político frío, muy lejos del carisma, pero lo del primero es biografía, no anatomía; (es) un auténtico profesional de la economía que llegó a la Presidencia por la vía de la tragedia y el accidente. Calderón es político, por familia y trayectoria. En el balance de lo realizado por Zedillo y Calderón, es paradójico que los mejores logros del académico tecnócrata se dieron en la política, y los peores resultados del político, también en la política.”

Por si fuera poco, Berrueto es muy cercano a la actual dirigente nacional del PRI, Beatriz Paredes. Ella lo designó como su suplente en el “cuarto de guerra” del Comité Ejecutivo Nacional del partido durante las elecciones estatales de este año. El PRI perdió en Oaxaca, Puebla y Sinaloa frente a la coalición opositora del PAN-PRD. Y GCE fue una de las empresas encuestadoras que acreditó la victoria en la pantalla de Milenio TV, a través de sus encuestas de salida.

Para un sector importante del PRI, GCE opera a favor de los intereses mercadológicos, no sólo de Televisa, sino del principal adversario de Salinas: Ernesto Zedillo. l

Comentarios